Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Imagen y sonido

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

CDs para grabar, de audio y de datos: Están bien construidos y son eficaces

Se han analizado 12 cedés grabables (CD-R), ocho de datos y cuatro de audio.

  Se han analizado 12 cedés grabables (CD-R), ocho de datos y cuatro de audio. Los cedés grabables sólo pueden grabarse una vez, a diferencia de los CD-RW que pueden sobreescribirse. Los CD-R de datos archivan y guardan datos informáticos, mientras que los de audio graban pistas de música o archivos de audio como WAV o MP3. La diferencia fundamental entre ambos es la estructura con la que han sido creados, aunque el software de grabación permite crear los cedés con una estructura o con otra. En los CD-R Datos se puede grabar música, pero algunos lectores CD de equipos de música no siempre leen música grabada en CD-R Datos. Por lo tanto, la recomendación es utilizar los CD-R Datos para datos, y los CD-R Audio para música.

Los cedés de datos cuestan de media un euro cada unidad, y los más baratos son los que se han estudiado de HP (0,72 euros) y Verbatim (0,77 euros) mientras que los más caros fueron los de las marcas Fuji (1,17 euros) y Hi Space (1,19 euros). Por su parte, los estudiados de Traxdata, Sony, Basf y TDK presentan precios cercanos a la media. Los cedés de audio cuestan de media 2,20 euros; el más barato es el analizado de Basf (1,95 euros) y el más caro, el de Sony, que cuesta 2,55 euros. El motivo de esta diferencia de precio: aparte de que el volumen de ventas de los CD-R Audio es menor, éstos pagan un canon (0,5 ptas/minuto) a la Sociedad General de Autores, porque son para grabar música.

Aunque la estructura de un CD-R es similar a la de cualquier otro disco compacto, lo que los distingue es la presencia (entre la capa de sustrato de policarbonato y la metálica reflectante de todos los cedés) de una capa de tinte orgánico termosensible que permite la grabación de la información.

Los cedés de datos (más baratos) sirven para grabar música, aunque no en todos los equipamientos informáticos

Ya en los resultados del análisis comparativo, la información al consumidor en estos cedés es en general aceptable si bien poco homogénea y con algunas omisiones y ciertos contenidos sólo en inglés. Los CD-R de datos HP y Traxdata no aportan instrucciones de uso y mantenimiento, y en Traxdata faltan también los datos de fabricante o importador. En cuanto a la garantía, sólo es satisfactoria en Verbatim Metal Azo. Entre los cedés de datos sólo el de Hi Space no indica velocidad de grabación, y ninguno de los de audio proporciona esta interesante información. En la mayoría de los que la aportan, esta velocidad es 16X (16x2400 KB/seg), y en Fujifilm y Basf/Emtec fue 12X (12X1800 KB/seg). Debido a la vertiginosa velocidad con la que cambia el mercado de los CD, probablemente para cuando se publique este análisis los 12X y 16X habrán sido sustituidos por los 32X.

Por otra parte, la capacidad de almacenamiento en los cedés analizados es la misma (porque hay de 650 MB ó 74 minutos, de 90 minutos, ...): los de datos indican 700 MB ó 80 minutos y los de audio, 80 minutos.

Las exigentes pruebas realizadas para evaluar la aptitud a la función de estos 12 cedés arrojaron un resultado satisfactorio. La mayoría seguían operativos después de las pruebas, aunque hubo excepciones: Verbatim (datos) y Emtec (audio) no superaron el despegado de la etiqueta, quedando inutilizados para su uso posterior, mientras que Sony, Fuji y Hi Space (los tres de datos) y Fuji audio quedaron algo dañados pero siguieron operativos. Y en la prueba de resistencia, el cedé audio de Fuji presentó una alteración leve que no le impidió seguir operativo.

Otras cuestiones: la claridad e idoneidad de las instrucciones de uso, mantenimiento y limpieza fueron mejores en TDK y Hi Space (cedés de datos). Y la velocidad de grabación (con la grabadora LACIE/CDBP-241040s) se comprobó similar entre los cuatro de audio, pero no así en los de datos. TDK, Sony, HP, Traxdata y Verbatim sólo tardaron 3 minutos en completarse mientras que Fuji y Basf/Emtec necesitaron 3,5 minutos. El más lento, Hi Space, requirió de 4,5 minutos. Recordemos aquí que la capacidad de los cedés era idéntica, por lo que tardan distinto para grabar la misma cantidad de información. Tras cotejar todos los resultados, la mejor relación calidad-precio entre los cedés de datos corresponde a Verbatim Metal Azo (0,77 euros) y, entre los de audio, a TDK CD-RA-XG X Reflex (2,28 euros). Hi Space se perfila como un producto de elevada calidad, debido a las peculiaridades que le confiere su recubrimiento de carbono.

EL color del anverso de los cedés

El reverso de los cedés es de distintos colores: fueron dorados los de Sony, HP, Fujifilm y Basf/Emtec entre los de datos, y Emtec y Fujifilm, entre los audio. En TDK, Traxdata y TDK y Sony Audio fueron azules o azul-verdosos. Verbatim fue azul oscuro, y, finalmente, el de Hi Space es de color negro. Con la excepción de Hi Space, donde el color negro se debe a un recubrimiento externo que mejora su protección frente a los rayos ultravioleta y su resistencia frente al uso continuado, en los demás el color se debe sobre todo al tipo de tinte orgánico de la capa de grabación. Tan sólo Verbatim Metal Azo indica la naturaleza de ese tinte orgánico. Aunque hay controversia al respecto, los CD-R negros, dorados o azul oscuros se asocian comúnmente con una mayor longevidad, lo que podría ser importante en copias de seguridad. Sin embargo, éste no es el único factor que determina la longevidad del cedé.

Cómo se hicieron las pruebas

Para comprobar que ninguno de los CD-R presentaba problemas en la grabación se emplearon siete directorios o carpetas específicos de ordenador PC, que contenían a su vez 111 carpetas con 1.925 archivos con una capacidad total de 397 MB (megabytes). La información era de texto, imágenes, sonido y programas activos de juego. Para la grabación de música se empleó un disco con 12 canciones que ocuparon 480 MB. La grabación se realizó a la velocidad de grabación recomendada en cada CD. Cuando esta información no aparecía, se empleó 12X. Se midió el tiempo que tardaba la grabación en completarse en cada CD. Después, se comprobó si los datos grabados se correspondían con los originales.

Los CD pueden sufrir alteraciones debido a condiciones climáticas extremas o que cambian bruscamente. Se sometió los CD-R a bajas (-20ºC) y altas (60ºC) temperaturas durante 24 horas y después se comprobó con distintos lectores (lector CD-RW, lector CD, y lector CD de cadena musical) si éstos seguían siendo operativos o no. Y se verificó la calidad de la grabación con un programa específico (Disk Checker 2000), que cuantifica los errores producidos en la grabación.

En la prueba de robustez, se sometió a las muestras a 10 caídas desde una altura de 1,5 metros sobre una superficie dura. Después, se inspeccionó si había algún deterioro físico y si seguían siendo operativos en los lectores de CD.

La adhesión de etiquetas puede también dañar la superficie del CD. Para comprobar este extremo, se pegó una etiqueta de 7x3 cm sobre la cara superior del CD, en el espacio señalado para ello, y tras 48 horas se despegó la etiqueta, inspeccionando las muestras visualmente y a través de diversos lectores de CD.

Por último, con el fin de verificar si se puede escribir con un rotulador indeleble de punta blanda sobre los CD sin que ello altere su función, se rotularon las muestras y se valoró la facilidad de la inscripción y su resalte sobre la cara superior del CD. Los mejor valorados fueron aquellos que presentan una capa específica de escritura.

Cómo manipular y guardar los CDs

Para que los CDs ofrezcan un almacenamiento más seguro y prolongado de los datos que albergan, conviene conocer y aplicar estas medidas:

  • Guardarlos en envases adecuados, preferentemente opacos.
  • No exponerlos a temperaturas elevadas (lo ideal: no superar 25ºC), ni a humedades relativas altas, ni a cambios bruscos de temperatura y humedad.
  • No dejarlos fuera de su caja cuando no se usen.
  • No exponerlos a la luz solar de forma prolongada.
  • No escribir sobre el CD con bolígrafo o rotulador de punta rígida. Existen rotuladores específicos para cedés.
  • No someterlos a golpes ni a la acción de objetos punzantes.
  • No pegar etiquetas sobre ellos. Y si ya las hemos pegado, no despegarlas. Existen pegatinas específicas para cedés.
  • Manipularlos asiéndolos por los bordes, para evitar dejar huellas dactilares.
  • No limpiarlos con disolventes o sustancias agresivas. La mejor forma es con una gamuza para limpiar lentes.
  • No frotarlos en sentido circular, sino en sentido radial, para que si se produce algún efecto de rayado tenga la menor incidencia posible.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto