Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Imagen y sonido

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Reproductores de DVD

En imagen y sonido, todos bien

Número de salidas, formatos legibles, posibilidad de hacer zoom y otras prestaciones son lo que marca la diferencia.

  Se han analizado ocho reproductores de DVD que cuestan entre 46.900 pesetas (LG DVD 4710) y 119.899 pesetas (Sony DVP S725 DW2), que leen discos DVD (Digital Versatile Disc), similares a los CDs convencionales pero capaces de almacenar audio y vídeo con calidad digital. El acceso a cualquier escena de la película es instantáneo (al igual que lo es escoger una canción en un CD), por lo que con los DVD el rebobinado pasa a la historia. Otra ventaja es que la película almacenada en este formato puede estar doblada hasta en 8 idiomas y subtitulada en otros 32, una prestación muy interesante para quienes estudian idiomas o simplemente gustan de ver las películas en su versión original. Pero no todo son ventajas: los DVD no pueden grabar, de ahí que no sustituyen en todas sus funciones al vídeo. La mejor relación calidad-precio es Philips DVD-722 (59.899 pesetas). Otra elección acertada es Pionner DV-340, que cuesta 54.900 pesetas y muy bueno también en su calificación global. El más caro, Sony, es el mejor, ya que ofrece prestaciones casi profesionales pero, que de todos modos, no son tan superiores a otros DVD que cuestan la mitad.

Lo importante es que la calidad de imagen, la parada de imagen fija y la reproducción a velocidades rápidas -prestaciones fundamentales en estos equipos- resultaron satisfactorias en estos ocho lectores de DVD. Ahora bien, en parada de imágenes en movimiento la calificación fue inferior, especialmente en Pioneer, LG, Grundig y Sanyo, cuya imagen se ve algo distorsionada. En cámara lenta e imagen paso a paso, las prestaciones fueron inferiores al resto en Pioneer y Panasonic, debido a una leve distorsión en la definición de la imagen. Sucede lo mismo en la opción de zoom en Samsung y LG.

La calidad de sonido es, en general, muy buena. Todos ofrecen información del número de canciones y tiempos del CD que se está escuchando.

Las conexiones, punto clave

Además de DVDs, todos reproducen CDs originales y dos de ellos leen discos en MP3

Cuanto mayor sea el número de conexiones de salida del DVD, más opciones tendrá el usuario para conectarlo a otros dispositivos como el televisor, la cadena de sonido o el decodificador Dolby Surround.. En todos se incluye una salida de vídeo tipo euroconector que conecta el DVD a la mayoría de televisores con buena calidad de imagen. Los ocho disponen también de una salida de audio para conectarlos a un amplificador.

Samsung y Sony incorporan salida para audio 5.1, que divide el sonido en seis canales, aumentando su capacidad envolvente. Philips y Panasonic incluyen salida independiente para subwoofer o altavoz de bajas frecuencias. El de Sony es el único con opción de vídeo por componentes, ideal si disponemos de un proyector.

Por su parte, Samsung, Sony y Sanyo tienen toma para auriculares. La mayoría incluye dos cables de interconexión, si bien Panasonic y Sanyo ofrecen sólo uno y Grundig, ninguno. Resumiendo, en conectividad Sony es el más completo, mientras que Grundig y LG son los más limitados.

Distintos formatos

A la hora de elegir un DVD, el tipo de discos que pueda leer deviene fundamental. Los ocho leen DVDs y CDs de audio originales, pero sólo Philips y Grundig reproducen CDs con canciones en MP3, formato que comprime la música y permite almacenar doce horas en un CD convencional. Sony y LG no leen siquiera CDs grabados. En el menú interactivo de los ocho reproductores figura la opción de niveles de ecualización de sonido, pero tan sólo en Pioneer y Sony se añade la ecualización de vídeo, con opciones de brillo y contraste de imagen. Cuando la película en DVD lo permite, los reproductores analizados permiten escoger ángulos de visión o evitar escenas no aptas para menores.

Cinco incorporan zoom digital: Philips tiene tres aumentos, Samsung y LG dos, mientras que Grundig y Sanyo, ofrecen sólo uno. Todos cuentan en su frontal con teclas de función de reproducción, parada y pausa. Pero sólo Samsung, Sony y Panasonic tienen teclas de función de cámara lenta o rápida hacia delante y hacia detrás. El modelo con mayor número de velocidades fue Panasonic, con 10 velocidades lentas, 10 rápidas y una escalonada.

El mando a distancia, bien

Los ocho incluyen mando a distancia por infrarrojos, pero sólo los de Samsung y Sony sirven también para la televisión. En ergonomía, destacan Philips, Pioneer, LG y Panasonic, aunque el portapilas de Sony es el más idóneo. El único mando mal valorado es el de Grundig: resulta algo incómodo de usar, no realiza la función de cámara lenta hacia atrás ni permite la expulsión del disco. El de Sony es el de mayor número de teclas de función, y el único en el que las funciones principales son visibles en la oscuridad. El equipo más grande es el Philips (43,5 x 9 x 30 cm), y el más menudo, Grundig (36 x 7 x 24,5 cm). El más ligero es Grundig (2,2 kilos), y el más pesado Sony (4 kilos).

Cuanto más conectores de salida tenga, más sencillo resultará conectarlo con otros aparatos

En aspecto exterior, los mejor valorados fueron Samsung y Sony, por su ruleta frontal multifunción, mayor número de salidas, toma de auriculares, tope en su parte posterior para no tapar su ventilación (Samsung), y conectores de salida dorados (Sony). Grundig fue el peor valorado: tiene menos conectores de salida, pero fue uno de los mejores en mantenimiento y limpieza. En general, son fáciles de usar y tienen las funciones traducidas al castellano. Sanyo es el único que no ha traducido la leyenda de algunos iconos.

La mayoría detectan los pequeños golpes y movimientos y distorsionan levemente la imagen y sonido, siendo Philips y Sony los más sólidos y robustos. Los consumos son, en todos los casos, moderados e inferiores a los de otros electrodomésticos similares.

La información, mejorable

De nuevo la información proporcionada al consumidor se revela mejorable, si bien la mayoría de los DVDs no falla en aspectos críticos. Sólo los modelos Samsung y LG presentan su placa de características en castellano, mientras que Philips y Sanyo omiten -en las instrucciones de uso y mantenimiento- información relevante en castellano. Salvo en Sony, la placa de características o la etiqueta se borra con facilidad. Los certificados de garantía de Samsung y Philips son incorrectos, ya que no incluyen espacio para indicar los datos del vendedor ni del comprador. Por otro lado, los ocho reproductores DVD son seguros y cumplen con las normas de emisión electromagnética.

Claroscuros de un formato de futuro

Los reproductores de DVD son todavía eso, reproductores. Nacieron como una alternativa al vídeo doméstico que aportara mayor calidad (más del doble que el VHS en imagen, y equiparable al CD en sonido), más opciones (doblaje a 8 idiomas y subtítulos en 32 idiomas) y, sobre todo, que fuera imposible de copiar. Su mercado potencial estaba en la compra y alquiler de películas.

Sin embargo, no han faltado intentos de empresas por desarrollar un aparato capaz de grabar. Los formatos de grabación de DVD están ya sobre la mesa, son incompatibles entre sí y enfrentan a las compañías en una lucha que recuerda mucho a la de principios de los ochenta entre los sistemas 2000, BETA y VHS. La clave está en que estos sistemas se abaraten y solventen el gran escollo: la capacidad de proceso necesaria para procesar, comprimir y grabar un DVD al vuelo, directamente desde la televisión.

En lo que respecta al DVD como soporte de sonido, su mayor capacidad frente a un CD podría usarse para guardar más canciones o para aumentar la calidad del audio. El formato escogido por la industria buscaba esta segunda opción, pero sólo un oído muy entrenado percibe la diferencia entre un CD y un DVD de audio. De ahí, que todo apunta a que aún queda una larga vida al CD como soporte de música.

Los fabricantes de DVD han dividido el mundo en ocho zonas, y las películas de cada zona sólo pueden ser vistas en un reproductor vendido en esa zona. Si un usuario adquiere un DVD fuera de Europa (que, junto con Japón, Sudáfrica y Oriente Próximo se integra en la zona 2) deberá asegurarse de que sea compatible con su reproductor.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto