Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Efecto 2000: Persisten algunas dudas, pero estamos tranquilos

El calendario avanza inexorable, y la mítica fecha del uno de enero del 2000 está tan cercana que en muy pocas semanas podremos comprobar cuánto había de verdad y de exageración o alarmismo en las anunciadas repercusiones del Efecto 2000

Informático-dependientes

  La enorme dependencia que respecto de los sistemas informáticos sufre todo el entramado económico y social del mundo desarrollado ha magnificado hasta límites insospechados las dimensiones de un problema aparentemente sencillo. El uso estandarizado , desde hace más de 30 años, de sólo las dos últimas cifras en los ordenadores y otros muchos sistemas para codificar los años (con la finalidad de ahorrar memoria informática, muy cara hasta hace pocos años) puede ocasionar, con la llegada del 2000, graves perjuicios y anomalías en el funcionamiento de muchos servicios que utiliza el ciudadano, además de perjuicios económicos de la más diversa índole. Y ello porque en el paso del año 1999 al 2000, los ordenadores y cualesquiera otros sistemas que utilizan fechas de sólo dos dígitos pueden entender que el nuevo año es el 00, es decir, el 1900, con las repercusiones que ello generaría. A pesar de las muy cuantiosas inversiones realizadas por las empresas y la Administración(se estima que en todo el mundo supondrán en torno a los dos billones de pesetas, y en España más de 100.000 millones) para solucionar los fallos, se teme que el esfuerzo pueda resultar insuficiente. El Instituto Nacional de Consumo, sin ir más lejos, ya ha adelantado que los ciudadanos podrán exigir reparación gratuita de los productos que sufran desperfectos a causa del efecto 2000, siempre que los hayan adquirido después del uno de enero de 1996, fecha en que estima que se conocía el problema y se podían prever sus consecuencias.

A fecha de hoy, tanto las Administraciones centrales y autonómicas como las grandes empresas aseguran haberse adaptado al efecto 2000, y muy probablemente, no pequen de optimistas. Pero se teme que pequeñas empresas y ayuntamientos de localidades poco pobladas, según todos los indicios insuficientemente adaptados al efecto 2000, puedan sufrir problemas que a su vez podrían causar repercusiones en cadena que afectarían al conjunto de la población. Porque no se trata tan sólo de los problemas objetivos, sino también de la reacción que susciten éstos en los afectados y en la situación de alarma social o psicosis que podría producirse si se cumplieran los peores augurios.

Los ordenadores, la asignatura pendiente

Volviendo a la encuesta, los ciudadanos prevén escasas las repercusiones del efecto 2000 en sus propios hogares. Siete de cada diez personas que tienen alarma en su casa aseguran que la tienen preparada para que no acuse el efecto 2000. Y sólo el 7% de ellos dijeron que aún no estaba adecuada. Pero con los ordenadores, la situación es bien distinta: seis de cada diez de quienes poseían ordenador doméstico afirman que el suyo no sufrirá problemas en el paso al 2000, pero hay un amplio grupo de usuarios (el 22%) que cree que su ordenador no está adaptado y otro igualmente numeroso (el 15%) que, simplemente, no lo sabe. En este apartado, los hombres se mostraron mejor informados que las mujeres.

Una de las pocas conclusiones intranquilizadoras de este estudio, antes avanzada, es que a la inmensa mayoría (70%) de los ciudadanos nadie les ha informado sobre si su ascensor está preparado para superar el paso al 2000 sin problemas. Y se sabe que los ascensores electrónicos no adaptados podrían sufrir problemas.

CONSUMER, ante la previsión del significado simbólico que algunas personas podrían atribuir a la redonda cifra del año 2000, preguntó a los ciudadanos si temían que el cambio de año venga acompañado de alguna catástrofe. Las respuestas, en cierto modo, fueron sorprendentes: uno de cada 40 ciudadanos respondió afirmativamente. Y la proporción aumenta en los entornos rurales y entre las mujeres. Esta catástrofe será un desastre natural para la mitad de quienes la vaticinan.

Dudas y desinformación

Tanto las empresas como la Administración aseguran haber adoptado las medidas necesarias para neutralizar los muy diversos problemas que puede generar este peculiar cambio de año. Sin embargo, el estado de opinión al respecto demuestra que la confianza de la ciudadanía no es total: el 12% de los trabajadores encuestados creen que su empresa no se ha adaptado al efecto 2000 y uno de cada cuatro reconocieron no tener información alguna sobre el particular. Se comprueba, así, que persisten las dudas en buena parte de la población ante la eficacia de las iniciativas empresariales para hacer frente al problema; y, que por otro lado, la estrategia de comunicación de las empresas para con sus empleados sobre este tema concreto ha sido en muchos casos inadecuada o, cuando menos, muy mejorable.

En cuanto a la opinión de los ciudadanos sobre las medidas adoptadas por las diversas áreas de las Administraciones públicas, son mayoría (53%) quienes confían en que lo hecho es suficiente, pero hay un importante grupo (el 17%) de ciudadanos que estiman insuficiente el despliegue realizado para la adaptación de los servicios y sistemas para este paso al 2000.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto