Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Λ

Weblogs: Bitácoras para todos

Los 'weblogs' o bitácoras permiten a usuarios sin experiencia publicar contenidos en Internet

  La primera página web, aquella que hace once años creó en Suiza Tim Bernest-Lee, era un weblog, aunque entonces nadie pareció percatarse de ello. Sin embargo, en el último año los weblogs o bitácoras se han convertido en la palabra de moda, en el concepto que ha trastocado la forma de transmitir información y amenaza con tambalear el periodismo tradicional. Incluso, hay quien los ha llegado a comparar con la democratización que en la transmisión del conocimiento tuvo la imprenta.

En las metáforas moderadas, los lectores puntúan contenidos publicados por los usuarios

Y, sin embargo, un weblog no es más que una bitácora, ese libro de a bordo en el que el capitán anotaba de forma cronológica todos los aconteceres del navío. Trasladado al mundo digital viene a ser el sitio-web donde el internauta relata lo que le interesa a quien quiera escuchar, sin intermediarios que coarten su libertad. Dicho así, no parece nada nuevo bajo el sol, ya que hace años que publicar una web es barato y fácil. Entonces, ¿dónde radica la novedad? En que nunca antes había sido tan barato (gratis) ni tan fácil (unos pocos clics de ratón) lanzar a una audiencia potencial de varios cientos de millones de personas las soflamas personales.

Sitios web como el pionero Blogger o el hispano Blogalia permiten a internautas que apenas saben utilizar un procesador de textos crear y mantener vistosas bitácoras (páginas web, en definitiva) valiéndose de plantillas prediseñadas ad-hoc. Luego, el abastecer estos webs de contenido se convierte en un juego de niños: basta con escribir en una página destinada al efecto y pulsar el botón publicar.

Por amor al arte

La temática de estos altavoces mediáticos es tan diversa como lo son sus creadores: hay bitácoras banales, filosóficas, poéticas, literarias o informativa. Los que en ellas escriben rara vez ganan algo más que una inyección de ego, que suele ser directamente proporcional al número de internautas que son capaces de congregar.

Este fenómeno ha dado origen a verdaderos gurús que desde sus púlpitos digitales informan o entretienen a grupos más o menos numerosos. Escritores que se han pasado media vida de editorial en editorial suplicando una oportunidad tienen ahora una cohorte de seguidores que anhelan cada nueva entrega. El boca-oreja (más que cualquier marca que les respalde) atrae a los usuarios hacia buenos escritores y periodistas que adolecen de un sólido apoyo mediático, antes imprescindible para llegar a un público tan amplio.

Las bitácoras no suponen un vuelco en la propia forma de transmitir información, ya que no dejan de ser una sucesión de textos, mejor o peor engarzados, con una temática común (algo no muy diferente a un periódico o a una revista). No obstante, hay weblogs más evolucionados, verdaderos puntos neutros donde se vehicula el conocimiento de sus integrantes. La clave está en una palabra: la moderación.

En los weblogs moderados cada internauta puede comentar las informaciones publicadas, como si de un foro de debate se tratara. Sin embargo, la gran novedad que aportan estos sitios-web es la ausencia de comentarios fuera de tono sin recurrir a la censura.

Sin ruido

En muchos foros de debate el nivel de ruido acaba siendo ensordecedor. Cuantos más usuarios tenga un foro, mayor será la cantidad de personas que se desvíen del tema de debate o que lejos de aportar comentarios razonados y útiles se limiten a difamar a los presentes o a torpedear cualquier conversación inteligente (lo que se conoce como Trolls). La solución, hasta ahora, pasaba por instaurar como mal menor la figura del censor que velara por lo publicado.

Sin embargo, los weblogs moderados cuentan con un sistema de gestión escrupulosamente democrático. Tomemos como ejemplo el web de referencia en el software libre, Slashdot (www.slashdot.com). Todas las opiniones vertidas en este foro son valoradas por los propios lectores que, cada cierto tiempo, reciben puntos para repartirlos como mejor entiendan entre los comentarios de otros usuarios. No se trata de votar lo que uno apoya, sino ensalzar las opiniones más razonadas, informadas o enriquecedoras, independientemente de su signo. Esto es, lo que más merece la pena leer.

Opiniones ponderadas

Mediante este sistema todos los comentarios acaban siendo valorados entre -1 (el mínimo) y 5 (el máximo). Así, los visitantes a la página sólo deben escoger el umbral de calidad de los comentarios que están dispuestos a leer. Ninguna opinión es censurada, pero pocos visitantes estarán dispuestos a leer lo que una mayoría de internautas ha castigado con un -1, mientras que los que menos tiempo dispongan se limitarán a leer las opiniones más brillantes.

Para rizar el rizo, otra serie de usuarios recibe puntos de metamoderación, que sirven para valorar las puntuaciones que los moderadores han emitido y evitar que en lo sucesivo usuarios tendenciosos se aprovechen del sistema para puntuar mejor opiniones afines. La mejor forma de escrutar el funcionamiento de este sistema es darse una vuelta por Slashdot y verlo en funcionamiento. Cada día, se publican más de una decena de noticias con cientos de comentarios entre los que resulta sencillo extraer sólo los mejores.

Un pequeño apunte, Rob Malda, el creador de Slashdot, pidió matrimonio a su novia en una noticia de la propia web titulada "Kathleen Fend lee esta historia". Ella le respondió quince minutos y treinta segundos después en un comentario que recibió la máxima puntuación (5 puntos) por su interés: "Sí, tonto. Has hecho que llore".

Navegar a la carta

Blogger www.blogger.com
Blogger es una herramienta sencilla y gratuita para que los usuarios publiquen en Internet aunque no tengan ningún conocimiento de programación. Sin embargo, los habilidosos con el HTML podrán personalizar sus creaciones tanto como deseen.

Kuro5hin www.kuro5hin.org
Kuro5hin es una de las bitácoras más adelantadas tecnológicamente de la Red. En ella, los usuarios no sólo pueden emitir juicios sobre las noticias y sobre las opiniones de otros internautas, sino que son ellos mismos los que de forma democrática escogen qué informaciones publicar y cuáles desechar.

Blogalia www.blogalia.com
Blogalia, la comunidad española de bitácoras, satisfacerá a los usuarios que estén dispuestos a renunciar a algunas opciones avanzadas de Blogger a cambio de utilizar una herramienta en castellano. Los más mirones y menos interactivos (los que se limiten a recorrer bitácoras ajenas), encontrarán entre los weblogs que aloja verdaderas joyas literarias y de divulgación científica.

Barrapunto www.barrapunto.com
A pesar de que su sistema de moderación lleva meses en dique seco por problemas técnicos, Barrapunto sigue siendo el weblog español más concurrido. Su temática es preferentemente tecnológica, pero se ha abierto a otros temas sociales que han conseguido un número de comentarios impensable en otros temas más arduos y técnicos.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto