Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Estudiados 12 ríos a su paso por otras tantas ciudades: Más de la mitad de los ríos urbanos suspenden en el aspecto ecológico, educativo y recreativo

Más de la mitad de los ríos urbanos suspenden en lo ecológico, lo educativo y lo recreativo.

Sólo tres (Zadorra, en Vitoria; Arlanzón, en Burgos; y el Ebro por Logroño) superan con holgura el examen, mientras que uno (el Manzanares) aprueba apuradamente y el resto (Gualdamedina, en Málaga; el nuevo cauce del Turia, en Valencia; Besós, en Barcelona; Urumea; en San Sebastián; Arga, en Pamplona; Guadalquivir, en Sevilla y la ría de Bilbao) suspenden.

Ríos maltratados

 Los ríos, a lo largo de la historia de la humanidad, se han utilizado como fuente de agua potable y alimento, como de agua de riego, como sistema de producción de energía, como medio de transporte, como opción de ocio y turismo, y también como destinatario del vertido de residuos domésticos, agrícolas e industriales.

Las conclusiones son poco alentadoras y demuestran que queda aún mucho por hacer para que los ríos en sus tramos urbanos sean respetados como ecosistemas vulnerables que son, y para que se explote adecuada y suficientemente su potencialidad educativa y recreativa. Sólo tres (Zadorra, en Vitoria; Arlanzón, en Burgos; y el Ebro por Logroño) superan con holgura el examen, mientras que uno (el Manzanares) aprueba apuradamente y el resto suspenden. Cuatro ríos, incluso, suspenden clamorosamente. Son, de peor a mejor: Guadalmedina, en Málaga; y el nuevo cauce del Turia, en Valencia; Besós, en Barcelona; y Urumea, en San Sebastián. En tierra de nadie, Arga (Pamplona), Guadalquivir (Sevilla) y la ría de Bilbao tampoco aprueban pero, al menos, obtienen entre 4 y 4,5 puntos en la calificación global. Y sólo uno, el Arlanzón, aprueba los cuatro apartados. El único bloque con calificaciones aceptables es la calidad del agua, con sólo tres ríos suspendidos si bien en otros dos (el nuevo cauce del Turia y Guadalmedina) no procedía la comparación al no contener agua su cauce. El aspecto más crítico es, precisamente, el más importante de los cuatro: el estado de conservación de las riberas, en el que ocho ríos no alcanzan el aprobado y la media de los doce es asimismo un suspenso. Otro tanto ocurre con el uso educativo del río como recurso pedagógico y didáctico. En cuanto a los usos recreativos mediante instalaciones y equipamientos destinados al ocio de los ciudadanos, la situación es mejor (media aceptable), pero cinco ríos suspenden si bien en otros tantos la valoración es muy positiva.

Cómo se hizo el estudio

Se deberían congeniar las necesidades de la ciudad y el uso recreativo del río en sus tramos urbanos con la protección de este ecosistema tan delicado

Un equipo de biólogos especialistas en temas ambientales y gestión del medio natural visitó las 12 ciudades y analizó el trato que nuestras urbes proporcionan a los ríos que por ellas discurren. Se pretendía evaluar el comportamiento del conjunto de la ciudad con este ecosistema que la atraviesa. Se averiguó hasta qué punto las instituciones municipales y de otras titularidades, y los propios ciudadanos, cuidan de un ambiente tan delicado como el de un curso fluvial. Se remitió a los ayuntamientos y otras instancias competentes en la materia un cuestionario sobre información del río y su ribera, que no era posible conseguir por otros medios. Posteriormente, se efectuó una visita de campo en la que el equipo de biólogos recorrió el tramo del río que discurre por cada ciudad, rellenando un segundo cuestionario. Con todos los datos recopilados, se elaboró el informe de cada río y, para llegar a la calificación final de cada uno se aplicó este sistema de ponderación: el trato a la calidad de agua representa un 20% de la nota final; el estado de conservación de las riberas, el que más, un 50%; los usos recreativos y de ocio del río valen un 10% y, por último, la utilización del río para educar sobre temas medioambientales, un 20%. En los ríos de las ciudades cuyos ayuntamientos y otras autoridades competentes no facilitaron datos (a pesar de la reiterada insistencia de los técnicos de esta revista, y del amplio plazo concedido para el envío de la información), la no disponibilidad de este material se ha interpretado como inexistencia de iniciativas en el ámbito de que se tratara. Por ejemplo, seis ayuntamientos no facilitaron información sobre programas de educación ambiental en los ríos. Pues bien, a efectos de valoración, estas ciudades no desarrollan programas educativos en ese río.

El trato a la calidad del agua del río, lo más cuidado

Este bloque tiene en cuenta las menciones especiales acerca de las aguas residuales en el POU (Plan de Ordenación Urbanística), las políticas municipales para mejorar la calidad de las aguas vertidas al río, los programas de seguimiento de la calidad del agua del río a su paso por la ciudad, y la funcionalidad de los sistemas de depuración de aguas. Se recogieron también muestras de agua para analizar los cambios que el agua del río sufre tras su paso por la ciudad en cuanto a dos parámetros químicos, DBO (demanda biológica de oxígeno) y DQO (demanda química de oxígeno), que indican la contaminación orgánica del agua.

Los mejores ríos en el trato que recibe el agua fluvial fueron el Zadorra (Vitoria), Arlanzón (Burgos) y Ebro (Logroño). Y los peores, Arga (Pamplona) y Besós (Barcelona), únicos con suspenso. El nuevo cauce del Turia (Valencia) y Guadalmedina (Málaga), al no tener agua, no fueron evaluados en este apartado que, por cierto, es el que mejores resultados deparó, con una media de "bien" en los diez ríos analizados. Lo más mejorable es la mención de los vertidos de aguas en el Plan de Ordenación Urbana (POU) y los sistemas de depuración de aguas. Los análisis del agua recogida a la entrada y salida del río ofrecieron resultados aceptables, con sólo dos suspensos: la ría de Bilbao y el Besós de Barcelona. Y se evaluó positivamente (con excepciones), el esfuerzo para mejorar la calidad de las aguas vertidas a los ríos.

Conservación de las riberas, eje clave de actuación

En la mayoría de los casos, el paso por la ciudad apenas contamina el agua de los ríos

Este apartado es el más importante, no en vano supone el 50% de la calificación de cada río. En él se evalúa el estado de conservación de las riberas en cuanto a calidad del ecosistema fluvial. Para ello, se recogió información sobre la mención a protección de ríos y riberas en el POU, las políticas municipales para favorecer iniciativas de mejora y restauración de riberas, la existencia de figuras de protección de algún tramo de ribera dentro de la ciudad, el respeto a las márgenes y al DPH (Dominio Público Hidráulico), la conservación de la morfología del cauce y del régimen de caudales, el estado de conservación de la vegetación espontánea del río y la ribera, de la conectividad entre cauce y ribera y la continuidad del corredor fluvial, el grado de conocimiento de las cenosis (comunidades vivas, vegetación y fauna) del río por parte del ayuntamiento, la existencia de catálogos municipales de especies y biotopos de la ciudad, la presencia de especies animales o vegetales amenazadas y el estado de las orillas: permeabilidad para la fauna, acceso de paseantes, presencia de basuras). Las mejores riberas se vieron en el Zadorra y el Ebro, excelentes; y las peores, en el nuevo cauce del Turia y Guadalmedina, muy deficientes. Las riberas de nuestros ríos, desde una perspectiva medioambiental, requieren intervención urgente: 8 de los 12 ríos suspenden. Los otros dos que aprueban son el Arlanzón y el Arga. Los aspectos más críticos son la conservación de la morfología del trazado del río (sólo tres aprueban), la existencia de comunidades de animales invertebrados y de especies amenazadas y la permeabilidad de las orillas a la fauna. El único aspecto con aprobado casi general fue el de la limpieza: sólo se detectaron basuras en las orillas del Guadalmedina.

Usos recreativos y de ocio, poco explotados

En este apartado, que supone el 10% de la calificación de cada río, se valora la existencia de zonas de ocio y esparcimiento en la orilla y ribera del río, la no repercusión del tráfico rodado en las actividades recreativas, la existencia de zonas verdes, el grado de limpieza y la existencia y grado de conservación del mobiliario de ocio. A pesar de que cinco suspenden, cuatro (Arlanzón, Manzanares, Zadorra y Ebro) obtienen una puntuación excelente y uno (Arga), muy buena. Los peores fueron el nuevo cauce del Turia y el Guadalmedina. El aspecto más crítico es la existencia de instalaciones de ocio, que brilla por su ausencia en cinco ríos. También destaca negativamente que en cinco ríos, el tráfico rodado queda cerca de las zonas de ocio de las riberas. En limpieza de estas zoans, sólo dos suspenden. Y en cuanto zonas verdes, la situación es mediocre: tres de los doce ríos suspenden y sólo cuatro alcanzan el bien.

El potencial educativo-medioambiental del río

Se valoran los usos educativos del río y la ribera en función de las menciones en el POU acerca de programas de educación ambiental, la colaboración (financiación, promoción o participación) en campañas, programas o proyectos de educación ambiental en los últimos cuatro años, la información sobre especies y ambientes disponible al público in situ en el área del río y la existencia de material educativo editado para la visita o realización de campañas, actividades o programas de educación ambiental. Es este un bloque importante (computa el 20% en la calificación de cada río), porque el uso educativo del río, además de sus efectos didácticos intrínsecamente positivos, puede impulsar la concienciación ciudadana y animar a ayuntamientos e instituciones para preservar el ecosistema. Pero el uso de las posibilidades educativas del río es muy escaso. La nota media es un nítido suspenso, únicamente cuatro aprueban y sólo uno (el Arlanzón) llega al notable. El Manzanares y la ría de Bilbao consiguen un bien y el Guadalquivir se queda en un aprobado. Los peores son el Arga, el Besós, el Guadalmedina y el nuevo cauce del Turia. Lo menos trabajado son los programas de educación ambiental y la información que in situ ofrecen los ríos al ciudadano: sólo aprueban la ría de Bilbao y el Guadalquivir.

Notas de campo

Los biólogos anotaron, en sus visitas de campo, observaciones de interés sobre algunos ríos.

  • Zadorra, en Vitoria: Existencia de especies amenazadas en las riberas de la ciudad, como Pico menor, Martín pescador y Visón Europeo. En las cercanías del río, se ha restaurado una zona húmeda de gran interés natural: el Área de Salburua, laguna que será incluida en la Lista Ramsar de Humedales de importancia internacional, y en la que se puede contemplar durante todo el año una nutrida comunidad de seres vivos asociados al medio acuático.
  • Ría de Bilbao: Vida piscícola aguas arriba de la ría (Barrio de Atxuri) y en la desembocadura (desde Portugalete). Hace cinco años, apenas había vida en estas zonas.
  • Arga, de Pamplona: La muralla que rodea a la ciudad dibuja el mismo recorrido que el que realiza el río, y desde ésta se obtienen buenas vistas del Arga a su paso por la ciudad.
  • Ebro, en Logroño: Posibilidad de observar avifauna interesante asociada al medio acuático (Garza Imperial, Ánade Real etc).
  • Manzanares, en Madrid: Las aguas del río, antes de llegar a la ciudad se retienen en los embalses de Santillana y El Pardo,. Cuando llega a la ciudad se asemeja a un pequeño arroyo, siendo las aguas residuales de Madrid (una vez depuradas) su único caudal. Las nuevas ERAR (estaciones regeneradoras de aguas residuales) tratan y arrojar las aguas al río con una calidad suficiente para permitir su recuperación ecológica, y las nueve presas a su paso por la ciudad almacenar el agua y regulan el caudal.
  • Guadalquivir, en Sevilla: A pesar de que fuera desviado para evitar inundaciones, se mantuvo el cauce del río controlando el nivel del agua mediante esclusas que comunican el brazo del río que entra en Sevilla con el cauce del Guadalquivir. Así, se ha permitido que la ciudad disfrute del río tanto desde un punto de vista cultural como lúdico y económico.
  • Arlanzón, en Burgos: Posibilidad de observar fauna de gran interés y valor natural, como el armiño, especies de anátidas y salmónidos (hay una zona de pesca de trucha).

Uno por uno, los 12 ríos urbanos

  • Río Arlanzón (Burgos). Calificación global: Muy bien
    • Lo mejor
      • Conservación de las márgenes con la vegetación ribereña autóctona a ellas asociada en el tramo anterior e interior a la ciudad.
      • Se puede contemplar fauna y flora de gran interés.
      • Magnífica zona de esparcimiento y ocio, bien equipada y mejor conservada.
      • Esfuerzo del Ayuntamiento de Burgos en actividades de educación ambiental.
    • Lo peor
      • Construcción de escolleras en diversos tramos del río, que impide el asentamiento de la vegetación natural que protege a las márgenes contra la erosión.
      • Desecación de meandros.
      • El tramo final del río en su recorrido urbano está bastante desvirtuado.
  • Río Zadorra (Vitoria). Calificación global: Muy bien
    • Lo mejor
      • Estado natural en que se encuentra el río
      • Presencia elevada de vegetación acuática y ripícola
      • Vida piscícola
    • Lo peor
      • Huertas ilegales en los márgenes de las riberas
      • Pérdida de dos meandros
  • Río Ebro (Logroño). Calificación global: Muy bien
    • Lo mejor
      • Buen estado de la vegetación de ribera en casi todo el recorrido urbano del río
      • Posibilidad de observar avifauna de gran interés.
      • Paseo peatonal a orillas del río.
    • Lo peor
      • Repoblación de la isla con vegetación no autóctona.
      • Alteración de la vegetación en la margen izquierda del río.
      • Ausencia de paneles explicativos e informativos sobre el río.
  • Río Manzanares (Madrid). Calificación global: Aceptable
    • Lo mejor
      • Vida piscícola
      • Presencia de avifauna
      • Carteles de información "in situ" sobre especies y ambientes
      • Presas para conservar el caudal: sin ellas el río estaría seco en su mayor parte.
    • Lo peor
      • Encauzamiento total del río a su paso por Madrid
      • Número elevado de presas (9) en tan sólo 12 kms. de río. Son necesarias para conservar el caudal pero resultan excesivas desde el punto de vista ecológico.
  • Río Arga (Pamplona). Calificación global: Regular
    • Lo mejor
      • La conservación de la margen izquierda con vegetación natural.
      • Las zonas verdes de esparcimiento a lo largo del río.
      • El difícil acceso de paseantes a la orilla evita molestias a la fauna y la destrucción de la vegetación.
    • Lo peor
      • La tala de árboles en algunas zonas para llevar a cabo nuevas plantaciones.
      • Las obras de acondicionamiento para el paseo peatonal y el ajardinamiento de la margen derecha del río han supuesto la pérdida del carácter natural del río.
  • Río Guadalquivir (Sevilla). Calificación global: Mal
    • Lo mejor
      • Aprovechamiento deportivo del río
    • Lo peor
      • Pérdida del estado natural del río debido al encauzamiento
  • Ría de Bilbao Calificación global: mal
    • Lo mejor
      • Vida piscícola aguas arriba (punto donde se tomó la primera muestra)
      • Instalaciones deportivas, como pistas de baloncesto, hockey...
    • Lo peor
      • Encauzamiento total de la ría
      • Suciedad en zonas cercanas a la ría
  • Río Segura (Murcia) Calificación global: mal
    • Lo mejor
      • Buena presencia en general
      • Zonas ajardinadas y paseos
      • Presencia de avifauna (pollas de agua con cría)
    • Lo peor
      • Encauzamiento
      • Inexistencia de vida piscícola
  • Río Urumea (San Sebastián). Calificación global: Mal-Muy mal
    • Lo mejor
      • Vida piscícola
      • Gran limpieza en los paseos
    • Lo peor
      • Encauzamiento total de la ría a su paso por la ciudad.
  • Río Besós (Barcelona) Calificación global: Muy mal
    • Lo mejor
      • Creación de un parque fluvial en Santa Coloma de Gramenet para regenerar la zona.
      • Encauzamiento de la parte baja del río para evitar inundaciones
      • Presencia de vegetación riparia
    • Lo peor
      • Pérdida del estado natural del río debido al encauzamiento
      • Existencia de torres eléctricas a lo largo del todo el río
  • El nuevo cauce del Turia (Valencia) Calificación global: Muy mal
    • Lo mejor
      • Reducción del peligro de inundaciones gracias al encauzamiento del río
      • Nuevas zonas verdes y parques deportivos en el antiguo cauce
    • Lo peor
      • Pérdida del río a su paso por Valencia, así como de la fauna y la flora
  • Río Guadalmedina (Málaga) Calificación global: Muy mal
    • Lo peor
      • Río seco
      • Mala gestión del río a su paso por la ciudad
      • Acumulación de basura
      • Mal estado en general

Lo más destacable

  • En positivo:
    • El Ebro en Logroño y el Zadorra en Vitoria sobresalen por la conservación de las márgenes y el respeto a la morfología del cauce. Y por las actividades de educación ambiental referidas al río.
    • El Arlanzón en Burgos y el Ebro, por la fauna de interés que vive en el río.
    • El Manzanares en Madrid y el Arlanzón, por sus áreas de esparcimiento: bien equipadas, están adecuadamente integradas con el medio natural.
    • El Manzanares y el Arlanzón, por ser las dos únicas ciudades con información "in situ" sobre los valores del río y la ciudad: fauna, flora, paisaje...
  • En negativo:
    • La Ría de Bilbao y el Guadalmedina, en Málaga, destacan por la canalización de sus ríos con la consiguiente pérdida de las márgenes naturales. Y por la suciedad de las riberas y la presencia de basura.
    • El Manzanares y el Arlanzón, por los represamientos que alteran el régimen natural de caudales.
    • El Arga, en Pamplona, y el Segura, en Murcia, por haber sustituido la vegetación espontánea del río por zonas ajardinadas, en algunos casos con flora exótica.
    • San Sebastián es la única ciudad de las estudiadas que no depura sus aguas residuales: la vierte al mar mediante un "emisario submarino".
    • Besós, en Barcelona, y la Ría de Bilbao fueron los únicos ríos cuyas aguas no aprobaron el test de calidad a que fueron sometidas en un análisis químico, ya que se demostraba que el agua salía de la ciudad notablemente más contaminada de lo que lo estaba al entrar en ella.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto