Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Limpiavitrocerámicas: Limpian y protegen, pero de forma desigual

Las dos muestras más caras fueron las mejor valoradas en cuidado de la placa y poder desengrasante

 Se han analizado siete limpiavitrocerámicas cuyos precios oscilan entre los 3,94 euros por litro de Froggy y los 17,10 euros por litro de Vitroclen. En las vitrocerámicas las cazuelas y demás recipientes están en contacto directo con el cristal que protege las placas (las que generan el calor), por lo que es habitual que los líquidos se derramen y queden adheridos

Forza y Vitroclen, las dos más caras, son también las mejor valoradas (ambas con un "muy bien"). Destacaron por su capacidad limpiadora y su respeto con la placa. Al ser Forza más barata, se perfila como la mejor relación calidad-precio. Un limpiavitrocerámicas de precio medio (Luminia, 8,40 euros por litro) fue el peor valorado, al alcanzar sólo el regular.

Un buen limpiador de vitrocerámicas debe demostrar un alto poder desengrasante. Para ello se incorporan a la fórmula minerales de acción abrasiva que pueden deteriorar la propia placa o los elementos adyacentes (la junta de silicona, la encimera de granito...). Estos limpiadores cuentan, además, con agentes tensoactivos (eliminan la suciedad), disolventes (deshacen las grasas), siliconados (protegen las placas y aportan brillantez) y secuestrantes (atrapan los metales responsables de la dureza del agua, facilitando la labor detergente).

Manchas difíciles

La eficacia limpiadora de estos productos se probó frente a dos tipos de suciedades muy agresivas: una disolución completamente carbonizada de azúcar en leche al 50% y otra de aceite de oliva carbonizado, ambas extremadamente difíciles de eliminar. Se vertió cada solución en una placa caliente que se dejó enfriar para tratar de eliminar la película formada frotando con tres mililitros de producto y papel de cocina. Cuando esto no resultaba suficiente, se empleó una rasqueta tras lo cual se volvía a utilizar el papel de cocina y el producto.

Forza fue el más eficaz frente a la disolución de leche y azúcar, eliminando parcialmente la película inicial, pero no pudiendo con la huella de la mancha, mientras que Vitroclen y Scotch-Brite son los mejores respecto al aceite carbonizado, acabando tanto con la película como con la huella de la mancha. Vitroclen y KH-7 no pudieron limpiar ni la película ni la huella producidas por la disolución de leche y azúcar, mientras que Luminia no pudo con ninguno de los dos tipos de manchas.

Otro ensayo que muestra la eficacia limpiadora del producto es la medición de su capacidad desengrasante. Forza, Vitroclen, Sidol y Scotch-Brite fueron los mejor puntuados, mientras que Froggy, KH-7 y Luminia sólo obtuvieron una valoración de aceptable.

Valores de pH. Los limpiavitrocerámicas con valores de pH más extremos (bien por muy básicos, o por muy ácidos) son los que mejor capacidad de limpieza ofrecen, aunque estos son, precisamente, los más perjudiciales para la piel. Por ello, conviene ser precavidos y aplicarlos siempre con un paño o papel de cocina. Los valores de pH más extremos son los de Forza (pH 2,4) y KH-7 (pH 11,7), siendo el menos extremo (o más cercano al neutro, que es el pH 7) Scotch-Brite, con pH 7,9.

En cuanto a los agentes tensoactivos, los que eliminan la suciedad, todas las muestras cumplen la norma de expresar cuáles incorporan. Vitroclen y Sidol fueron los que mayor contenido de tensoactivos presentaron (5% y 4% respectivamente), mientras que Luminia y KH-7 solamente obtuvieron 2,5% y 1,3%. Forza ha quedado excluido de este test porque presentaba elementos químicos que impedían la exactitud en el análisis.

Para comprobar si los limpiavitrocerámicas incrementaban la brillantez de la placa se midió el porcentaje de luz reflejada antes y después de la aplicación de tres mililitros de producto. Forza (5,8% de aumento) y Froggy (4,2%) fueron los que mejor comportamiento obtuvieron, mientras que Sidol no consiguió variar la capacidad reflectante.

Daños en la placa

CONSUMER realizó una prueba de uso para comprobar si los limpiavitrocerámicas rayaban la placa. El test consistía en 2.000 ciclos de frotamiento con papel de cocina añadiendo tres mililitros de producto cada 400 ciclos. Al finalizar el ensayo no fue visible daño alguno, si bien se comprobó que Luminia aumentó la rugosidad un 33%. Forza, Scotch-Brite, KH-7 y Froggy obtuvieron las mejores valoraciones ya que no incrementaron la rugosidad de la placa.

Sin embargo, la placa es sólo uno de los elementos que el limpiador puede dañar. Por ello, se depositaron tres mililitros de producto durante 24 horas sobre los mandos de plástico de la placa, el acero inoxidable que separa la placa de la encimera y el granito de la propia encimera. Ninguna de las siete muestras se comportó de forma agresiva en los mandos de plástico, ni en el acero inoxidable. No obstante, en el granito sí se detectaron problemas: Luminia, Scotch-Brite, KH-7 y Froggy causaron un oscurecimiento de la encimera y Forza y Sidol dejaron una huella en la zona de aplicación. Sólo Vitroclen demostró un buen comportamiento con esta superficie.

En cuanto a los recipientes de los limpiavitrocerámicas, se comprobó que todos eran estancos tras permanecer en posición invertida durante dos horas. Para averiguar la resistencia, se lanzaron cuatro envases de cada muestra desde un metro de altura para que cayeran sobre su base primero y sobre uno de los lados después. En las muestras de Scotch-Brite, KH-7 y Froggy se rompió uno de los cuatro recipientes.

La información y etiquetado, bien

La normativa sobre etiquetado de los detergentes y desinfectantes (entre los que se encuentran los limpiavitrocerámicas) es muy exhaustiva. Además de elementos como su composición, fabricante o contenido neto, deben incluir las leyendas claras y fácilmente legibles "fuera del alcance de los niños", "No ingerir" y "En caso de accidente consultar al servicio médico" junto con el número de teléfono en el que recabar información en caso de emergencia.

El tamaño de la letra en el que Scotch-Brite muestra la cantidad de producto es más pequeña que lo que fija la norma. Por lo demás, los siete etiquetados cumplen la legislación con creces, ya que incorporan leyendas propias. Los limpiavitrocerámicas Luminia, Forza, Vitroclen y Scotch-Brite informan de la irritación que produce en caso de entrar en contacto con los ojos. Forza, es uno de los más completos al indicar "Evítese el contacto prolongado con la piel" y "Lávese y séquese las manos después de usarlo". Sidol destaca: "En caso de ingestión, acúdase inmediatamente al médico y muéstrele la etiqueta o el envase"". El producto KH-7 es incompatible con la ropa, piel y aluminio, e incluye la siguiente indicación adicional: "Si se aplica sobre el aluminio aclarar inmediatamente". Froggy añade indicaciones sobre el respeto al medio ambiente, tanto por su composición como por las características del envase. Forza, Sidol, Vitroclen y Scotch-Brite cuentan con un teléfono gratuito de información al consumidor.

Cuidar de la vitrocerámica

Ninguno de los limpiavitrocerámica analizados ha conseguido eliminar en su totalidad las duras manchas con las que han sido probados (una compuesta por azúcar quemado y leche a partes iguales y otra de aceite de oliva carbonizado). Por eso, para alargar la vida útil de las vitrocerámicas conviene extremar las precauciones a la hora de usarlas y no limitarse a confiar en la acción limpiadora de estos productos.

  • No use cazuelas de barro
  • Tenga cuidado en no arrastrar las cazuelas sobre restos de alimentos que hayan podido caer en la placa, ya que la podrían rayar
  • Extienda el limpiavitrocerámica con un paño o papel de cocina y procure no tocar el producto directamente con los dedos
  • Si por un descuido el limpiavitrocerámicas cae sobre otra superficie que no sea la propia placa (la encimera, los botones de plástico, la junta de silicona, acero inoxidable...) límpielo inmediatamente, ya que podría dañarlo
  • En el caso de que la suciedad esté incrustada en la placa, utilice una rasqueta específicamente diseñada para esa labor y no intente limpiarla con cuchillos u otros utensilios cortantes.
  • Lávese las manos después de utilizar el limpiavitrocerámicas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto