Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

El Euro: Más que un cambio de moneda

Se espera que la llegada de la nueva moneda acerque definitivamente nuestra economía a la de los 12 países que hoy configuran la zona euro

  El euro, la moneda que a partir del uno de enero del año 2002 entrará definitivamente a formar parte de la vida económica y social de los países que constituyen la Unión Monetaria Europea, cambiará, y mucho, la actual situación económica de cada país miembro.

A menos de tres meses de la implantación definitiva del euro, y según datos del último Eurobarómetro realizado por la Unión Europea, sólo el 33% de las empresas encuestadas declara que no ha comenzado la adaptación al euro. Entre los consumidores, según la misma encuesta, todavía existe un notorio desconocimiento de las monedas y de su valor. Y es que a pesar de las campañas de información desarrolladas por los gobiernos de cada país para facilitar la implantación del euro, los habitantes de Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo y Portugal todavía desconfían algo del euro y de sus consecuencias.

Del 1 de enero al 28 de febrero de 2002 se podrán usar pesetas y euros, pero desde marzo sólo circularán euros

Llegados a este punto, no está de más recordar que los motivos que han motivado a once países de la Unión Europea, entre ellos España, a unificar sus monedas y convertir el euro en su divisa común, se centran principalmente en las ventajas que a medio y largo plazo obtendrán tanto los consumidores como las empresas. En una Europa cada vez más unida, han aumentado considerablemente tanto los intercambios comerciales como las relaciones entre ciudadanos de diferentes estados. Eliminar la barrera de la moneda supone simplificar el libre tránsito de mercancías, de ciudadanos y de capitales, uno de los puntos clave de la Unión.

El proceso de cambio no sólo implica un cambio en la mentalidad de los europeos. También acarrea un importante problema logístico: retirar las monedas nacionales y poner en circulación nuevos billetes y monedas. Si todo sale según lo previsto, el 1 de enero de 2002 los bancos centrales europeos habrán distribuido entre 291 millones de personas nada menos que 16.000 millones de billetes y 50.000 millones de monedas. Otra cuestión que las autoridades de cada país debe resolver es qué hacer con la moneda y los billetes que se retiren. En España se va a proceder de dos formas diferentes. Los billetes, por su peculiar composición, se someterán a un proceso de verificación y recuento, y de momento se desconoce si se destruirán o se reciclarán. Las monedas obligan a un tratamiento más complejo, ya que están compuestas por una aleación de tres materiales, elegidos en su día por la dificultad y complejidad en su obtención. Esta combinación, que dificulta su falsificación, se revela ahora como una complicación para su fundición y tratamiento.

Con la retirada de la peseta, en nuestro país entrarán en funcionamiento monedas por importe de 2 euros, 1 euro, 50 céntimos, 20 céntimos, 10 céntimos, 5 céntimos, 2 céntimos y 1 céntimo. En cuanto a los billetes, los habrá por valor de 5 euros, 10 euros, 20 euros, 50 euros, 100 euros, 200 euros y 500 euros. Sin embargo, los cajeros automáticos sólo ofrecerán billetes de 10, 20 y 50 euros, dado el elevado valor del resto de los billetes.

Fechas clave

  • 15 de diciembre de 2001: Adquisición de los euromonederos.
    Las entidades financieras ofrecerán euromonederos con 43 monedas diversas en euros que se canjearán por 2.000 pesetas, valor total de las piezas de las que consta. Estos euros no se podrán utilizar hasta el 1 de enero de 2002.
  • 1 de enero de 2002 al 28 de febrero de 2002: Periodo de coexistencia de las dos monedas.
    Comienza la distribución de los euros y la retirada y canje de pesetas por euros. La nueva moneda estará disponible en cajeros automáticos e instituciones financieras, aunque durante estos dos meses se podrán utilizar tanto pesetas como euros. Los comercios devolverán el cambio a sus clientes en euros. La gran mayoría de los cajeros automáticos ofrecerán sólo billetes de euro.
  • 1 de marzo de 2002 hasta 30 de junio de 2002: Sólo se puede utilizar el euro.
    Desaparece la peseta como medio de pago. El euro será la única moneda para intercambios económicos. Las pesetas podrán cambiarse por euros en bancos y cajas de ahorro.
  • 1 de julio de 2002: Finaliza el periodo de canje en las entidades de crédito.
    A partir de esta fecha, las pesetas se pueden canjear por euros sólo en el Banco de España, ahora bien, de forma gratuita y por tiempo

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto