Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Extraescolar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Parques infantiles: Los parques infantiles entretienen a los hijos y "liberan" a los padres

Un grupo de empresarios mexicanos inspirados en sus propios hijos anunció, en noviembre de este año, que exportará a Europa, Estados Unidos, América del Sur y Asia 200 diminutas ciudades diseñadas especialmente para que los niños y niñas puedan jugar a ser mayores

La nueva iniciativa desborda fantasía, y pretende revolucionar un mercado, el del ocio infantil, que, en plena expansión, cuenta sus beneficios en miles de millones. Al menos, esta iniciativa trasladada a España supondría la prematura innovación de un sector que no ha hecho más que despegar. Chiqui Park es, junto a Camelot y Multiaventura, la empresa española más pujante en el negocio de los parques infantiles, y emprendió su andadura en 1994, con la inauguración en Pamplona de su primer centro. Tres años después, en 1997, Chiqui Park cifró su facturación en mil millones de pesetas, y hoy, su red suma ya 35 parques infantiles que operan en diferentes ciudades. "Nuestra filosofía consiste en el diseño de grandes espacios de ocio que permiten a los peques divertirse sin limitaciones, de una forma sana, sin máquinas, sin riesgos y desarrollando al máximo su psicomotricidad", explican desde esta empresa.

En qué radica el éxito de estos parques

A tenor de los resultados económicos obtenidos por esta empresa, la idea parece buena, pero especialistas en educación infantil entienden que la razón del éxito de iniciativas como ésta se explica por otros factores bien distintos como, por ejemplo, las restricciones que, cada vez más, sufre el juego libre y espontáneo de los más pequeños. Las casas son pequeñas y siempre se corre el riesgo de que algo valioso se rompa, las calles de las ciudades encierran peligros todavía desconocidos en los pueblos, los peques dedican cada vez más tiempo de ocio a ver la televisión o a actividades extraescolares (normalmente, dirigidas por adultos), y qué decir de sus dificultades (por tiempo y espacios) para quedar con los amigos de juegos. Ante este panorama, los parques infantiles se convierten en el lugar ideal para paliar en cierta medida esas barreras, proporcionando un espacio seguro de juegos donde, sin la intromisión de los adultos, todo está pensado para el disfrute de los más pequeños de la casa, que, por cierto, no son pocos.

Estos parques están configurados para acoger a niños con edades comprendidas entre uno y 12 años, un amplio arco que garantiza a las empresas gestoras de estos centros un número importante de usuarios potenciales. Según el último balance del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España viven unos 6 millones de niños menores de doce años. Chiqui Park, Camelot y Multiaventura informaron a CONSUMER de que cada uno de sus centros recibe de media cada mes a unos 8.500, 6.000 y 2.800 niños, respectivamente.

Pero, ¿quién es el verdadero destinatario?

El éxito de los parques infantiles viene refrendado, además, por otra cuestión bien distinta y relacionada directamente con la actitud de los padres. En general, su confianza en estos centros parece plena -"los niños se divierten mientras están seguros", piensan-, y, a cambio, cuentan con la oportunidad de habilitar para su propio disfrute parte de su tiempo de ocio.

En este contexto, hay que otro factor que ha comenzado a influir en el reparto del tiempo de ocio de muchos matrimonios: la progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral. Y eso que todavía, en España, la ocupación laboral de la mujer no se acerca a las medias de otros países, por lo que, cabe suponer, dispone de más tiempo para estar con sus hijos. El informe elaborado por el Ministerio de Trabajo al cierre del tercer trimestre de 1999 refleja que, en España, el desempleo femenino (22,8%) duplica al masculino (10,8%), cuando en otros países como Estados Unidos, Suecia o Gran Bretaña el paro afecta a más hombres que a mujeres (en la Unión Europea, el paro de la mujer no llega al 13%).

Por otro lado, el contexto en que se mueve el negocio de los parques infantiles podría ser todavía más favorable si las variables demográficas no fueran tan negativas. Según los resultados de una encuesta dada a conocer por el INE el pasado mes de diciembre, España tiene la tasa de natalidad (1,07 hijos por mujer) más baja del mundo: la India llega a 3,2 hijos; Estados Unidos, a 2,06; China registra 1,8 hijos por mujer; la Unión Europea alcanza de media los 1,4 hijos; y otros países europeos como Irlanda, Dinamarca, Francia, Luxemburgo, Finlandia o el Reino Unido presentan una fecundidad media por encima de 1,7 hijos por mujer.

Se da por supuesto que el escaso número de nacimientos, en España o en otro país del planeta, supone un freno para cualquier iniciativa empresarial que pretenda obtener beneficios en el ámbito infantil. Y nada indica que este problema (que se viene agudizando desde 1970, cuando cada familia española tenía de media casi tres hijos), vaya a solucionarse en los próximos años, cuando, para garantizar el reemplazo generacional, se necesitaría llegar a un mínimo de 2,1 hijos por mujer.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto