Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

El 40% de las estaciones de esquí de nuestro país, analizadas: La seguridad en las pistas, escasa

Las estaciones ofrecen una satisfactoria calidad de servicio pero la esquiabilidad de las pistas es frecuentemente mediocre

  Este año, cientos de miles de personas en nuestro país visitarán las 28 estaciones de esquí españolas, que han invertido para la temporada en curso casi 6.000 millones de pesetas. Se trata de un servicio que llena, muy saludable y deportivamente, el tiempo de ocio de muchos ciudadanos,; no en vano, el año pasado nuestras estaciones recibieron más de 5 millones de visitas. El buen aficionado al esquí es exigente y raramente queda satisfecho, pero su actitud no deja de ser razonable porque esquiar sale muy caro: además de los desplazamientos (las estaciones quedan muy lejos de casi todos los sitios), de la compra de la ropa específica que este deporte requiere y de la adquisición o alquiler de botas, tablas, fijaciones y bastones, hay que hacer frente a un gasto muy oneroso, el del forfait (desde 3.200 hasta casi 5.000 pesetas por día, según las estaciones), el billete que habilita al usuario para usar los remontes mecánicos que repetidamente le suben hasta las zonas desde las cuales realiza sus descensos.

Y, para rematar la faena, si el tiempo no acompaña o la nieve es escasa o de mala calidad, toda la inversión, el esfuerzo y el empeño logístico que exige este deporte tanto al usuario como a los profesionales de las estaciones de esquí, apenas sirven para nada. Pero estas elevadas dosis de gasto e incertidumbre inherentes al esquí alpino (para el de fondo no se necesita remontes, por lo que el deportista se evita el coste del forfait) no son la única explicación a la postura crítica de los aficionados. Hay otras razones, y de mucho peso.

CONSUMER ha analizado a fondo 11 estaciones de todo tipo en nuestro país, enviando esquiadores expertos a realizar las pruebas in situ. Y de la investigación se concluye que aunque la calidad de servicio que ofrecen las estaciones puede definirse como buena en general, la esquiabilidad (número de kilómetros esquiables, calidad y cuidado de las pistas y capacidad de transporte de los remontes y comodidad de éstos, entre otros aspectos) es, salvo excepciones, mediocre. Y, lo más importante, que la seguridad que ofrecen las pistas al usuario es, en casi la mitad de las estaciones, deficiente.

A pesar de que el despliegue de infraestructuras de emergencia en todas las estaciones (helipuerto, atención sanitaria y megafonía) es mayoritariamente satisfactorio, nada menos que cinco estaciones (Astún, Sierra Nevada, La Molina, Panticosa y Formigal) suspenden en la seguridad que ofrecen sus pistas al esquiador. Y sólo tres, Valdesquí y Navacerrada (ambas, pequeñas y madrileñas), y Baqueira-Beret (grande y en el Valle de Aran, en Lleida) aprobaron este examen de seguridad en las pistas. Los apartados en que se concentraron los defectos son la protección frente a los barrancos y la señalización de las zonas sin nieve , que no llegan siquiera al aprobado de media en todas las estaciones incluidas. En la señalización de los cruces peligrosos suspende el 20% de las estaciones, si bien en las demás la situación era muy satisfactoria.

Los apartados mejor cubiertos (ninguna estación suspendió en ellos) son la protección de los pilones que soportan los remontes, la señalización (por bien visible para los usuarios) y el mantenimiento de las pistas.

Poco esquiables

En cuanto a la esquiabilidad de las laderas balizadas (o pistas), la situación es mejor pero tampoco llega a satisfactoria. Panticosa, Vallter 2000 y Candanchú suspenden el examen. Y sólo Sierra Nevada (excelente) y Baqueira-Beret (muy bien) cumplen con las expectativas de un esquiador exigente e informado, que está al corriente de lo que ofrecen las estaciones de más calidad, fundamentalmente: unos remontes rápidos y cómodos, y mucho terreno esquiable con pistas de los diversos grados de dificultad, pero siempre con una generosa dotación de pistas largas, anchas y con buena pendiente, para esquiadores de nivel medio o medio-alto.

Pueden considerarse aceptables Formigal y La Molina. Y se quedan en una línea de mediocridad Valdesquí, Astún y Alto Campoo. A pesar de su pequeña dimensión, Navacerrada consigue buena nota, si bien queda lejos de Baqueira y Sierra Nevada.

El punto crítico, como sabe cualquier esquiador, son los remontes: seis estaciones, más de la mitad, suspenden y casi siempre lo hacen por la insuficiente capacidad relativa de remontar a los usuarios a los puntos desde el que comenzar a descender en sus esquíes. Este apartado de los remontes, muy relacionado tanto con el tiempo de espera que debe soportar el usuario en las colas como con la comodidad del viaje hasta las pistas, incluye: capacidad de transporte en función del número de kilómetros esquiables en cada estación, número de telesillas en general y de telesillas desembragables en particular y, si las hay, número de telecabinas. Las que suspendieron en remontes fueron Vallter 2000, Candanchú (ambas, muy mal), y, ya más cerca del aprobado, Valdesquí, Astún, Panticosa y La Molina. Sólo Sierra Nevada y Navacerrada superan holgadamente las necesidades estimadas por CONSUMER en materia de remontes, aunque Baqueira-Beret merece un bien.

En el cuidado que reciben las pistas (empleados encargados del mantenimiento de las pistas, número de máquinas pisapistas y de kilómetros esquiables que disfrutan de cañones de nieve artificial), suspenden Panticosa, Candanchú, Formigal y Astún. Y destacan positivamente Navacerrada, y sobre todo, Sierra Nevada y Baqueira. La Molina obtiene un notable, y las demás se mueven entre el aceptable y el bien.

Otro motivo de esta mediocre valoración en la esquiabilidad es el horario excesivamente breve en algunas estaciones: cuatro abren sólo siete horas y media, mientras que dos funcionan durante una hora más al día. Una diferencia importante.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto