Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Deporte aventura: 93 empresas y 11 especialidades deportivas, a examen: Mucho que mejorar en comodidad y bastante en seguridad

Mochila a cuestas, muchas generaciones de aficionados al deporte inmerso en la naturaleza se han adentrado en la montañas y grupos excursionistas han practicado el senderismo o trekking en todas las épocas

Medio ambiente

Debe hallar el equilibrio entre el disfrute de las posibilidades que la naturaleza nos ofrece y su conservación.

Sugerencias: No dejar residuos en la montaña y llevarse los desperdicios. No molestar a la fauna, no hacer más ruido del necesario y respetar la vegetación allí por donde pasemos. Mucha precaución con el riesgo de incendio (cigarros, hornillos... ). No abusemos del coche en la montaña, y respetemos las zonas protegidas. De la naturaleza, sólo nos llevaremos las fotografías y las emociones.

Ante el miedo: Acercarse a la situación de temor en un estado de relajación corporal. Reducir las reacciones negativas mediante la superación progresiva de situaciones semejantes que en principio no susciten tanto miedo. Enfrentarse progresivamente a estímulos crecientes de miedo, manteniendo esa situación hasta que se reduce. Mitigar el miedo con reflexión y procesos de valoración, decisión y clasificación del riesgo. La presencia de una persona relajada genera un efecto tranquilizante. Para reducir la reacción de angustia imagemos un objeto o situación incompatible con el miedo: las sensaciones corporales agradables inhiben el miedo. Sólo educando y tratando el miedo, nos resultará cada vez más familiar, más valorable y regulable en menos tiempo, mediante la repetición de reacciones físicas y mentales similares.

Ante accidentes o lesiones: Lo perfecto sería que, en cada grupo, alguna persona fuera médico, pero en su defecto, conviene que alguien tenga conocimientos sobre: Lesiones de los tejidos blandos, incluyendo la prevención y tratamiento del shock hemorrágico. Prevenir y tratar el shock anafiláctico, sobre todo en las picaduras de insectos. Reconocer y tratar las fracturas. Diagnosticar y tratar las lesiones en la cabeza (incluyendo cuidados y evacuación de los heridos inconscientes) y las torácicas y abdominales. Reconocer la necesidad de reanimación cardiopulmonar y saber cómo se ha de ejecutar, y otro tanto con las lesiones debidas al calor o al frío y el mal de altura. En el botiquín: Eliminar los productos que necesiten una temperatura crítica para su conservación. Decidir racionalmente el volumen y el peso del botiquín. El recipiente será de material resistente y estanco. Incluyamos sólo material de auxilio que pueda utilizar cualquier persona. Los más importantes: dos vendas y varias gasas estériles, un rollo de esparadrapo, sutura autoadhesiva (puntos de pegar), pomada para masaje (las utilizadas para el reuma son adecuadas), pomada antihistamínica (para el tratamiento de picaduras de insectos), pastillas de glucosa, líquido antiséptico de uso tópico (Betadine, Meteolane, Cristalina), tijeras o cutter, mechero y pinzas de depilar.

Para evitar accidentes: Prepararnos física y psicológicamente. Llevar a cabo una alimentación y una higiene correctas. Ser prudentes y evitar excesos de confianza en nosotros mismos. Riesgo, sólo el previsto y calculado: nada de improvisar. Llevar un equipo adecuado y hacer buen uso del mismo. Evitar los días con meteorología adversa y, en lo posible, los terrenos difíciles.

Cuando el herido, por la gravedad de las lesiones, no puede ser socorrido en el momento: Ayudarle a que se acueste en el suelo (sobre mochilas o anoraks para que no se enfríe) intentando que se mueva lo menos posible. Que adopte una postura adecuada (tumbado de lado si está inconsciente), y, después, cubrirlo. Si sangra mucho, comprimir la herida con la prenda más limpia disponible, sujetándola bien pero sin torniquete (tiene más inconvenientes que ventajas). No dejar sólo al herido. Quien vaya en busca de ayuda memorizará el lugar en el que se encuentra el herido para referírselo al grupo de rescate. Señalar la zona con una prenda de vestir de colores vivos u otra señal visible desde el aire. De la manera más rápida (¡pero no tan rápido que provoquemos otro accidente!) lleguemos hasta un teléfono para llamar al 112. Expliquemos con claridad el lugar donde se produjo el accidente, sus circunstancias, el estado del herido y la gravedad de la lesión.

Ficha Técnica

El objetivo de esta investigación era comprobar en qué condiciones se practican los llamados deportes de aventura, hasta qué punto se controlan los factores de riesgo, y la profesionalidad de las empresas que los ofertan. La metodología seguida estaba preparada para averiguar la seguridad que garantizan estas compañía, así como las atenciones que dispensan a los clientes.

Se habló con expertos pertenecientes a las diferentes federaciones deportivas en las que se engloban las actividades escogidas entre toda la oferta existente de deportes de aventura.

CONSUMER ha contactado con las empresas ubicadas en España que ofertan ala delta, escalada, flysurf, kayac, puenting, parapente, rafting, descenso de barrancos, caída libre, hydrospeed y buceo. De las trescientas compañías en funcionamiento que ofertan estas actividades, se han analizado aquellas que además de ofertar estos deportes de aventura, ellas mismas los organizan y los llevan a la práctica, es decir, las que no trabajan como intermediarias.

Entre el 1 y el 10 de junio, los técnicos de CONSUMER se pusieron en contacto telefónico con un total de 93 empresas de deportes de aventura y mantuvieron una conversación con el responsable de cada una de las firmas o una persona autorizada. Las entrevistas se prolongaron, cada una de ellas, entre 25 y 35 minutos. En el transcurso de las mismas se les realizó una encuesta compuesta por una veintena de cuestiones.

Escalada deportiva

La historia de la escalada deportiva está muy ligada a la del alpinismo. Los más puristas no aceptan la escalada deportiva como una evolución del alpinismo tradicional, sino como una modalidad diferente. Del concepto de escalada en el que lo importante era llegar a la cima sin importar cómo, ayudándonos de elementos como escalerillas metálicas, clavos, bota rígida y una serie de materiales aparatosos, se ha pasado al de que lo importante es cómo subir. La escalada es una especialidad de montaña que consiste en evolucionar por paredes verticales o extraplomadas, agarrándose en las protuberancias de la superficie, ya sean salientes, cantos, entrantes, o fisuras, y utilizando diferentes técnicas de agarre, empotramiento, etc. El material utilizado en el desarrollo de una vía de escalada cumple, principalmente, la función de asegurarse en el momento de una caída y para reposar en caso de agotamiento. La escalada deportiva difiere del alpinismo tradicional en este último no necesita elementos artificiales para progresar, pues no se apoya en otro punto que no sea la misma roca. Las zonas más atractivas para realizar la escalada libre vienen determinadas por la orografía y la meteorología. No obstante, a las de más tradición alpinista, como Picos de Europa, Sierra de Gredos, Sierra Nevada o los Pirineos, se suman Monserrat y Tarradets en Cataluña, El Chorro y los Cachorros en Andalucía, Oñati y Santa Bárbara en el País Vasco, Patones en Madrid, Quirós en Asturias o Montanejos en Levante, más un gran número de centros locales en cada comunidad, que hacen de España uno de los paraísos a nivel mundial en este deporte.

Recomendaciones

  • Requiere un amplio conocimiento técnico, en lo que a condiciones meteorológicas se refiere, porque normalmente se desarrolla al aire libre; morfológicas, porque es necesario conocer las modificaciones que sufren algunos elementos orgánicos en la naturaleza; geológicas, por el contacto continuo con paredes de roca de todo tipo; orográficas, para saber acceder a las zonas de escalada; y finalmente de orientación y del material que se debe utilizar.
  • La forma física, equilibrio, flexibilidad y resistencia, son cualidades que se han de potenciar en los entrenamientos antes de iniciar una vía de escalada. Es muy importante conocer las propias limitaciones, tanto física como psíquicamente, ya que la mente juega un papel importante en el planteamiento y ejecución de una ascensión en una pared vertical, al que el cuerpo no está acostumbrado.
  • Con el fin de no almacenar vivencias de miedo en la memoria, se debería volver a escalar inmediatamente después de una caída, siempre que se esté en condiciones de evitar un marcaje emocional negativo.
  • Cuando se acaba una vía de escalada acompañada de vivencias especialmente angustiosas, es recomendable esperar hasta el cese de esta mayor excitación. En caso contrario, puede ocurrir que el miedo que todavía perdura se transfiera sin razón visible a la escalada posterior, lo que motiva a evitarla o bien delimita el rendimiento en la siguiente escalada.
  • Es fundamental trabajar la elasticidad de los músculos y la capacidad de concentración, de la que en algún momento puede depender la propia vida.
  • Hay que ser consciente de que la montaña siempre es más fuerte que el mejor de los escaladores.

Descenso de cañones o barrancos

De la necesidad de acceder a zonas de montaña cada vez más complicadas, ya sea para realizar una ascensión alpina o para la práctica de la espeleología, surgió una nueva forma de penetrar en las hendiduras que forma la tierra. Estas "zanjas" naturales que presenta la orografía de algunas zonas pueden estar formadas por el resquebrajamiento de las masas rocosas o por la erosión que produce el paso del agua durante miles de años. En las zonas glaciares, es fácil encontrar un gran número de estos barrancos por donde fluye el agua. Durante mucho tiempo se estuvo descendiendo barrancos de poca dificultad, de cauces amplios y pequeños saltos de agua, pero la aparición de actividades deportivas como la escalada o la espeleología, hizo necesario perfeccionar la técnica para acceder a estas zonas, o para salir de ellas. Utilizando técnicas de ambos deportes, muchos de aquellos cañones que parecían infranqueables, se convirtieron en descensos divertidos una vez superados los tramos más complicados. El descenso se puede realizar andando, corriendo, nadando o sumergiéndose bajo las aguas de los sifones. La principal zona y la más conocida a nivel internacional es la sierra de Guara (Huesca), que posee infinidad de barrancos con todos los grados de dificultad; pero cada vez es más frecuente ver a especialistas abriendo barrancos por todo el Pirineo, sobre todo en el Pallars Sobirá, como también lo es en La Garrotxa, Tarragona, Castelló, Teruel (Beseit), Mallorca o Tenerife.

Recomendaciones

  • Para iniciarse es importante dirigirse a clubs federados, empresas especializadas o compañías de guías de barrancos que acrediten experiencia.
  • Es imprescindible saber nadar, ya que llevar manguitos limita la movilidad.
  • Tampoco se puede ir con unas bermudas y unas chanclas; es imprescindible un traje de neopreno, debido a las bajas temperaturas del agua, así como una cuerda de gran longitud, unas zapatillas especiales y un casco.
  • Esta actividad no se debe realizar si está previsto que se desencadenen tormentas.
  • No es lo mismo tener una buena lancha neumática que pretender bajar con una colchoneta de las que se utilizan en la playa.
  • La complejidad en los accesos dificulta los escapes o posibles rescates, por lo que es imprescindible un seguro de accidentes o la tarjeta de la Federación Española de Montañismo, previa inscripción en algún club.
  • Hay que hacer gala de precaución y preparación. Para ello, se deben conocer los itinerarios de acceso, posibles escapes, material necesario, dificultades, longitud del recorrido y épocas recomendadas para efectuar el descenso.
  • No se entrará en un cañón si se tiene la certeza de que lloverá ese día o es época de deshielo en barrancos superiores que reciban el agua de la nieve.
  • Nunca se debe iniciar el descenso de barrancos en solitario y sin tener una información previa de su situación actual, además de las condiciones climatológicas. Es importante comunicar a los albergues o autoridades la trayectoria prevista y el tiempo estimado que llevará realizarla.
  • Es necesario conocer el recorrido y sus instalaciones junto con las referencias que proporcione la guía específica de la zona. Y adaptar el material a las necesidades técnicas.

Piragüismo o kayac

  El tripulante se introduce en una abertura de la embarcación denominada bañera, cubierta por un protector de goma que impide la entrada de agua en la nave. Los pies se apoyan en una barra transversal llamada reposapiés, cuya posición es regulable, o bien sobre dos soportes que se mueven por unas guías fijas. La embarcación se impulsa con una pala de doble hoja, distinta dependiendo del escenario donde se utilice, y en ocasiones cuenta con un timón manejado con los pies que resulta de gran utilidad para no ir a la deriva cuando soplan fuertes vientos. La posición normal para el tripulante es ir apoyado sobre sus rodillas impulsándose con una pala de una hoja, que varía de tamaño según la bravura de las aguas. Según el número de tripulantes, la denominación varía: K1, K2 y K4 para el Kayac y C1, C2 o C4 para la canoa, según sean manejadas por uno, dos o cuatro palistas. El material para la práctica del piragüismo lo forman la canoa o kayac, el casco, chaleco salvavidas, traje de neopreno y zapatillas deportivas. Dicho material suele ser facilitado por las empresas organizadoras de esta actividad.. Esta modalidad se desarrolla en el mar y los ríos, pudiendo ser estos últimos de aguas tranquilas o bravas. Las aguas tranquilas son lagos, embalses o canales adaptados, mientras que las bravas se caracterizan por la dureza de los descensos y la fuerza del agua, que encontramos en ríos de alta montaña o de fuerte caudal. En España son numerosos los lugares donde practicar el piragüismo, destacando el río Noguera Pallaresa, el embalse del Ebro y el río Sella, entre otros. El kayac es una de las modalidades piragüistas más espectaculares e innovadoras. Nació en los años 90 como una variante del piragüismo tradicional,y requiere gran habilidad y capacidad técnica del practicante. En un río de aguas bravas, las piedras del fondo producen en algunos tramos corrientes contrapuestas, en las que el piragüista puede permanecer retenido y ejecutar diferentes figuras, como si tratara de cabalgar la corriente en una variante fluvial del rodeo norteamericano. Su plasticidad, el hecho de no ser tan competitiva como otras y la relativa facilidad para topar con las localizaciones, ha propiciado una gran expansión de esta actividad durante los últimos años, en los que pruebas y campeonatos se han multiplicado por 10,, al igual que lo ha hecho el número de aficionados y deportistas que lo practican.

Recomendaciones

  • Antes de decidirse por la práctica de este deporte es aconsejable realizar un curso de iniciación en aguas tranquilas.
  • Es imprescindible saber nadar y desenvolverse bien en el agua.
  • Es necesaria una buena preparación física: el piragüismo requiere resistencia.
  • Es importante salir en compañía de otros piragüistas.

Rafting

No se requieren condiciones físicas especiales, pero sí es conveniente que el deportista guste de las emociones fuertes y sepa disfrutar con las sorpresas y con algún que otro remojón en un paisaje fluvial único. Basta conocer el manejo básico de la embarcación y las características de los ríos que se quiere descender para aventurarse en lugares sin gran riesgo. La época ideal para el rafting es la primavera, cuando los ríos bajan cargados con las aguas del deshielo de las nieves de montaña; para el verano quedan los ríos más caudalosos en los tramos de altura del Pirineo. Después de la 2ª Guerra Mundial, los norteamericanos reutilizaron las embarcaciones neumáticas usadas en los desembarcos para descender por los ríos de aguas bravas de Estados Unidos. Más tarde, en la década de los setenta, los franceses introdujeron en Europa la modalidad de descenso por los ríos de aguas bravas de una manera comercial. A mediados de los ochenta, este deporte se extendió desde Francia hacia países como España, Italia y más tarde Marruecos y Nepal, hasta convertir esta actividad en una práctica usual dentro de los deportes de aventura. En España, en 1985, piragüistas franceses y españoles convirtieron el río Noguera Pallaresa (Lleida) en uno de los más importantes de Europa en estas modalidades. El fenómeno se expandió hacia otras zonas fluviales, como el resto del Pirineo, Asturias, Cantabria y Galicia, hasta el punto de realizarse en circuitos artificiales, como el Parc del Segre en la Seu d'Urgell (Lleida). Gracias a esta modalidad, el público conoce y se interesa por otras actividades de río como el piragüismo o el hidrospeed. El rafting consiste en descender por los rápidos de los ríos tramos de 10 a 35 kilómetros, utilizando una embarcación hinchable de PVC (material muy resistente a golpes y rozaduras) propulsada por la fuerza humana mediante remos monopala. Una vez en el río, todos los componentes del raft forman un equipo coordinado por el monitor que hace de timonel. Esta práctica ya la realizaban antiguamente los madereros que transportaban los troncos por el río, una vez realizada la tala de los árboles; raiers en Cataluña, navateros en Aragón y almadieros en Navarra rememoran en cada lugar, ocasionalmente, este duro trabajo ya desaparecido. Los ríos tienen sus tramos calificados del 1 al 7 dependiendo del grado de dificultad. Hay que tener en cuenta que el río varía de caudal según las estaciones del año, la climatología y la acción del hombre; por tanto, un mismo tramo puede cambiar su grado de dificultad. Los mejores ríos para la práctica de este deporte son el Noguera Pallaresa y Noguera Ribagorcana en Lleida; Cinqueta, Gállego, Esera y Ara en Aragón, Bidasoa, en Navarra; el Deva que transcurre por Asturias y Cantabria, el Miño, Eume y Sil en Galicia, y el Cuadralfeo en Granada.

Recomendaciones

  • Se utilice mono completo o no (el "neopreno"), se calce botas o no, se va a acabar empapado, por lo que es fundamental que no importe demasiado la ropa que se lleve puesta (sobre todo las zapatillas de deporte). Es conveniente dejar ropa seca en el coche o autobús para cambiarse al terminar y no coger una pulmonía, aunque brille el sol.
  • Si lleva reloj, que sea sumergible. No son frecuentes las caídas al río, pero la barca se llena de agua, salpican otras barcas, en los rápidos cubren las olas la embarcación, ...
  • Si no gustan las emociones fuertes, evitar la época del deshielo, la primavera.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto