Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Potitos infantiles de frutas y de carne con verduras: Cumplen su función

Se han analizado tres potitos infantiles de frutas variadas y otros tres de carne con verduras, en ambos casos de Hero, Nestlé y Blédina. Se comercializan en tarros de 250 gramos, y sus precios oscilan entre las 504 y 636 pesetas por kilo. Los potitos de frutas más caros fueron los de Nestlé, salen a 628 pesetas el kilo, mientras que los de Hero y Blédina cuestan 588 pesetas el kilo. También Nestlé es el potito de carne con verduras más caro, a 636 pesetas por kilo. El más barato resulta Hero, a 504 pesetas el kilo, y Blédina cuesta algo más, 596 pesetas el kilo.

Los potitos constituyen una alimentación complementaria a la lactancia, que se introduce a partir del cuarto o sexto mes del niño, con el objeto de completar el aporte de energía y nutrientes que requiere el bebé. Además, ayudan a que el niño descubra nuevos sabores, y aprenda a masticar y tragar. Cumplen su función, porque facilitan la administración rápida y cómoda de alimentos nutritivamente interesantes para el bebé. Y todos los analizados son correctos y se hallaban en buen estado higiénico-sanitario. Los de frutas variadas se elaboran con melocotón, manzana y plátano, u otras como albaricoque, naranja o piña. A estas frutas se les añade agua o zumo y azúcar. Destacan por su elevada humedad y bajo contenido en grasas y proteínas. El nutriente mayoritario son los hidratos de carbono (20%), pero contienen bastantes minerales (como hierro y magnesio) y vitamina C.

Los de pollo y ternera con verduras se preparan fundamentalmente con verduras como zanahorias, tomates y guisantes, además de patatas, agua de cocción y, por supuesto, el pollo y la ternera. También contienen aceite vegetal y sal. Esta variedad se caracteriza por su mayor humedad, grasa (3%) y proteínas (5%), y menor cantidad de hidratos de carbono (7%). Además, debido a la carne, su proteína es de mayor valor biológico que el de los potitos de frutas.

En general, las seis muestras contenían pequeñas cantidades de sal (0,1% de media en los de frutas y 0,3% en los de carne con verduras), mientras que el almidón representaba desde el 0,4% al 5%. Este almidón se debe tanto a los ingredientes (como la patata) como a la adición de harinas o almidones con fines espesantes. Por otra parte, en tres muestras (en la de carne con verduras de Hero y en ambas variedades de Nestlé) se encontraron pequeñas cantidades de gluten, muy inferiores a los 200 ppm (partes por millón) establecidos como límite para alimentos denominados "sin gluten", aunque en hoy se baraja reducir el límite hasta 20 ppm (valor que tampoco superarían). Por último, el etiquetado fue correcto, pero no suficientemente exhaustivo en algunas muestras, y ello a pesar de que incluyen información nutricional, edad medida en meses a partir de la que se puede administrarlos e instrucciones para la correcta preparación y conservación.

Blédina es la única muestra que incluye lista cuantitativa de ingredientes, que señala el porcentaje de cada uno de los ingredientes, y que resulta muy interesante en estos potitos. Los de Blédina destacan por su mayor humedad y menor porcentaje de hidratos de carbono y valor calórico. Asímismo, su contenido en hierro y magnesio, así como en algunas vitaminas del grupo B, fue más elevado.

En Hero y Nestlé, el contenido en vitamina C fue mayor. Nestlé destaca por su mayor aporte proteico y calórico, mientras que el porcentaje de hidratos de carbono fue superior en Hero, que presentó también una mayor cantidad de proteina cárnica. Por otra parte, el contenido en hierro y magnesio fue superior en la variedad de carne con verduras y, dentro de ésta, en el potito de Nestlé.

A la hora de elegir la mejor relación calidad/precio, en los potitos de frutas destaca Blédina (588 pesetas el kilo), por su importante aporte de vitaminas y minerales y además su etiquetado es el mejor. En contrapartida, está su menor aporte calórico, que contribuirá en menor medida a satisfacer los elevados requerimientos energéticos del bebé.

En los de carne y verduras, Hero, el más barato, es una opción interesante, pero también los otros dos lo son: Nestlé por su mayor aporte de minerales y Bledina por su etiquetado y por su ausencia de gluten.

La alimentación del bebé

La alimentación en el primer año de vida de un niño o niña es muy importante, ya que el crecimiento y desarrollo son muy rápidos, y, en consecuencia, los requerimientos nutritivos de su organismo son muy elevados. La alimentación durante el primer año de vida se divide en dos etapas: hasta el cuarto ó sexto mes, y hasta el año. En la primera, se basa en la leche, materna, artificial (fórmulas de inicio), o la combinación de ambas (lactancia mixta). Sin embargo, a partir del cuarto-sexto mes se hace necesario aumentar la cantidad de energía e introducir nuevos alimentos, ya que la fisiología del bebé comienza a mostrarse más desarrollada. Así, se recurre a la inclusión en la dieta de alimentos semisólidos, mientras se mantiene la lactancia, generalmente artificial (fórmulas de continuación).

La alimentación semisólida complementa el aporte de algunos nutrientes, y ayuda a introducir en el niño el hábito de masticar y tragar, así como la recepción positiva ante los nuevos sabores, aromas y texturas. Sin embargo, es importante que la incorporación de estos alimentos se haga de forma adecuada y en el momento correcto. Por lo general, no deben introducirse antes de los 4-6 meses .

Qué tienen los potitos de frutas

Los potitos de frutas tienen un porcentaje de humedad muy elevado, entre el 75% de Nestlé y el 83% de Blédina. El de grasa, así como el de proteína, es muy bajo (entre el 0,2% y el 0,6%). Los hidratos de carbono son el nutriente principal, encontrándose en mayor medida en Hero y Nestlé (20,5% y 24%, respectivamente) que en Blédina (15%). Esta diferencia puede deberse a la adición de azúcar por las dos primeras marcas, según reconocen sus etiquetados. La normativa establece que en estos potitos de frutas los hidratios de carbono no deben representar más del 20% en los "platos de fruta" y del 25% en los "postres de fruta". Ninguna muestra contraviene lo establecido, porque Nestlé se presenta como postre de fruta.

En cuanto al valor calórico, es más elevado en Hero y Nestlé (cerca de las 100 calorías por cada 100 gramos) que en Blédina, probablemente debido al azúcar añadido. Por su parte, el contenido en minerales (indicado por el porcentaje de cenizas) es moderado (cerca del 0,4%) y homogéneo en las tres muestras. Se han analizado dos de ellos: hierro y magnesio. Blédina es rico en ambos, especialmente en magnesio (108 ppm, frente a los 78 ppm de Hero y los 88 ppm de Nestlé). En cuanto a las vitaminas, el análisis se ha centrado en la vitamina C y, en las del grupo B, concretamente en la B5, B6, y niacina. Nuevamente, Blédina presenta un mayor contenido en estas vitaminas que Hero y Nestlé, lo que se debe a la adición externa de estas vitaminas por parte de Blédina, según indica su etiquetado. La excepción es la vitamina C, añadida también en Hero y Nestlé, y cuyo contenido es más elevado en ambas muestras, especialmente en Nestlé. Por otra parte, el contenido en cloruros (indica la cantidad de sal) es muy bajo (0,1%) en las tres muestras. Hero y Nestlé contienen cierta cantidad de almidón (1,1% y 2,7%, respectivamente), empleado como espesante o gelificante. Su contenido es bajo en Blédina (0,4%).

Se ha analizado también la presencia de gluten, fracción proteica de cereales como trigo, cebada, centeno y avena, cuya presencia en la dieta no se recomienda para lactantes de menos de 6 meses; en niños celíacos, el gluten puede provocar problemas. En Blédina se encontró una modesta cantidad (13 ppm) de gluten. Todos los potitos estudiados lucen en sus etiquetas la mención de "alimentos sin gluten". En la actualidad, la legislación permite esta calificación a productos con un contenido en gluten inferior a 200 ppm. Sin embargo, se está reclamando una disminución de dicho límite. Una propuesta del Ministerio de Sanidad propone un máximo de 20 ppm para productos libres de gluten de forma natural (cuando ninguno de sus ingredientes lo lleva, como ocurre con estos potitos). En cualquier caso, los niveles de gluten encontrados no rebasarían siquiera este nuevo límite propuesto.

Potitos de pollo y ternera con verduras

El contenido en humedad es mayor en los de pollo y ternera con verduras que en los de frutas, así como el de grasa, proteína y minerales. Por el contrario, el de hidratos de carbono es notablemente inferior. El valor calórico de los de pollo y ternera con verduras (en ninguna muestra supera las 85 calorías por cada 100 gramos) es también inferior a los de frutas. El contenido en sal, sin embargo, es superior, aunque sigue siendo muy bajo (cerca del 0,3%).

El contenido en humedad es muy homogéneo, en torno al 83%, y el de grasa también (entre el 2% y el 3%). La normativa impone un máximo de grasa (6 gramos por cada 100 calorías), que las tres muestras respetan. En el contenido de proteínas se detectaron diferencias. Destaca Nestlé (6,9% de proteina frente al 4,5% de Blédina y al 4,9% de Hero). Hero contiene más hidratos de carbono (8,4%) que Blédina y Nestlé (entre el 6,5% y el 7%). En cuanto al contenido en cenizas, es también similar. Sin embargo, en cuanto a los dos minerales analizados, hay más hierro y magnesio en los potitos de carne y verduras de Nestlé. El menor contenido en ambos minerales correspondió a Blédina.

Si atendemos al componente cárnico, el valor de creatina total proporciona una cierta idea de la cantidad de carne empleada por el fabricante. Es similar en Blédina y Nestlé y ligeramente superior en Hero. Por otra parte, el análisis de identificación de especies cárnicas evidenció que sólo se usa en estos potitos carne de pollo y vacuno, como es preceptivo. De la norma se interpreta que la carne de ternera debe representar al menos el 25% del total de carne y que la suma de ternera y pollo debe representar más del 10% del peso del producto. Sólo Bledina indica el porcentaje de cada tipo de carne y cumple, según afirma, lo dictado por la norma.

Los análisis revelaron la presencia de almidón (puede provenir de los propios ingredientes o de la adición como espesante) en las tres muestras, e incluso en proporción superior a la de los tarritos de frutas. La cantidad de almidón fue moderada en Nestlé (2,7%), y más elevada en Blédina (3,8%) y Hero (4,9%). En cuanto al gluten, se encontraron pequeñas cantidades en Nestlé (14 ppm) y Hero (20 ppm).

Estado microbiológico, sin problemas

En cuanto al estado higiénico-sanitario de estos productos de consumo infantil, ha de ser necesariamente impecable. Se trata de alimentos que el bebé va a consumir tal cual en el caso de los tarritos de frutas, y tras un suave calentamiento en los de pollo y ternera con verduras. Por tanto, han de encontrarse prácticamente estériles para no dañar el delicado equilibrio de los pequeños comensales. Los resultados demostraron la nula o casi nula presencia de gérmenes en las seis muestras, por lo que su estado microbiológico resulta correcto.

Etiquetado, bien pero mejorable

El etiquetado de los alimentos para personas con necesidades especiales debería recoger más información que el de un alimento "normal", e incluir datos nutricionales, instrucciones de preparación y de conservación antes y después de abiertos, recomendaciones para el buen uso del producto, además de las indicaciones habituales como la fecha de caducidad, lote, peso neto...

Todas las muestras contienen información nutricional exhaustiva e indican la edad a partir de la cual se pueden incluir en la dieta del bebé (en la variedad de carne con verduras, todos señalan 6 meses, aunque en frutas, Hero y Blédina se sugieren los 4 meses). Pero sólo Blédina especifica sus ingredientes de forma cuantitativa, interesante en los potitos de carne con verduras, que contienen ingredientes de diversos tipos. Asimismo, incluyen en sus etiquetados menciones como "no añadir azúcar" (en los de frutas), o "no añadir sal" en los de carne con verduras. Como se sabe, la ingesta excesiva de azúcar y sal no es beneficiosa para el bebé.

Las etiquetas incorporan leyendas como "sin gluten" (en todas las muestras y variedades), "sin huevo" (en todas, menos en Blédina frutas), "sin leche" y "sin lactosa" (excepto en Blédina). No conviene administrar a los niños alimentos con gluten antes de los 6 meses, ni clara de huevo antes de los 12 meses. En cuanto a la lactosa, es perjudicial sólo para bebés que manifiesten intolerancia a dicho componente.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto