Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Nueva Ley de Propiedad Horizontal: Llevarse bien con los vecinos, para que todo funcione

Un día es por las molestias de un vecino ruidoso, otro por la diferencia de criterio en la Junta de Propietarios ante la realización de obras en la fachada o el reparto del gasto de reparación del tejado.

 Estalló la tensión porque no había manera de convencer al vecino que se resiste a pagar la cuota de comunidad, o por una discusión con el inquilino del piso de arriba por el agua de las macetas que mancha nuestra terraza...

Estalló la tensión porque no había manera de convencer al vecino que se resiste a pagar la cuota de comunidad, o por una discusión con el inquilino del piso de arriba por el agua de las macetas que mancha nuestra terraza ... Los conflictos o desarreglos entre vecinos forman parte de nuestra vida cotidiana. E incluso reclaman, en ocasiones, lo mejor de nuestra inteligencia y de nuestra capacidad de autocontrol para que estas situaciones de tensión se resuelvan positivamente sin degenerar en riñas y desencuentros, siempre indeseables pero más aún con personas a las que hemos de ver con frecuencia y con las que compartimos un bien común: nuestra comunidad de vecinos. Porque una cosa es que nos llevemos bien o mal con los vecinos (somos todos tan nuestros...), y otra bien distinta es que nuestra incapacidad para llegar a acuerdos cause graves problemas de funcionamiento en la comunidad que, antes pronto que tarde, deteriorarán nuestra calidad de vida.

Para que su funcionamiento sea eficiente, las comunidades de vecinos requieren de una gestión global acertada (profesional o no) y suficientemente consensuada por los propietarios de las viviendas o locales. Si no se alcanzan acuerdos de modo que las decisiones permitan afrontar los gastos y resolver con diligencia tanto los problemas que van surgiendo en el día a día como los extraordinarios, la comunidad de vecinos puede verse frenada en su gestión o lastrada por conflictos sin fin, con las negativas consecuencias que ello acarrea a los servicios por ella prestados y disfrutados por todos los vecinos.

La Ley de Propiedad Horizontal, aprobada el 21 de julio de 1960, reglamentaba por vez primera las cuestiones principales que afectan a una comunidad de vecinos pero no siempre servía para solucionar los problemas. Quedaban demasiados flecos sin concretar, lo que que propiciaba que algunos asuntos (entre ellos, el de los morosos y el del régimen de acuerdos para instalar servicios, como el ascensor) nunca se solucionaran y que otros problemas durmieran el sueño de los justos en los tribunales que, colapsados, echaban en falta una mayor concreción legislativa que les ayudara a dictar sentencias.

La nueva LPH, más eficaz para resolver los problemas de hoy

Reformada desde entonces en tres ocasiones, en 1988, 1990 y 1992, a finales del pasado mes de abril entró en vigor el nuevo texto de la Ley de Propiedad Horizontal. Las aportaciones más relevantes de esta nueva LPH, saludada casi unánimamente como positiva son, por una lado, las eficaces herramientas con que dota a la comunidad para cobrar las deudas de los vecinos morosos; por otro, el establecimiento de un nuevo régimen de acuerdos (unanimidad, mayoría de 3/5, mayoría simple, ...), más flexible y operativo que el anterior al exigir la unanimidad en menor número de situaciones. Otra mejora de esta bienvenida LPH es que faculta mejor a la comunidad para la toma de decisiones cuando los vecinos no acuden a las Juntas o no recogen las citaciones (en realidad, compromete mucho más que la anterior ley a los vecinos cuyo piso es segunda vivienda y que la ocupan sólo ocasionalmente). Por último, cabe también destacarse que se facilita la instalación de antenas parabólicas de TV colectivas e individuales.

Según los servicios jurídicos de CONSUMER, puede entenderse que esta nueva LPH ayuda a una mejor conservación de los edificios (se obliga a los vecinos, entre otras medidas, a contribuir a un Fondo de Reserva equivalente al 5% del presupuesto anual de la Comunidad, cara al mantenimiento del edificio. De cualquier modo, no olvidemos que siguen siendo los tribunales quienes deben interpretar esta ley en caso de conflicto. Por ejemplo, cuando se trata de determinar si es necesario sustituir por una nueva la puerta del portal o si es suficiente con pintarla. El problema es decidir si la obra es necesaria o de mejora. Es muy importante, porque si fuera necesaria, sería suficiente el acuerdo de la mayoría de los vecinos y todos habrían de contribuir al gasto ocasionado. Sin embargo, si se consideera mejora, quienes se mostraran disconformes con la sustitución de la puerta no estarían obligados a contribuir al pago, salvo que el importe no sea superior al equivalente a tres cuotas mensuales de la comunidad.

Si la obra es necesaria, basta con la mayoría. Si se trata de una mejora, hace falta la unanimidad.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto