Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Λ

Sectas y grupos destructores de la personalidad: Cuidado: respuestas definitivas a las dudas existenciales

Jóvenes de entre 20 y 30 años, con nivel socioeconómico medio, inteligencia normal, insatisfechos con la sociedad actual, con claros deseos de cambiar. Este es el perfil más habitual de las personas susceptibles de caer en las redes de las sectas

 

Es común también que vivan situaciones de crisis personal por razones afectivas o sociales y, por lo tanto, se encuentren en inferioridad de condiciones y con los mecanismos de defensa bajos ante estímulos provenientes del exterior. En esta coyuntura, los afectados buscan soluciones globales y definitivas a sus problemas personales. Y las iluminadas promesas de los grupos sectarios, ornamentadas con una retórica muy eficaz, pueden resultar muy atractivas.

Especialmente, en personas cuyo carácter tiende a la dependencia emocional de otras. Pero, de todos modos, no puede afirmarse que las personas captadas por las sectas padezcan mayoritariamente alteraciones psicológicas.

En su libro "Adictos a sectas", Pepe Rodriguez, periodista y escritor, señala que en España 200.000 personas pertenecen a estos grupos destructores de la personalidad, que captan adeptos que han de ser sumisos y fieles a la secta. Lo consiguen recurriendo al engaño y a técnicas de manipulación y control con el fin de conseguir los objetivos de los líderes de estos grupos, normalmente a costa de la explotación de las personas reclutadas. Tal vez, como afirma este investigador, la causa principal de la captación no está tanto en la capacidad persuasiva de los manipuladores como en la fragilidad personal de los jóvenes, porque "hemos hecho dejación de nuestra responsabilidad en un proceso educativo que debería tener como objetivo promocionar personalidades fuertes y emancipadas".

Cómo son las sectas

Si un grupo que pretende atraernos hacia sus actividades a nosotros, a nuestros hijos o amigos, reúne alguna de las características que siguen, sospechemos. Veámoslas: Exigen una dedicación excesiva, absorbente, casi una devoción, a alguna persona o idea, utilizan programas de modificación del pensamiento para convencer y controlar a sus miembros en un único y estricto patrón de creencias y valores, producen estados de dependencia psicológica en sus miembros, explotan a sus seguidores para conseguir objetivos, normalmente económicos, del grupo. Y causan daño psicológico en los seguidores y graves problemas en su entorno familiar, de trabajo y/o de amistades.

La secta persigue la transformación de la personalidad de sus seguidores para modificar sus interesesy valores y su tipo de relaciones. Para ello utiliza técnicas de manipulación psicológica, que se plasman en las diversas fases que vive el captado.

  • Fase 1.- La captación
    Para despertar el interés del candidato, se filtra la información que recibe el destinatario y se recurre al engaño para que el recién llegado desconozca los objetivos reales del grupo y los niveles de compromiso que irá adquiriendo. El captador o "gancho" utiliza su atractivo personal y ofrece seguridad y ayuda para ganarse al novato. A veces se magnifican las cualidades del recién llegado y otras, por el contrario, se ponen de manifiesto sus carencias y necesidades, presentando a la secta o grupo como la solución de todos los problemas. El grupo presiona y no deja que la persona reflexione sobre la propuesta. Se le obliga a comprometerse con los miembros del grupo para conseguir los objetivos marcados por el propio grupo.
  • Fase 2.- La conversión
    Cuando el individuo ya está interesado, comienza la fase de modificación de su personalidad para adecuarla a los intereses del grupo. Se manipula la información, seleccionando para el nuevo adepto exclusivamente lo que interesa al grupo. O se le reinterpreta la información: las críticas externas se presentan como calumnias, persecución, confabulación o como voluntad de desestabilizar. Además, se modifica el lenguaje habitual del recién introducido y se le proporciona la jerga o argot específicos del grupo, lo que acentúa la complicidad y refuerza el sentimiento y la conciencia de pertenencia a la secta. Que nunca será presentada como lo que es. Se organizan congresos, seminarios o conferencias en las que los dirigentes inculcan los principios y directrices de la organización. Finalmente, se configuran ante el ya adoctrinado dos mundos diametralmente distintos: el de la secta (en el que todo es correcto, lógico y verdadero) y el del exterior, donde todo lo que esté en contra de la organización es perverso, erróneo y perjudicial.
  • Fase 3.- La Retención
    Paulatinamente, el grupo va introduciendo en el individuo sentimientos de culpa y de temor ante la posibilidad de "traicionar" a la organización, con la intención de dificultar el posible abandono del colectivo. Se llega, a veces, al chantaje: no conviene abandonar la secta porque los líderes conocen aspectos íntimos de cada miembro, o porque sobrevendrán males sin fin.

No es el mismo de siempre

Los familiares y amigos le perciben raro, diferente. El grupo se ha adueñado de su personalidad de manera que vive casi esclusivamente para servir a los intereses de la secta. Se muestra ausente, se siente por encima de todo y en posesión de una verdad absoluta a la que los demás no han tenido la suerte o la lucidez de acceder. La alteración de su carácter, descrita en los manuales como "trastorno disociativo atípico", se caracteriza por una forma distante de relacionarse con los demás, sobre todo con quienes cuestionan su nueva forma de enfocar la vida. Se muestran más fríos y menos emotivos con sus seres queridos. A menudo, abandonan el trabajo o los estudios o convierten esos ambientes en un espacio en el que captar adeptos para la secta.

Afortunadamente, aun siendo intensa la manipulación, la mayoría de los contactados por las sectas consigue salir indemne de esos perniciosos núcleos de influencia. E incluso entre los captados, algunos conservan cierta autonomía. La organización los utilizará ante los indecisos para demostrar que en esa secta "todo el mundo puede entrar o salir cuando quiera."

En el comienzo, durante los primeros contactos con la secta, el individuo mantiene su identidad y la capacidad de relación con en personas ajenas al grupo. En la "luna de miel", una vez que el neófito está ya del todo identificado con los objetivos del grupo, se van evidenciando los cambios de personalidad y aumenta el sentimiento de pertenencia al grupo. Se exalta todo lo relativo al nuevo descubrimiento. Es, para el adepto, lo más maravilloso que le ha ocurrido en su vida. Ya no acepta observaciones sobre el grupo, rechaza cualquier crítica y se aleja de sus familiares y amigos. Son habituales los cambios bruscos de humor.

En la consolidación de la dependencia aparecen síntomas de infantilismo e inmadurez: se razona muy poco y queda anulada la capacidad de tomar decisiones. Surgen dificultades de relación en el entorno familiar y social, y se sufre una incapacidad para desenvolverse fuera de del grupo y para evaluar la propia conducta al margen de él.

Otra fase es, naturalmente, la salida del grupo, aunque algunos miembros permanecen de forma indefinida en la secta. Quienes huyen lo hacen porque aparecen dudas, por cansancio, por intervención terapéutica o porque el grupo, sin más, lo expulsa. Lamentablemente, esta no es la última etapa.

Quedan las secuelas: la experiencia en el grupo sectario produce trastornos que West define como "Síndrome de adoctrinamiento sectario" y Galper como "Síndrome de Persuasión coactiva".

Los síntomas: estados alterados de conciencia, incertidumbre, sentimientos de culpa, miedo, falta de confianza en uno mismo y percepciones paranoicas. Otros efectos más graves: psicosis reactiva esquizofrénica, episodios psicóticos y síntomas postraumáticos por estrés, incapacidad para mantener la atención, trastornos de la memoria, fobias, sintomatología psicosomática, fobias e incluso intentos de suicidio.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto