Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Λ

Apnea obstructiva del sueño: Los ronquidos no siempre son inofensivo

Además de alterar la vida en pareja, la apnea se acompaña de otros síntomas que entrañan riesgos para quien la padece y para los que le rodean

  Roncar ha sido hasta hace pocos años motivo de bromas, chistes y, por encima de todo, un incordio para quienes debían soportar al roncador/a. Pero cuando se descubrió que los ronquidos no resultan tan inofensivos y que pueden esconden una patología considerada como uno de los problemas de salud pública más importantes, dejaron de ser objeto de burla. La enfermedad a la que nos referimos es la Apnea Obstructiva del Sueño, un síndrome que se debe a la aparición, durante el sueño, de episodios intermitentes y recurrentes de oclusión de las vías aéreas superiores. La apnea tiene una alta prevalencia entre la población adulta: entre un 4-6% de hombres y un 2% de mujeres sufren este síndrome. Se calcula que en España hay entre 1,5 y 2 millones de personas afectadas.

La apnea provoca cortos despertares que impiden el reparador descanso nocturno

Durante el sueño los músculos están muy relajados y se pierde, en parte, la coordinación motora que normalmente existe entre los músculos respiratorios, sobre todo entre el diafragma y los faríngeos. Con ello, la parte superior de la faringe se colapsa, ya que es el único tramo de las vías respiratorias que no posee una estructura cartilaginosa que impida el colapso. Cuando esto se produce, la respiración cesa durante unos segundos. Todas las personas padecen durante el sueño episodios de apnea de muy corta duración, de 2-3 segundos. Ahora bien, cuando se producen ronquidos violentos, ruidosos y la apnea dura más de 10 segundos, nos encontramos posiblemente ante un SAOS (Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño). El ronquido se produce por la vibración ocasionada por el paso del aire en las partes blandas de una vía aérea estrechada y es el síntoma más común en los afectados por esta enfermedad. Sin embargo, no todas las personas que roncan padecen SAOS. El ronquido se observa en 10-30% de las mujeres y hasta en un 50-60% de los hombres, pero sólo un 5-10% de estos casos se asocian a SAOS.

Factores que predisponen

Son más propensos a padecerla los obesos y quienes sufren alteraciones anatómicas o funcionales de la vía aérea superior (desviación de tabique nasal, hipertrofia de cornetes, hipertrofia amigdalar o del velo del paladar, hipertrofia de las adenoides, etc..). La trascendencia de esta afección es enorme porque, además de alterar en algunos casos la vida en pareja e incluso la familiar, se acompaña de otros síntomas que entrañan riesgos para quien padece la afección y para quienes le rodean. No todos los ronquidos se deben a la apnea, en muchas ocasiones los origina una roncopatía crónica benigna. No obstante, las personas que roncan mucho y de forma violenta pueden acabar desarrollando apneas y presentando otros trastornos que se asocian al SAOS, por lo que el diagnóstico precoz resulta fundamental, y tratarlos adecuadamente supone la curación prácticamente en el 100% de los casos.

Consecuencias de la apnea

Durante la apnea la respiración cesa. La sangre no capta oxígeno y se va desaturando de éste, por lo que los músculos respiratorios aumentan los movimientos torácicos y abdominales para vencer la obstrucción. La apnea finaliza con un ronquido estertoroso acompañado de movimientos y sacudidas, lo que provoca un microdespertar tras el cual se reinicia el proceso. Estos microdespertares desestructuran el sueño, que se torna irregular y fragmentado, e impiden el descanso nocturno profundo y reparador. Con el tiempo la sangre se desatura de oxígeno (hipoxemia) y aumenta en ella la concentración de gas carbónico (hipercapnia). Como consecuencia de todas estas alteraciones aparece somnolencia diurna excesiva: los afectados se duermen en cualquier circunstancia originando accidentes de tráfico y laborales. Bajo rendimiento en el trabajo, deterioro intelectual, pérdida de memoria, trastornos de la conducta, depresión, irritabilidad... son sólo algunas de las consecuencias de la apnea. Pero, además, son habituales entre los afectados la hipertensión arterial y la cardiopatía isquémica, siendo elevado el riesgo de muerte súbita por arritmias malignas.

Diagnóstico

Normalmente la persona que convive con el afectado es la primera en detectar esta patología. Los síntomas nocturnos son ronquidos, pausas de apnea prolongadas, despertares bruscos con sensación de asfixia o sueño agitado. Los diurnos, somnolencia excesiva, irritabilidad, ansiedad, depresión, deterioro intelectual, pérdida de la lívido, dolores de cabeza matutinos... Cuando se da una asociación de varios síntomas citados, especialmente de los nocturnos, hay que sospechar que se trata de un SAOS y se debe acudir al médico. El diagnóstico definitivo se realiza en una unidad neumológica mediante un estudio respiratorio nocturno, que registra simultáneamente variables neurofisiológicas y cardiorrespiratorias.

Tratamiento

Resultan esenciales las medidas generales.

  • La obesidad, presente casi siempre en estos casos, debe de tratarse enérgicamente.
  • Debe procurarse una buena higiene del sueño, con hábitos y horarios regulares.
  • Hay que evitar alcohol, tabaco y fármacos miorrelajantes, hipnóticos y sedantes.

El tratamiento específico es actualmente objeto de investigación.

  • La mejor elección en la actualidad es el equipo de presión positiva continua en la vía aérea (CPAP). Este aparato, que se utiliza a la noche, consta de una mascarilla nasal que impide el colapso inspiratorio. Con este equipo desaparecen las apneas, los microdespertares y las desaturaciones. Los primeros CPAC eran grandes y ruidosos, pero se ha avanzado notablemente y hoy son más funcionales. Aunque cuesta acostumbrarse a dormir con ellos, se perciben un alivio y una mejora de la calidad de vida tan evidentes, que se agradece la incomodidad.
  • Las incomodidades del CPAC han motivado que se busquen otras fórmulas de tratamiento más cómodas. Cobra adeptos entre los especialistas la utilización de prótesis bucales especiales que, según algunos estudios, reducen un 75% de los casos de ronquido en SAOS y evitan el colapso de la vía respiratoria. Esta prótesis se ancla en el maxilar superior y tensa el paladar blando.
  • También se están investigando, sin resultados satisfactorios hasta el momento, fármacos que tensan el velo del paladar y la musculatura orofaríngea.
  • Más controvertido es el tema de la intervención quirúrgica, de la que algunos especialistas son partidarios. En caso de anomalía anatómica o funcional que favorece el SAOS (hipertrofia amigdalar, pólipos, hipertrofia de cornetes o adenoides...), la cirugía puede ser necesaria. Pero cuando no se asocian anomalías específicas, el tratamiento quirúrgico consiste básicamente en la resección parcial del paladar y otras zonas de la faringe, y su resultado no siempre es el esperado. Se perciben mejoras y el ronquido llega a desaparecer, pero las apneas pueden persistir. Hay que ser muy cauto con la cirugía.

Recuerde

  1. Roncar, tener sueño y dormirse durante el día, y pausas de apnea por la noche, empujan a pensar en un SAOS y a realizar el diagnóstico correctamente.
  2. El SAOS se acompaña de otros síntomas y riesgos: obesidad, hipertensión arterial, arritmias, riesgo de accidente de tráfico o laboral, deterioro intelectual, riesgo de muerte súbita y de accidente cerebrovascular.
  3. El tratamiento más apropiado es actualmente el aparato de presiones positivas (CPAP).

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto