Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Deporte aventura: 93 empresas y 11 especialidades deportivas, a examen: Mucho que mejorar en comodidad y bastante en seguridad

Mochila a cuestas, muchas generaciones de aficionados al deporte inmerso en la naturaleza se han adentrado en la montañas y grupos excursionistas han practicado el senderismo o trekking en todas las épocas

Atención al público, demasiado elemental

Estas empresas tienen aún mucho que mejorar si quieren satisfacer a los clientes que entienden que el deporte aventura no está reñido con un poco de comodidad: el 47% de ellas suspende el examen de CONSUMER y un 19% se queda en un simple aprobado. Un dato que mueve a la inquietud es que el 62% de los responsables de las 93 empresas reconoce no ofrecer relación contractual alguna a sus clientes, un requisito que varias comunidades autónomas están comenzando a exigir. Lo máximo que llegan a rubricar (es decir, el compromiso que legalmente suscriben) es un documento en el que el cliente admite tener conciencia y aceptar las condiciones que impone la empresa, desde el pago por adelantado de la actividad asumir que la empresa no se responsabiliza en caso de accidente.

Por otro lado, sólo la mitad de estas empresas organiza actividades para minusválidos. Cambiando de tema, sólo el 8% de ellas deja para otras la realización de cursos de aprendizaje para las actividades que despliegan. El resto ofrece cursos. Un signo de la creciente profesionalización de estas compañias es que dos de cada tres abre sus puertas al público los doce meses del año y casi todas ofrecen a sus clientes el alquiler del equipo que necesitan. Pero la infraestructura dista de ser satisfactoria: sólo el 62% de estas empresas cuenta con una base o instalación acondicionada para la actividad deportiva. Y más de la mitad de esas bases carece de parking, mientras que el 13% no cuenta siquiera con vestuarios ni duchas. El 44% no tiene instalación alguna adaptada a disminuidos físicos y el 17% de estas bases carece de cualquier otro servicio adicional para el cliente, como cafetería o teléfono público.

En este aspecto de la atención al público, los peores deportes son la escalada, el descenso de barrancos y el kayac. Sólo uno, el hidrospeed, consigue un bien, y el resto se quedan en mediocres, si bien el rafting roza el bien. En general, lo peor es la casi inexistencia de contratos (con lo que ello supone de falta de compromiso de estas empresas para con sus clientes) las escasas actividades para disminuidos y la pobreza de las infraestructuras y servicios en los lugares donde se realizan los deportes y en las instalaciones de las empresas allí radicadas. El kayac o piragüismo y el flysurf son los deportes que menos meses al año se pueden disfrutar, frente a la caída libre, el ala delta o el buceo, disponibles todo el año. La actividad en la que más cursos se ofertan es en buceo y la que menos caída libre y kayac. En caída libre es donde más posibilidades encuentran los disminuidos físicos. Lo contrario ocurre en ala delta y puenting. Por otra parte, hydrospeed y ala delta cuentan con una mayor oferta de bases, frente a los deportes relacionados con la montaña: escalada y descenso de barrancos, mal equipados. En caída libre se ha anotado la mayor oferta de parkings. Y donde más contratos se realizan es en las firmas que ofrecen ala delta y donde menos las que organizan piragüismo o kayac.

Precios, enormes diferencias

Resulta difícil de entender la espectacular variación de precios existentes incluso en una misma disciplina deportiva: un día de escalada puede costar, por persona, desde 2.100 hasta 8.000 pesetas, una jornada de parapente, desde 5.000 hasta 11.000 pesetas, y una de ala delta desde 9.000 hasta 15.000 pesetas, siempre según la empresa con la que se contraten los servicios.

El deporte más oneroso es el ala delta, que sale a 11.500 pesetas. Son también caros el parapente (8.000 pesetas) y el rafting, el descenso de barrancos, el hidrospeed y el buceo, todos ellos en torno a las 5.000 pesetas por día y persona. Resaltemos que el tiempo que requiere la realización de cada disciplina deportiva es muy dispar. El puenting es el más barato: 3.000 pesetas de media por día. La lectura práctica de estos datos es que, a la hora de planificar una de estas prácticas deportivas conviene informarse para comparar los precios de varias empresas, pues las diferencias son importantes. Ahora bien, el precio no debe ser el único aspecto a valorar, ya que hay otros elementos esenciales, como la calidad de la propuesta deportiva, la cualificación de los monitores y el trato que dispensan, los seguros con que cuentan las empresas, los cursos que ofrecen, las instalaciones y servicios que acogerán a los deportistas... A buen seguro, algunas empresas ofrecerán prestaciones satisfactorias a precios competitivos. La labor del aficionado a estos deportes es dar con ellas. Muchos usuarios se desplazarán desde su lugares de origen hasta los enclaves naturales en que se realizan estos deportes-aventura, con lo que lo que se crea un gasto extra: locomoción, alojamiento, comida...

Un fin de semana, con apartamento y un par de días de deporte (rafting y descenso de cañones es una combinación muy habitual) puede salir por unas 12.000 pesetas, con monitor y alquiler de los equipos necesarios pero sin incluir viajes, comidas ni otros gastos.

Sin leyes específicas

Aragón está ultimando un decreto que regulará la actividad de las empresas de aventura y turismo activo en esa comunidad autónoma. El decreto excluye las actividades organizadas por asociaciones y federaciones deportivas, y obligará a las empresas a inscribirse en un registro y a ofrecer a los usuarios una información completa y veraz. Deberán, además, suscribir un seguro de responsabilidad civil de 100 millones de pesetas y emplear sólo a titulados oficiales. Cuando el decreto se apruebe, empresa y cliente tendrán que firmar un contrato.

Esta medida cambiará la situación actual del deporte aventura: muy frecuentemente, el primer contacto entre las partes (usuario y empresa) se establece minutos antes de iniciar la actividad y el único documento que existe es la factura. El borrador, que había logrado el acuerdo entre el Gobierno y la Asociación de Empresas de Turismo Deportivo de Aragón, formada por 22 compañías, ha sufrido un frenazo al añadirse nuevas normas sobre seguridad y medio ambiente. Este decreto está inspirado en el que se aplica desde 1991, aunque de forma sólo parcial, en Cataluña.

También Galicia y Cantabria cuentan con normas similares. En Galicia, su aplicación supuso la casi desaparición de las empresas dedicadas al turismo de aventura y en Cantabria el decreto tan sólo exige a las empresas que se inscriban en un registro. Encontrarás mucha más información (con la descripción de estas 11 disciplinas deportivas y recomendaciones específicas para cada una de ellas) en: www.consumer-revista.com.

Asistencia sanitaria al accidentado: ayudar, pero con cabeza

Pocos participantes en actividades deportivas en plena naturaleza dudarían a la hora de ofrecer asistencia médica o ayudar durante la evacuación de un enfermo o lesionado, ya fuera un miembro de su grupo o de otro. No hay dudas sobre la obligación ética de asistencia. No obstante, quienes deciden prestar ayuda médica en estas circunstancias adquieren responsabilidades legales bien definidas. Hay una situación legal distinta según los países y, por ello, conviene que quien se ve involucrado en un accidente se informe sobre cómo debe actuar en la zona donde se encuentre. Casi ningún país impone la obligación de ayudar a una persona en apuros. Un montañero puede negarse perfectamente a prestar ayuda a otro que pasa un mal momento, aunque corra riesgo mortal. Las obligaciones de auxilio en la naturaleza son de tipo ético o de costumbres tradicionales, no legales.

Cosa bien distinta ocurre, por ejemplo, en los accidentes de tráfico. Pero sí existe obligación legal de prestar cuidados médicos y otro tipo de asistencia si la persona que puede ayudar ha sido causa, por negligencia, del accidente. En el caso en que se decida prestar asistencia médica - aunque no sea exigida por ley-, conviene comportarse como lo haría una persona normal y prudente en condiciones similares. Porque quien ofrece asistencia a un accidentado puede verse perjudicado por una acusación legal por daños al lesionado, si los daños podían haberse evitado con unos cuidados correctos. Además, ciertas lesiones o enfermedades requieren una atención pormenorizada, una cualificación personal y unos tratamientos más complejos de los que se pueden ofrecer en plena naturaleza y sin utillaje médico. Los aficionados al deporte aventura deben conocer las técnicas de primeros auxilios. Los cuidados requeridos legalmente, de todos modos, son los razonables en las circunstancias que ocurren los problemas. La ley tiene en consideración la situación de la víctima, los riesgos que puede correr la persona que va en su ayuda, el equipo disponible y la condición física del grupo. Ahora bien, aunque ocasionalmente originen alguna causa judicial, es infrecuente que una ayuda voluntaria a un accidentado conlleve problemas legales. Casi nadie denuncia a quien que, en plena naturaleza, ofrece asistencia voluntaria a enfermos o accidentados. Por mucho que, movido por un impulso solidario, quien presta ayuda se equivoque.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto