Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

Las reformas sólo se abonan si el resultado final es el pactado

Hemos renovado completamente la cocina. La obra no ha quedado como acordamos con la empresa que ha realizado la reforma. Sólo hemos abonado un tercio de la obra, como paga y señal, y nos negamos a pagar el resto hasta que no se resuelva todo. Después de innumerables negociaciones y largas esperas, la empresa nos ha recomendado que contratemos a otra compañía dedicada a reformas para que arregle los desperfectos, asegurando que ellos nos abonarían el coste de la reparación. Pero ninguna empresa se ve capaz de arreglar esos problemas sin destrozar el mobiliario, exclusivo de la empresa a quien encargamos la reforma. Alguien nos ha comentado que nos pueden demandar por impago. ¿Qué deberíamos hacer si eso ocurre?

  El consumidor está obligado a pagar una obra contratada, y la empresa a entregar la obra en las condiciones pactadas. Por ello, el consumidor puede rehusar abonar el precio si la empresa no cumple con su parte o lo hace de modo defectuoso.

En este caso, la obra ha sido ejecutada defectuosamente y esto legitima al consumidor a negarse a abonar la reforma. Si la empresa demanda a los clientes por impago, hay que acudir a un abogado para que conteste y exija a la empresa el cumplimiento del contrato, es decir, que realicen la obra en perfectas condiciones conforme al proyecto concertado. Para esto, un perito ha de realizar un informe sobre el estado defectuoso de la obra, los daños y su entidad. En principio, ser demandados por la empresa no presenta exclusivamente connotaciones negativas, dado que los clientes podrán defender sus intereses reclamando a su vez a la empresa.

Pero puede ser más conveniente tomar la iniciativa y acudir primero a los tribunales. Previamente, se ha de requerir a la empresa por telegrama con acuse de recibo que acaben la obra contratada, y acordar la nueva fecha de inicio de obras, respetando el precio inicialmente pactado, informando de que si no se logra ningún acuerdo -que habría de ser escrito y firmado por ambas partes-, se acudirá a los tribunales.

Otra opción podría ser la que se cita en la propia consulta: aceptar el ofrecimiento de la empresa de abonar los gastos que ocasionase la reparación de los desperfectos. En tal caso, hay que solicitar a la empresa que suscriba su oferta por escrito, conforme al presupuesto de una segunda empresa. Y que se detallen claramente todos los aspectos -económicos y no económicos- relativos a la instalación del mobiliario, la necesidad de su retirada y nueva instalación. Puede ser conveniente que una Oficina Municipal de Información al Consumidor o un abogado ayude a los consumidores en esta fase de negociación. Si no se alcanza un acuerdo satisfactorio, sugerimos optar por la vía judicial.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto