Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Centros de adelgazamiento: La mayoría suspenden el examen

Facilitan poca información, no siempre atiende al cliente un experto en dietética y nutrición, y el eslogan de "dieta personalizada" es a menudo sólo un gancho comercial

El precio, poco que ver con la calidad del tratamiento

Pagar más no significa, al menos en los centros visitados en esta investigación, adelgazar con un tratamiento más eficaz y saludable. Algunos centros que obtienen un "mal" en el examen de CONSUMER cobran hasta el triple que varios de los pocos (sólo 9, de 36) centros que aprobaron.

Algunos centros cobran por tratamiento y otros lo hacen por visita. Entre los primeros, la media por tratamiento es de 1.637 euros (270.000 pesetas), y los extremos son 3.005 euros y 632 euros, es decir, una proporción de cinco a uno.

En cuanto a los centros de adelgazamiento que cobran por cada consulta y/o por los productos que venden (se ha hecho una estimación considerando la frecuencia de visitas y el uso de los productos sugeridos en cada centro), la media se sitúa en 124 euros mensuales (20.000 pesetas). Los precios oscilan desde los 390 euros al mes del más caro hasta los 48 euros del más barato. Es decir, una proporción de uno a ocho.

Respecto a las condiciones de pago, la mayoría de los que cobran por todo el tratamiento ofrecen facilidades para efectuar los abonos, financiando los tratamientos y permitiendo los pagos aplazados y en mensualidades.

Los sólo dos centros calificados con un "bien" (Clínica Dual, de Valencia, e Ideal Line, de Castellón) fijan para su tratamiento un precio de 1.500 y 2.676 euros, respectivamente.

Cuándo desconfiar de un centro de adelgazamiento

  • Cuando propongan una duración determinada del tratamiento sin efectuar un estudio previo de nuestro estado (peso y talla, antecedentes personales y familiares de problemas de salud, estilo de vida...) y cuando el tratamiento se abone en un solo pago y no en cada visita. Si no saben cuántos kilos hemos de perder ni la causa de nuestro problema, ¿cómo pueden establecer la duración adecuada del tratamiento o nuestro peso meta?
  • Cuando nos ofrezcan un tratamiento basado únicamente en productos estrella , y cuando incluye una dieta gratuita que se completa con productos a la venta en el propio establecimiento u otros concertados, y que hemos de pagar desde un principio. Estos tratamientos no enseñan hábitos adecuados de alimentación ni sirven para mantener la pérdida de peso.
  • Cuando nos garanticen que el ritmo de pérdida de peso será superior a 0,5-1 kilogramos por semana (3-4 kilos al mes). Adelgazar a un mayor ritmo implica una pérdida de agua y electrolitos, a la par que de masa muscular y, ya en menor proporción, de grasa. Además, puede causarnos consecuencias indeseables, más o menos graves para la salud: bajadas de tensión arterial, pérdidas de masa muscular, niveles elevados de grasa en sangre, carencias nutritivas, y otros problemas.
  • Cuando nos aseguren que adelgazaremos sin esfuerzo. La decidida y esforzada implicación de la persona en cualquier tratamiento de pérdida de peso es fundamental para conseguir los objetivos, si estos son realistas y no entrañan riesgos para la salud.
  • Cuando nos sugieran tomar diuréticos sin que antes comprueben que efectivamente padecemos retención de líquidos, circunstancia que pueden provocar hechos como el embarazo, la lactancia, ciertos problemas de salud (insuficiencia cardiaca, renal o hepática, por ejemplo). El uso indiscriminado de los diuréticos (sustancias que aumentan la producción de orina) y de los laxantes (aumentan el número de defecaciones), es un riesgo para la salud pública.
  • Cuando nos indiquen antes de habernos sometido a tratamiento y de saber cómo responderemos a él, una fecha fija de duración del mismo. El ritmo de pérdida peso varía de unas personas a otras y depende de las particularidades de cada individuo.

Cuestionario individual: ¿Necesito realmente perder peso?

  • Antes de comenzar una dieta, hágase la siguiente pregunta: ¿necesito adelgazar? Hay una diferencia enorme entre desear adelgazar por motivos estéticos y necesitarlo de verdad.
  • Plantéese: ¿qué es lo que me induce a desear adelgazar? No hay problema en perder unos pocos kilos con una dieta saludable. Pero cuando se pretende perder mucho peso el motivo fundamental ha de ser la salud, no la estética ni las modas. Los métodos "milagrosos" para adelgazar son un serio riesgo para la salud.
  • ¿Cómo saber si me sobra peso? El índice de masa corporal (IMC) es la referencia más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del exceso de peso. Sólo es válido para adultos de más de 25 años. Se obtiene al aplicar la siguiente fórmula:

IMC = Peso (kg)/ Talla (m)
El IMC de una persona que mide 1,65 m y pesa 60 kilogramos es... 22,03.
60 / (1,65 x 1,65)= 60 /2,72= 22,03.
Es decir, su peso es adecuado, no necesita adelgazar.

IMC Resultados
<18,5 Peso insuficiente (por debajo de lo considerado normal)
18,5-24,9 Peso adecuado
25-26,9 Sobrepeso grado I
27-29,9 Sobrepeso grado II (preobesidad)
30-34,9 Obesidad de tipo I
35-39,9 Obesidad de tipo II
40-49,9 Obesidad de tipo III (conlleva riesgos para la salud)
50 Obesidad de tipo IV (extrema)

Resultados:

Peso insuficiente: Si una persona se encuentra por debajo de su peso adecuado, debería realizarse revisiones médicas regulares (según la periodicidad que establezca el médico) para descartar cualquier problema de salud relacionado con su bajo peso. Una vez desestimada esa posibilidad, deberá plantearse el acudir a una consulta dietética para revisar y mejorar sus hábitos de alimentación.

Peso adecuado: No se requiere dieta alguna de adelgazamiento. Si se desea moldear la figura (glúteos, caderas...) se puede recurrir al ejercicio físico y a tratamientos locales de estética. Recordemos que nunca está de más seguir una dieta equilibrada, para lo cual el consejo de un experto resulta fundamental.

Sobrepeso y obesidad: Si una persona se encuentra por encima de su peso adecuado, debe mejorar sus hábitos de alimentación, además de contemplar la posibilidad de aumentar su grado de actividad física. Es conveniente acudir a un especialista en nutrición.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto