Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Cultura y ciencia

Λ

Arte románico y gótico: La ruta del románico y gótico, alternativa cultural para el verano

Numerosas personas alternan durante el verano el sol, la montaña y la playa con otro tipo de visitas turísticas, orientadas a visitar monumentos artísticos que les permitan admirar épocas pasadas

Es por ello que en las siguientes líneas CONSUMER ofrece a sus lectores unas pinceladas sobre dos estilos que sobrecogen por su belleza y se desarrollaron en la Edad Media: el románico y el gótico.

El edificio románico busca la solidez

La arquitectura es la base del arte románico y a ella se adaptan la escultura y la pintura. El objetivo de este tipo de construcciones era construir edificios poco costosos y muy duraderos. Para ello, se empleaban materiales sólidos, como la piedra de sillería, que otorgaban a las construcciones la apariencia de grandes moles. Esto traía como consecuencia la dificultad para abrir huecos y elevar el edificio. La escasez de vanos resultaba en interiores poco iluminados que invitaban a los fieles al recogimiento.

Una de las características clave para reconocer una edificación románica son los arcos de medio punto de ventanas y puertas, rematados por unas arquivoltas (adornos de la parte exterior del arco). Para salvar los grandes espacios, se utiliza la bóveda de cañón sobre arcos apoyados en contrafuertes o pilares. Las plantas de edificio más comunes son la basilical de tres o cinco naves, de influencia romana y forma rectangular, y la planta de cruz latina, que consta de dos naves, la central o crucero y la transversal, que se cruzan en el transepto. La nave central termina formando un ábside (semicircular y en la cabecera), donde se instalan capillas semicirculares (absidiolos). El crucero también se realza con una cúpula. Otros elementos del románico son: los pilares cruciformes, los capiteles (remate de pilares y columnas) decorados con elementos vegetales, geométricos y figurativos; pórticos abocinados y decorados con relieves, dintel con parteluz (columna que soporta el peso del dintel en el centro), tímpano decorado, el Pantocrátor (representación de Cristo como Juez Supremo) y el Tetramorfos (a los lados del Pantocrátor y simétricamente se representan los símbolos de los cuatro evangelistas: Mateo, un ángel; Marcos, un león; Lucas, un toro y Juan, un águila).

Monumentos románicos representativos

  • Francia: Monasterio de Clun, Santa Magdalena de Vézelay y Notre Dame de Poitiers.
  • Italia: el románico de este país es muy original como consecuencia de la mezcla de estilos clásico, bizantino y cluniaciense. San Ambrosio de Milán (altísimo campanario), la Catedral de Módena, complejo catedralicio de Pisa y el Claustro de San Juan de Letrán son edificios representativos.
  • España: destaca el románico catalán, con edificios de pequeño tamaño y esbeltas torres, como el Monasterio de San Pedro de Roda (Gerona) y Santa María de Ripoll. También son dignos de mención el románico puro del Camino de Santiago; el de la Catedral de Jaca (Huesca), de influencia mozárabe; la Colegiata de San Isidoro de León, San Martín de Frómista (Palencia) y la Catedral de Santiago de Compostela (más tarde se le añadirían los estilos góticos y barroco). En el siglo XII sobresalieron la escuela castellana, representada por la Iglesia de San Esteban en Segovia, las Murallas de Ávila (modelo de fortificación románica) y Santo Domingo de Soria; la escuela gallega, con la Catedral de Tuy, Pontevedra, como máximo exponente; la escuela navarra, punto de entrada del románico en la península, con la original y circular Santa María de Eunate, y la escuela catalana, con los reseñables claustros de la Catedral de Gerona.

El arte gótico impulsado por los burgueses

El gótico tuvo lugar desde el siglo XII hasta la primera mitad del XVI y alcanzó su máximo esplendor en el siglo XIII. El desarrollo del arte gótico coincide con una expansión económica centrada en el comercio. Durante el románico los centros neurálgicos y soporte del feudalismo eran los señoríos o la abadía. Sin embargo, pronto las personas cualificadas lograron abandonar el señorío o la abadía y se establecieron libremente en otros lugares. Así, surgieron de nuevo las ciudades (burgos) y se desarrolló la propiedad privada. Los habitantes de estas ciudades, los burgueses (artesanos, vendedores de productos agrarios, gremios...), impulsaron el estilo gótico.

El edificio tipo de este estilo es la catedral, erigida en las ciudades como emblema del poder económico del burgués.

La verticalidad de la arquitectura gótica

  Si en el románico dominaban las líneas horizontales, el gótico busca la verticalidad, tanto en el interior (los pilares se estilizan y son más altos, y el techo confiere sensación de ligereza al edificio), como en el exterior (pináculos, torres y flechas que se dirigen hacia el cielo acentuando la impresión de ingravidez).

La obra gótica se proyecta hacia afuera y por eso se cubre con vidrieras que permiten pasar la luz.

En la arquitectura gótica religiosa domina la catedral, que se construye con la participación de todos los ciudadanos y donde es patente la gran rivalidad entre las ciudades para edificar la más elevada. También adquiere gran importancia la arquitectura civil: ayuntamientos, castillos... La catedral se organiza en una planta con 3 ó 5 naves, un crucero y cabecera con girola o nave que rodea el ábside, simple o doble, en la que se abren capillas poligonales (ya que no se podían hacer vidrieras circulares).

Cuenta con 3 puertas: una a los pies (oeste) y otras dos a cada extremo del crucero (norte y sur) y generalmente a los pies se elevan dos torres. Las obras ya no son anónimas, pues las realizaba un maestro mayor. Como elementos característicos del gótico cabe citar pilares (al principio gruesos y más tarde cilíndricos), arbotantes (rematados con un pináculo) y contrafuertes, gárgolas (figuras de monstruos utilizadas para evacuar la lluvia mediante una tubería interior y que evitan la humedad en los muros), arcos apuntados (ojivales) que se transforman en lancetados (forma de lanza), bóvedas de crucería (entrelazada con nervios finos), vidrieras sujetas con hierro y plomo (sustituyen a las pinturas murales románicas), rosetón (en la portada de los pies y a veces en las puertas del crucero) y doseletes (techos muy adornados colocados sobre una escultura).

Monumentos góticos representativos

  • Francia: Abadía de Saint-Denis y Catedral de Notre Dame en París, Catedral de Chartres, Catedral de Reims y Catedral de Amiens.
  • Inglaterra: Catedral de Salisbury, Claustro de la catedral de Gloucester y crucero de la Catedral de Wells.
  • Italia: Catedral de Siena, Florencia, y Milán, y el Palacio Público de Siena.
  • España: Cripta del pórtico de la Gloria (Santiago), colegiata de Tudela, Catedrales de Zamora, Cuenca, Burgos, Toledo, León, Barcelona y Palma de Mallorca.
  • Alemania: Catedrales de Colonia y Ulm.
  • Portugal: Monasterio de Batalha y Torre de Belém (Lisboa).

El cristianismo se expande y surge arte románico

El románico surgió en Europa Occidental en los primeros años del siglo XI y se alargó hasta las postrimerías del XII. Por aquel entonces la situación política de Europa comenzaba a estabilizarse y los pueblos bárbaros, con reinos ya asentados, organizaban la vida cultural y económica. El cristianismo se expandió aún más, reflejándose sus influencias en peregrinajes, construcciones y la lucha contra los musulmanes.

Las principales vías de peregrinación de esa época, donde se veneraban reliquias o tumbas, fueron cuatro: Jerusalén y los Santos Lugares, origen de las cruzadas; Monte Sant Michel, en Normandía; Roma, de donde proviene el nombre de románico y Santiago de Compostela, cuya catedral es exponente, según muchos, del estilo románico más puro.

A lo largo de estas rutas nace el comercio y todo tipo de arquitectura, tanto religiosa (iglesias, catedrales, abadías o monasterios), como civil (hospedajes, puentes o castillos).

El románico es un arte de ostentación que intentaba demostrar el poder, pero buscando a la vez sencillez y funcionalidad. Se trata de una síntesis de los estilos romano y bárbaro. Es una manifestación artística esencialmente religiosa, al servicio de la Iglesia, fruto de la espiritualidad de la época y del apogeo monástico.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto