Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Ancianos en casa: La labor de los cuidadores, poco valorada

Una de las características demográficas más significativas de las sociedades desarrolladas es el progresivo envejecimiento de la población. Las causas de este fenómeno residen en el aumento de la esperanza de vida en todos los países desarrollados (en España las mujeres viven una media de casi 82 años y los hombres, más de 74 años) y en un acusado descenso de la natalidad.

La familia, pilar básico del anciano

Según un estudio de 1998 de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, un 30% de nuestros mayores reside con su familia. Este porcentaje es alto si lo comparamos con otros países europeos, en los que la mayor parte de los ancianos optan por otro tipo de formas de vida, como residencias y viviendas tuteladas. Estas diferencias con nuestros vecinos se explican en parte por en la escasez de plazas residenciales (no llegan a 3 plazas por cada cien personas mayores de 65 años), y en la mayor influencia de la familia en una sociedad tradicional en estas cuestiones como es la española.

La mayoría (84%) de los ciudadanos piensa en nuestro país que cuidar a los mayores es obligación de los hijos, aunque sólo un 24% se muestra convencido de que, en el futuro, la atención a los ancianos seguirá corriendo a cargo de los hijos. Sin embargo, cuando la necesidad de asistencia de los abuelos se vuelve permanente, un 29% de los encuestados estima que la ayuda debe prestarla la propia familia, un 37% opina que es competencia de los servicios sociales y un 29% cree que debe ser proporcionada por ambas partes.

Las tres edades de los ancianos y sus necesidades

Las necesidades de las personas de hasta 70 años y los cuidados que requieren son los mismos que los de las personas integradas en el grupo de prejubilados: llenar su tiempo libre, sentirse útiles, relacionarse, transmitir conocimientos y entreterse, divertirse. Una vez cumplidos los 70-75 años de edad aparecen otras necesidades, como la de superar con buen ánimo la soledad, la de afrontar con realismo y cierta resignación la inevitable disminución de ingresos o la de solucionar las actividades cotidianas. Demandan profesionales de la salud e infraestructuras para la prevención gerontológica y precisan cuidadores, además de equipamientos domésticos que faciliten su autonomía y relaciones humanas .

La realidad, lamentablemente, es que las infraestructuras gerontólogicas existentes en España no pueden hoy ofrecer las prestaciones que este sector de la población necesita. La gran repercusión de estas carencias, sobre todo en las personas más longevas (más de 80 años de edad) parece empeñarse en poner de manifiesto la necesidad de aumentar los fondos públicos y privados destinados a la población mayor.

Enfermedades más comunes

La geriatría establece tres edades, tres grupos de ancianos cuyas dolencias pueden ser diferentes. Los mayores de 65-75 años reciben el nombre de ancianos jóvenes. Se trata de recién jubilados, pero con capacidades motrices e intelectuales a pleno rendimiento. Entre los 75-85 años se les llama ancianos. Y los de más de 85 años adquieren el rango de muy ancianos. Las enfermedades propias de los ancianos, y a las que se enfrentarán sus cuidadores, se dividen en cuatro grupos. Entre el 60% y el 80% de los mayores padecen problemas osteoarticulares, principalmente artrosis y artritis, mientras que las enfermedades cardiovasculares afectan al 50%-70% y casi un 40% sufre trastornos del sistema nervioso-cerebral. Por último, están las dolencias del aparato urinario. No obstante, las relacionadas con el sistema nervioso-cerebral, la demencia y el Alzheimer, son las que más preocupan a expertos y familiares.

Estas clasificaciones de enfermedades y edades derivan en una gran variedad de situaciones a medida que aumenta la esperanza de vida. Se incrementan las enfermedades del sistema nervioso- central, como la demencia y el Alzheimer, y las enfermedades cardiovasculares. Por ello, el objetivo es que los dos primeros grupos de edad mantengan durante el máximo tiempo posible su buen estado de salud.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto