Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Naturaleza

Λ

Agua: Hacia un futuro transparente

La importancia que el ser humano concede al agua desde la más remota antigüedad hizo que en las primeras teorías acerca de la constitución de la materia se considerara, junto al fuego, la tierra y el aire, el elemento indispensable en la formación de los cuerpos.

Las reservas de agua en la Tierra se mantienen desde entonces a niveles similares, tanto es así que si repartiéramos las actuales existencias entre los habitantes de todo el mundo, a cada uno nos correspondería el equivalente a unos 300 mil millones de litros. Pero, por desgracia, el 97% de este agua es salada, y del agua restante, el 95% permanece en estado sólido, en forma de hielo.

El agua como recurso industrial, social y doméstico

  La insuficiencia de agua es hoy un problema casi generalizado en todo el globo terráqueo, cuando hasta hace relativamente poco tiempo esta carencia se consideraba exclusiva de las regiones más áridas y secas. Conforme pasa el tiempo, los países desarrollados se muestran cada vez más dependientes del agua. Pero, incomprensiblemente, las sociedades más avanzadas caen en una progresiva infravaloración de este elemento, lo que desemboca, en ocasiones, en un continuo derroche de este bien escaso. Un ciudadano europeo occidental gasta, directamente en su hogar e indirectamente a través de los servicios, la industria y la agricultura, más de 500 metros cúbicos de agua al año, mientras que un estadounidense supera los 1.000 metros cúbicos.

Por contra, el consumo en las zonas rurales de ciertos países subdesarrollados es de unos 15 metros cúbicos por persona y año. A esto debemos sumar que los consumos industriales de agua son cada vez mayores: de 80 a 1.000 metros cúbicos por tonelada de papel; de 60 a 300 metros cúbicos por tonelada de acero, y millones de metros cúbicos al año en la refrigeración de las centrales nucleares.

Una política mundial del agua

La escasez y la desigualdad en el reparto del agua exigen medidas tecnológicamente globales, que parece requerir de la actuación de un organismo internacional (hoy inexistente) que gestione, por ejemplo, un proyecto para la desalinización del agua marina a gran escala, en aras de abastecer los núcleos urbanos costeros de las zonas más áridas. Una política global también podría impulsar investigaciones sobre la posibilidad de controlar el ritmo y el volumen de las precipitaciones para provocarlas con medios químicos en las zonas donde sea necesario. O se podría plantear el transporte de icebergs hasta plantas potabilizadoras costeras, y un mayor aprovechamiento de los ríos en su desembocadura al mar y, sobre todo, una explotación eficiente de las aguas subterráneas, evitando su contaminación por filtraciones de productos de desecho. En fin, toda una serie de iniciativas a nivel planetario o de muchos países que exigen el nacimiento de una organización internacional que vele por el control y la potenciación de los recursos hídricos del planeta.

Potable y contaminada

Agua contaminada es aquella que no se puede utilizar en una determinada función (agrícola, industrial o urbana) por la presencia de sustancias químicas, materias en suspensión u organismos vivos o muertos. O porque presenta una temperatura elevada o alguna forma de radiación. No obstante, el criterio de potabilidad del agua depende en mayor medida del uso al que esté destinada. Sin ir más lejos, las labores agrícolas no precisan una calidad del agua similar a la de los procesos industriales, ni éstos la misma que la del consumo humano. Sepamos también que una depuradora convencional no puede tratar y potabilizar cualquier tipo de agua. Los cianuros, el cromo y el plomo, por ejemplo, son sustancias cuya eliminación exige procesos especiales, de ahí su peligrosidad cuando se vierten directamente a un caudal de agua. En estos casos, sólo hay una solución: suspender temporalmente el suministro que procede del foco contaminado y esperar que el caudal arrastre las sustancias venenosas.

Qué contamina el agua

  • Los sólidos en suspensión, que proceden de los suelos y subproductos industriales, y provocan efectos como la obstrucción o relleno de corrientes, lagos, embalses y canales, así como un aumento del coste de depuración, la corrosión de equipos y una amenaza para la vida animal y vegetal, entre otros perjuicios.
  • El agua caliente vertida por plantas de energía, fábricas de acero, refinerías y unidades de refrigeración, reduce el oxígeno en ríos y lagos, provocando una descomposición lenta o incompleta de los contaminantes, con el consiguiente daño para la vida acuática.
  • Los compuestos inorgánicos, como la sal común, los ácidos, las sales metálicas... son también contaminantes típicos que proceden de la minería, procesos industriales y depósitos naturales. Provocan efectos tóxicos más o menos aparentes sobre el hombre y la vida silvestre, como mal olor, mal sabor, corrosión de equipos...
  • Los nutrientes compuestos de fósforo y de nitrógeno, principalmente, se pueden encontrar en aguas residuales urbanas e industriales, y producen un crecimiento excesivo de la vida vegetal acuática, un aumento de la demanda de oxígeno, mal sabor y mal olor.
  • Los residuos que demandan oxígeno. Son materias orgánicas que se pueden pudrir y que aparecen reducidas normalmente por bacterias aerobias, que requieren oxígeno. Proceden de residuos domésticos e industrias de la alimentación, y causan daños a la fauna fluvial y marina.
  • Los compuestos orgánicos tóxicos, como detergentes y pesticidas, y algunos subproductos de residuos domésticos e industriales. Son una amenaza para la pesca y la vida silvestre.
  • Los contaminantes biológicos, o agentes de enfermedades, como los virus y las bacterias. Se hallan en residuos humanos o animales, y plantean la necesidad de un tratamiento intenso del agua para hacerla potable. Su aparición provoca grandes pérdidas en la industria pesquera, especialmente marisquera, así como limitaciones en el uso recreativo del agua.

Para consumir menos agua

  • Diez gotas de agua por minuto equivalen a 2.000 litros desperdiciados al año,. Por tanto, la primera medida es reparar, lo antes posible, cualquier fuga en los grifos.
  • Mejor ducharse que bañarse, ya que se reduce no sólo el consumo de agua, sino también el de energía: en una ducha se consumen unos 30 litros de agua, mientras que los 200 litros que se consumen en un baño. Si además se cierra el grifo del agua en la ducha durante el enjabonado, se ahorran 10 litros más.
  • Reducir el volumen de la cisterna del inodoro. Basta con introducir un simple ladrillo para ahorrar más de un litro de agua en cada uso.
  • Cerrar el grifo durante el cepillado de los dientes, ya que se pueden ahorrar hasta 5 litros de agua en cada ocasión.
  • Un tapón en el lavabo durante el afeitado evitará un gasto de agua innecesario.
  • Para no contaminar el agua, se recomienda no tirar todo tipo de restos por el inodoro, ni verter el aceite usado por el fregadero porque su mezcla con el agua es la más difícil de separar. Como solución factible, es mejor guardarlo en un recipiente cerrado o empaparlo en papel, para tirarlo después a la basura.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto