Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Software

Λ

Niñeras virtuales: Programas para controlar el acceso a internet a menores

El miedo a lo que sus hijos puedan encontrar en Internet impulsa a muchos padres a instalar una aplicación que limite el número y tipo de páginas que puedan ser visitadas desde el ordenador doméstico

Muchos padres descubren entre la fascinación y el horror que sus vástagos navegan por Internet con más soltura de la que ellos mostrarán nunca. Saber moverse por la Red es la llave que permitirá a los más pequeños acceder a la mayor herramienta para transmitir conocimiento que ha creado el ser humano. Pero también les abrirá las puertas de algo más tenebroso: violencia, racismo, xenofobia de toda clase. Incluso de elementos que, aunque no sean intrínsecamente malos, no son adecuados para su edad.

Pero, en un mundo como Internet donde no existen fronteras de espacio ni de tiempo, ¿cómo pueden los padres controlar qué páginas visitan sus hijos? Hay aplicaciones que aseguran ser capaces de discernir entre las páginas adecuadas para los niños y las que no lo son. Es lo que se conoce como ciberniñeras.

Problemas con el contexto

Por mucho que presuman de megahercios y gigabytes, los ordenadores son todavía incapaces de comprender una frase o, más aún, de ver qué muestra una fotografía. Es cierto que son capaces de hacer complejos cálculos a velocidades endiabladas, pero algo tan intrínsecamente humano como es "entender" se escapa de su lógica. Por eso, deben recurrir a remedos tecnológicos para paliar este déficit. La mayoría de las veces se limitan a recorrer cada página para comprobar si contiene alguna de las palabras del índice que previamente los padres han delimitado.

Estos programas no son un sustituto de los padres, tan sólo les ayuda en la tutela que han de ejercer sobre el menor

Sería extremadamente difícil para un programa de esta naturaleza restringir el acceso a una página que sólo muestre fotografías de actos violentos. Sin embargo, en demasiadas ocasiones impedirá el acceso a páginas que incluyan las palabras lesbiana o sexo a pesar de que estos documentos se limiten a enunciar los derechos de los homosexuales, en el primer caso, y las medidas para evitar un embarazo no deseado en el segundo. Esta incapacidad intrínseca de comprender el contexto lastra a estos programas y los convierte, en el mejor de los casos, en una ayuda en la tutela que los padres quieren ejercer sobre el menor, nunca en un sustituto.

No sólo la web

Sin embargo, estos programas en su más de un lustro de existencia han avanzado mucho. Hoy en día es habitual que no se circunscriban a censurar con mayor o menor acierto la navegación, sino que también controlen los mensajes de correo electrónico, los foros de discusión y los chats. Así, se evita que los pequeños se pongan en peligro al dar a desconocidos sus datos personales.

De cualquier manera, el progenitor deberá decidir entre la censura negativa o la positiva. En el primer caso, el niño podrá recorrer toda la inmensidad de la web y el programa tratará de discernir si cada página es o no adecuada. En el segundo, sólo podrá visitar una serie concreta de páginas previamente aprobadas por un grupo de expertos. El segundo caso es mucho más seguro, ya que no hay ninguna posibilidad de que acceda a una web inapropiada, pero limitará las posibilidades de exploración del menor y eliminará la característica más sobresaliente de Internet: su diversidad de contenidos.

La última opción

No hay que olvidar que los padres cuentan siempre con una última vía: saber por dónde han merodeado sus hijos. La mayoría de los programas navegadores (no sólo los específicos para el control de contenidos), guardan un archivo histórico con los sitios web visitados. De esta manera, los ordenadores aprovechan mejor las normalmente raquíticas conexiones a la Red y pueden acceder con más diligencia a esas mismas páginas cuando el internauta repita la visita. De ahí se podrá conocer si los menores hacen de Internet el uso para el que fue instalado en el hogar. Es cierto que, con un mínimo de pericia, cualquier niño aprenderá a borrar este registro, pero la misma existencia de un registro vacío señalará de manera inequívoca un intento de ocultación de pruebas.

En definitiva, por muchas maravillas técnicas que publiciten estas aplicaciones, el control paterno efectivo de qué ven los hijos seguirá siendo fundamental durante mucho tiempo. Y es que, como decía el sitio web de noticias Baquía: "La tecnología no es ni el problema, ni la solución".

Para escoger bien

La Asociación de Usuarios de Internet ha ofrecido cinco puntos que los usuarios deben plantearse antes de adquirir un programa que restrinja las páginas que pueden visitar sus hijos.

  • ¿Cuál es el criterio (sexo, violencia...) que se toma en consideración para vetar un sitio web? ¿El programa hasta qué punto permite afinar las restricciones? ¿Estas restricciones siguen los estándares del mercado?
  • ¿Qué sistema se utiliza para filtrar los contenidos?¿Se vale de listas predefinidas de términos que el usuario puede personalizar? ¿Incluye direcciones vetadas de antemano?
  • Si prohíbe el acceso a ciertas webs, ¿da la opción de actualizar esa lista por Internet?¿Tiene algún coste?
  • ¿Es fácil de configurar y usar?¿Es un programa apropiado para padres que no tienen muchos conocimientos de informática?
  • ¿Es suficientemente seguro para contener a los niños con conocimientos avanzados de informática?¿Impide el uso de otros programas de navegación que se salten las restricciones impuestas?

Navegar a la carta

  • Asociación de Usuarios de Internet Completo listado de los programas que limitan el acceso a ciertas páginas de contenido pornográfico, xenófobo o violento. Incluye una breve valoración de algunas de estas aplicaciones, y se hace especial mención de las que están traducidas al castellano.
  • SuperKids Publicación que se dedica a comparar programas educativos. Entre sus estudios se encuentra el análisis de seis aplicaciones para proteger a los niños de los peligros de Internet. Ofrece una forma ágil de comparar entre aplicaciones.
  • Family Guide Book "Porque hay una selva ahí fuera" reza el subtítulo de esta interesante web que, a lo largo de sus páginas, equipara los riesgos de una jungla tropical y los inherentes a Internet. Utiliza un estilo directo y comprensible para explicar las diferente tipologías de riesgos a las que se enfrenta un niño en la Red.
  • CyberPatrolEs uno de los programas de control de contenidos más reconocido. Permite crear múltiples perfiles para que cada niño en función de su edad tenga acceso a diferentes tipos de páginas. Entre otras funciones, impide a los menores ofrecer información personal comprometida en chats.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto