Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Donación de órganos: Gesto solidario de unos, segunda oportunidad para otros

 El trasplante es la única y última solución para miles de personas que sufren un deterioro irreversible de alguno de sus órganos vitales, que les augura una muerte segura a medio o corto plazo. De ahí la importancia vital de todo lo que concierne a la donación de órganos.

En 1999 se realizaron un total de 1.334 donaciones en España (en el 85% de los casos, se utilizaron varios órganos de cada fallecido), gracias a las cuales se pudieron practicar cerca de 3.500 trasplantes. A pesar de que en nuestro país, a lo largo del año pasado, tan sólo dos de cada ocho familias se negaron a donar los órganos de sus parientes fallecidos, el número de donantes sigue siendo insuficiente para las 5.000 personas que a fecha de hoy esperan un órgano. No obstante, el nuestro es el país con mayor tasa de donaciones del mundo, 33 por cada millón de habitantes, frente a las 22 de Estados Unidos, las 16 de Francia y Portugal, y las 15 de Suiza.

También disfrutamos de una posición relativamente privilegiada en cuanto a tecnología y realización del proceso de trasplante. Además, enviamos a otros países europeos órganos que, por diversos motivos, no pueden utilizarse aquí. Por todo ello, se habla del modelo español como ejemplo a seguir en un contexto mundial en el que la donación, un encomiable ejercicio de solidaridad con nuestros semejantes, ha sufrido una disminución generalizada.

El porqué de tantas donaciones

El éxito de este modelo es deudor de la pionera Ley de Trasplantes de 1979 y de sus reglamentos posteriores, desarrollados en el Real Decreto de 1980, que recogía principios decididamente promotores de la donación, como su gratuidad, el consentimiento presunto del donante fallecido y el principio de igualdad -no puede haber discriminación por sexo, raza, edad o condición socioeconómica- para los receptores de los órganos donados. Pero la necesidad creciente de trasplantes y los avances en medicina y biología ponían de manifiesto que los reglamentos precisaban una renovación que los adecuara al nuevo panorama social y biomédico.

El Real Decreto 2070/1999, que entró en vigor el pasado 5 de enero y prohíbe cualquier tipo de publicidad sobre la necesidad de un órgano o sobre su disponibilidad, viene a perfeccionar la ley anterior. Entre sus novedades, destacan dos: una, que el donante vivo (quien dona su órgano en vida, pongamos un riñón, para un trasplante) firmará la cesión de su órgano ante el juez y podrá cambiar de opinión en cualquier momento previo ala extracción; se establece un plazo mínimo de 24 horas entre la firma y la extracción. Y dos, que ahora se permite también la extracción de órganos a personas fallecidas por parada cardiaca, cuando anteriormente sólo se autorizaba la extracción en caso de muerte encefálica. La norma introduce, en consonancia, nuevos criterios médicos para el diagnóstico de la muerte por parada cardiorespiratoria.

Donación y trasplante

La donación es el gesto solidario por el que una persona decide donar un órgano, con el convencimiento de que (normalmente, tras su muerte) ese órgano ayudará a un semejante necesitado. Y el trasplante es el procedimiento mediante el que se implanta en el receptor un órgano o tejido que proviene de un donante. Podemos diferenciar dos grupos de trasplantes: de órganos (riñón, hígado, pulmones, páncreas, corazón, hueso, intestino, etc.) y de tejidos (médula ósea, células endocrinas, córnea, piel y tejido osteotendinoso ). Por otro lado, se habla de alotrasplante cuando el órgano procede de otro individuo de la misma especie, de autotrasplante si pertenece al mismo paciente y de xenotrasplante en caso de órganos que provienen de un animal de otra especie.

Uno de los problemas más recurrentes y graves en los trasplantes es el rechazo del organismo receptor al nuevo órgano. Por ello, deviene fundamental controlar los mecanismos del rechazo. Con esta finalidad, se estudian los sistemas de histocompatibilidad del donante y del receptor, de manera que resulten tan compatibles como sea posible. En la actualidad, se dispone de fármacos inmunosupresores (ciclosporina, corticoides) que ayudan a reducir las reacciones de rechazo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto