Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Raquetas de tenis: Deben adecuarse al tipo de juego del usuario

Se han analizado ocho raquetas (Yonex Graflex, Slazenger Mistique, Prince Tech pro, Wilson Ultraseries, Head DWP Tech, Pro Kennex Syntex, Dunlop Power series y Babolat Classic lite), todas ellas de prestaciones medias y para personas en edad senior y de potencia física media. Están fabricadas en grafito o grafito con fibra de vidrio. Los precios son parecidos, si bien destaca, Pro Kennex Syntex (16.950 pesetas) como la más cara y Prince Tech pro como la más barata (10.895 pesetas). Son, todas ellas, bien diferentes en características y prestaciones.

  A la hora de elegir, el usuario no debe dejar influirse por el precio o la notoriedad de marca del producto; lo acertado es elegir la raqueta que mejor se adecúa a sus posibilidades técnicas y físicas, a las características de su juego y a sus propias preferencias personales. No necesita la misma raqueta un jugador con saque muy rápido y que acostumbra subir a la red a volear que quien prefiere jugar más reposadamente desde el fondo de la pista colocando sus golpes a pocos centímetros de las líneas. Ni tampoco el tenista que lifta con efecto muchas pelotas, que aquel que se decanta por el golpe fuerte y de potencia, que busca alejar al contrario de la red. Dada la dificultad de la elección y el alto importe de este producto, quien desee comprar una raqueta que le ofrezca buenas prestaciones, debe dejar asesorarse por un experto y hablar con el vendedor (mejor si se trata de un especialista en tenis) y, tras describirle las características de su juego, solicitarle el necesario consejo.

De cualquier modo, este análisis puede ayudar a elegir a quienes piensan adquirir una raqueta como las aquí estudiadas, de precio y prestaciones medios y válidas tanto para quien empieza en este deporte como para el tenista ya iniciado que no busque prestaciones excelentes, proporcionadas por modelos más caros y específicos, más propios de quienes juegan al tenis de competición ya sea como aficionados o ya en profesionales.

Tras medir y evaluar las características de cada raqueta (longitud, centro de gravedad, dureza del mango, superficie y dureza del cordaje, índice inercial, rigidez de flexión y de torsión, etc.) y cotejarlas con sus respectivos precios, se concluye que si el usuario se decanta por la potencia de su golpe, la mejor elección es Dunlop Power series, que vale 11.500 pesetas. Si prefiere una raqueta que prime el juego técnico (para, por ejemplo, liftar la pelota o conferirle efectos), la opción más acertada es Prince Teach Pro, que sale a casi 10.900 pesetas. Y si el jugador se inclina por la apuesta más segura, una raqueta polivalente con prestaciones aceptables en todo tipo de juego, la más recomendable es Babolat Classic lite, que cuesta 11.700 pesetas y se convierte en la mejor relación calidad-precio de este análisis comparativo.

Cada tipo de jugador, una raqueta

La potencia, la precisión, la comodidad de juego que permite y su manejabilidad, son los principales parámetros que deben influir en la decisión del deportista a la hora de elegir una raqueta. Ya sea principiante, aficionado experto o incluso profesional, el jugador ha de evaluar cuál es el tipo de juego en el que más destaca o aquel que prefiere o tiende a desarrollar (saque, volea, juego en la red, fondo de pista, efectos cortados o liftados...) y sus propias condiciones físicas, puesto que siempre hay una raqueta que se adaptará mejor que las otras a su perfil de jugador. El mercado ofrece raquetas específicas para jugadores muy potentes que practican un saque preciso y enérgico y tienden al juego de volea, así como otras más flexibles o "blandas", apropiadas para los efectos cortados o liftados y para el juego en la red. Los principiantes necesitarán raquetas cómodas y manejables, puesto que en ellos el número de golpes imprecisos o mal conectados será mayor que en un jugador experto. Así, los noveles no deben caer en la tentación de usar caras raquetas caras diseñadas para tenistas consumados o muy especializados en un tipo de juego.

El alto nivel de juego y la especialización en determinado tipo de golpes y de juego de los tenistas expertos les permite usar raquetas de las que sólo ellos obtienen el rendimiento óptimo. Por todo ello, para el debutante lo más sensato es comenzar con una raqueta cómoda y económica que le facilite el aprendizaje de todas las facetas de este deporte que, no nos engañemos, es técnicamente muy complejo. Y posteriormente, ya adquirida cierta experiencia, tendrá tiempo el tenista para pasar a una raqueta de mejores o más específicas prestaciones, que será inevitablemente más cara, pero deberá resultar acorde con el tipo de juego que desarrolla.

Potencia para sacar y volear

Los elementos que influyen en que una raqueta sea potente y permita propinar golpes violentos y precisos, son su peso, la rigidez de su marco, una posición elevada del centro de gravedad y una suficiente dureza en el cordaje. Todo ello unido, por supuesto, a la propia fuerza del jugador. No olvidemos que la raqueta no juega, y que es esta quien debe adaptarse al tenista y nunca al revés.

Es mucho más fácil cambiar de raqueta que de forma de juego. Y por mucho que nuestra herramienta sea una maravilla para liftar, si no sabemos realizar esa jugada de muy poco nos servirán sus excelencias técnicas. Hoy día, y gracias a la aparición de nuevos materiales como el grafito y la fibra de vidrio, las raquetas son muy ligeras. Entre las analizadas, el peso oscila entre los 278 gramos de Yonex Graflex y los 326 de Slazenger Mistique, siendo el del resto parecido, en torno a los 310 gramos.

La rigidez del marco de la raqueta influye en su potencia y también en la precisión de los golpes y la comodidad de juego. Los marcos más rígidos son los que menos se deforman con el impacto de la bola, y los que más energía imprimirán a la pelota en el golpeo. La rigidez de la raqueta la indican en laboratorio la rigidez de flexión estática, la rigidez transversal y la rigidez de torsión estática. Cuanto menores sean estos valores, menor será la deformación de la raqueta y, por tanto, más rígida será. Slazenger Mistique y Dunlop Power fueron las más rígidas. Y las menos rígidas son los modelos estudiados de Head, Yonex y Prince.

El centro de gravedad de la raqueta es, por su parte, otro factor que influye en la potencia del golpe que se transmite a la pelota. Puede encontrarse en el mango, en el centro o en la cabeza de la raqueta. Cuanto más arriba se localice el centro de gravedad, más potente será la raqueta. Destacaron Yonex, Prince, Dunlop y Babolat, las cuatro con el centro de gravedad en la cabeza de la raqueta.

En cuanto al cordaje, una superficie amplia facilita el golpeo de la pelota con mayor efectividad pero en detrimento de la precisión y control del golpe. La raqueta con más cordaje es la de Prince, con 335 centímetros cuadrados, y la más pequeña es la de Babolat que apenas llega a los 300. La mayoría se mueven en torno a los 315-320 centímetros cuadrados de cordaje.

En dureza del cordaje, el valor obtenido en laboratorio por Babolat se considera bueno ya que el hundimiento del cordaje en el ensayo fue bajo (se trata de un cordaje duro), lo que representa que el tiro pierde poca potencia. También destacaron en la dureza del cordaje Prince y Slazenger. Las menos potentes en este aspecto fueron Yonex y Prokeenex.

En resumen, pueden considerarse como las más potentes de las estudiadas a las raquetas Dunlop y Slazenger.

Buscando las líneas

La precisión con que un jugador coloca sus voleas también se ve afectada por el tipo de raqueta. El factor que más influye en la precisión es la rigidez o blandura de la raqueta. Cuanto más rígido sea el cuadro de la misma, más precisión tendremos a la hora de golpear la bola. Dunlop es una de las más rígidas y, junto con Slazenger, también muy rígida, una de las más precisas. Wilson es una raqueta de precisión buena, debido a los valores de rigidez de torsión estática y transversal que la hacen apta para todo tipo de juego y en especial para el juego en la red. Una menor rigidez haría que la raqueta fuera flexible y aunque pierda un poco de precisión permite el juego más técnico, con efectos y liftados (efectos cortados), como en Head, en la que, además de lo anterior, su centro de percusión alto le confiere más potencia. La raqueta menos precisa, debido a la escasa rigidez de su cuadro, es la de Head.

Otro factor que favorece el control de la trayectoria de la pelota es una pequeña superficie de cordaje, como ocurre en Dunlop Power, la raqueta más pequeña y, como ya se ha adelantado, una de las más precisas.

Jugar cómodo, jugar bien

En cuanto a la comodidad en el juego, también hay una serie de valores que dan una idea sobre la facilidad con que se desenvuelve el jugador a la hora de emitir y controlar la dirección de sus golpes. Influirán la dureza del grip (o mango), el índice de inercia, la rigidez de la raqueta y la distancia entre el centro de percusión y el centro geométrico de la raqueta. Cuanto más cercanos se encuentren estos últimos centros, más sencillo será efectuar golpes para el jugador poco experimentado, aunque ello no signifique la posibildiad de realizar golpes más contundentes o mejor dirigidos.

El mango está muy relacionado con la comodidad, ya que si es muy duro amortigua menos el golpe del impacto de la bola, lo que supondrá a la larga un mayor cansancio en la mano, y especialmente en la muñeca, del jugador. Si, por el contrario, el grip es demasiado blando, la transmisión de la fuerza del golpe se ve reducida, ya que el mango absorbe gran parte de la energía del golpe. El grip más duro se encontró en Dunlop Power, seguido de Pro Kennex Syntex, Wilson Ulktraseries y Slazenger Mistique. Prince presenta un grip innovador, con bandas anchas, que fue el más blando de todos los comparados pero se reveló como poco cómodo de sostener.

El índice de inercia es la relación entre los momentos de inercia de la raqueta (que caracteriza la repartición de masas de la raqueta con relación al punto de pivote) y la masa de la misma. Es conveniente que los valores del momento de inercia sean intermedios y que el índice de inercia sea el más alto posible. La raqueta más cómoda en el parámetro de inercia (distribución de la masa) es Yonex, y la menos confortable (por su momento de inercia mayor) es Prince. El resto son similares en cuanto a comodidad en el juego.

¿Y la eficacia del golpe?

El centro de percusión, por otro lado, es el punto de eficacia óptima de la raqueta. Si la pelota golpea el cordaje en este punto, el jugador obtendrá una gran velocidad en la bola y prácticamente no sentirá vibración alguna en el momento de impacto. Y el centro geométrico de la raqueta es el punto de cruce de la cuerda longitudinal más larga y de la cuerda transversal más larga. Constituye el punto ideal de impacto, y es el lugar exacto donde el jugador debe intentar golpear la pelota. Cuanto más próximos están estos centros, más efectivos, fuertes y cómodos son los tiros. Así, en Slazenger Mistique, la gran separación entre ambos centros, unido a la rigidez del cuadro, hace que sea una raqueta resulte algo incómoda. En Yonex, el grip blando hace que la raqueta sea agradable para el juego, pero su confort se ve un poco reducido, ya que aunque el centro de percusión y el geométrico coinciden, la raqueta está equilibrada en la cabeza. Babolat ofrece una buena comodidad en el juego ya que a la escasa separación de los centros se añade una cierta flexibilidad estática.

Confort y rigidez

Un factor que puede hacer que una raqueta resulte incómoda es la rigidez. Cuanto menos rígida sea una raqueta, mayor será la deformación que puede sufrir por los impactos. Se absorbe, así, más energía en el choque y el brazo del jugador nota menos los golpes de la bola. Por tanto, una raqueta será tanto más cómoda cuanto menos rígida sea. En Prince, la más cómoda de las comparadas, el confort es elevado gracias al grip blando y a la suavidad del cuadro.

Sin embargo, para que la raqueta resulte en verdad muy manejable, los valores del momento de inercia deben ser intermedios (entre 310 y 335 kilogramos por centímetro cuadrado) y dentro de ese intervalo, cuanto mayor sea el valor, se considera que la capacidad y comodidad del juego serán mayores. Los valores superiores a las cifras anteriores también se consideran positivos, pero se trataría de una raqueta más propia de jugadores experimentados. Basándose en el valor del momento de inercia, las raquetas más manejables y equilibradas son Head, Pro Kennex y Dunlop. Babolat también es muy manejable, debido a sus inercias de valor medio y al modesto peso de la raqueta.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto