Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Maíz inflado con miel, y copos de trigo con chocolate: Cereales de desayuno: los caros saben mejor

Los cereales de desayuno, tan habituales en nuestras mesas desde hace unos años, se elaboran principalmente a partir de harinas de trigo, maíz, avena o arroz y se emplean como sustitutos de alimentos anteriormente más típicos de la primera comida del día como el pan o los productos de bollería.

  El mercado ofrece una gran variedad de estos cereales de desayuno, ya que a las harinas citadas se les puede añadir miel, caramelo, chocolate, leche en polvo o frutos secos, para hacerlos más agradables al paladar y mejorar su aporte energético y nutritivo.

Se han analizado dos de las variedades más vendidas: maíz inflado con miel y copos de trigo con chocolate. Las muestras con miel fueron Cereal Sun, Pascual, Nestlé, Hahne y Kellogg´s, cuyos precios oscilan entre las 413 pesetas por kilo de Cereal Sun y las 901 pesetas por kilo de Kellogg´s. Las cuatro marcas de copos de trigo con chocolate estudiadas fueron Kellogg´s, Club Party, Nestlé y Pascual, con precios también muy dispares: desde las 477 pesetas por kilo de Club Party a las 928 pesetas por kilo de Kellogg´s. Los envases son de 375 gramos netos, excepto en los cereales con miel de Pascual, cuyo envase contenía 250 gramos de producto.

El principal nutriente de estos cereales son los hidratos de carbono, que en su mayoría proceden de las harinas empleadas. La proteína (de calidad intermedia, por lo que conviene complementar el consumo de estos cereales con leche o yogur) representa en torno a un 8% en los cereales que incorporan chocolate y alrededor de un 6% en los que llevan miel. Estos cereales son poco grasos (algo más los de chocolate que los de miel) aunque una de sus principales características es su poder energético (en torno a las 400 calorías por cada 100 gramos), por lo que las personas obesas deben moderar su consumo. En cuanto a la fibra (muy saludable, porque promueve la motilidad intestinal), su presencia es superior en los de trigo con chocolate, con una media de un 4% de fibra, mientras que los de maíz con miel se quedan en un 1%.

En su aporte de vitaminas y minerales destacan Nestlé, Pascual y Kellog´s, mientras que los menos ricos en estos elementos nutritivos son Club Party, Hahne y Cereal Sun. En en la cata surgieron notables diferencias Destacaron claramente los copos de trigo con chocolate de Nestlé y Kellog´s, y el maíz inflado con miel de Pascual y Kellog´s. Ahora bien, las cuatro muestras figuran entre las más caras. Pascual, en su versión de trigo con chocolate y Hahne, no consiguieron siquiera el aprobado. Las mejores elecciones son Nestlé en copos de trigo con chocolate (caros, pero con una excelente composición nutritiva y los mejor valorados en la cata). Entre los cereales de maíz inflado con miel, Cereal Sun es una opción interesante: siendo los más baratos y a pesar de su menor aporte en vitaminas, agradaron a los catadores. De cualquier modo, Pascual, aun siendo un poco más caro, tiene asimismo gran interés, por su excelente aporte de vitaminas.

Cereales de desayuno y nutrición

El principal nutriente de estos cereales son los hidratos de carbono, que en su mayoría proceden de las harinas, si bien algo más de un tercio proceden de los azúcares simples y otros componentes añadidos, como la miel o el caramelo. En los cereales con miel los hidratos de carbono representan en torno al 85% del producto. Los cereales con chocolate arrojan valores algo menores. La proteína supone alrededor de un 8% en los cereales con chocolate, entre los que destaca Pascual con un 10%; los cereales con miel tienen cerca de un 6% de proteína. La proteína de los cereales, en general, es de calidad biológica sólo intermedia, por lo que conviene complementar su ingesta con alimentos de mejor calidad proteica, como la leche o el yogur.

En los cereales con miel, la muestra más grasa es Nestlé, con un 7% frente a Cereal Sun y Pascual con un 2%, que son las que menos grasa contienen. Los cereales con chocolate se mueven entre un 4% y un 6% de grasa. En cualquier caso, son contenidos discretos.

Gozan estos productos de un elevado poder calórico, aportando entre 380 y 420 kilocalorías por cada 100 gramos, indistintamente en los cereales con miel y en los que añaden chocolate.

Fibra, vitaminas y minerales

En cuanto a la fibra, la diferencia entre los cereales con miel y los cereales con chocolate es notable. Estos últimos presentan valores más altos, y entre ellos destaca Pascual, con un 7% de fibra, debido a que se emplea harina de trigo integral en su elaboración, lo que se corresponde con lo declarado en su etiquetado. Los cereales de maíz inflado con miel aportan, todos ellos, un 1% de fibra.

Por otra parte, estos cereales de desayuno son una estimable fuente de minerales y de vitaminas hidrosolubles del tipo B: una ración de 30 gramos de cereales cubre la cuarta parte de la cantidad diaria recomendada (CDR) de estas vitaminas. Algunas de ellas intervienen como cofactores de reacciones implicadas en el metabolismo energético y, por lo tanto, son de gran importancia para los niños, embarazadas, o cualquier persona en situaciones carenciales. Además, junto con el hierro, ayudan a la prevención de ciertos tipos de anemias. No obstante, todas estas vitaminas se pueden ingerir a lo largo del día con una dieta equilibrada que incluya fruta, legumbres, vegetales y pan. En su composición original, los cereales aportan vitaminas y minerales en cantidades modestas, por lo que los fabricantes añaden "extras" de estos elementos nutritivos.

Las muestras estudiadas aportan (siempre por cada 100 gramos de producto y referido a la cantidad diaria recomendada, % CDR) una media de entre un 102%-110% CDR de vitamina B1, un 75% CDR de la B2, un 70%-93% CDR de la B6, un 79%-82% CDR de la B3 (niacina), un 78% CDR de vitamina B9, y un 73%-76% CDR de vitamina B12. Por marcas, cabe destacar a Kellogg´s, Nestlé y Pascual por su mayor cantidad de vitaminas y minerales. Las que menos los aportan son Club Party, Cereal Sun y Hahne. En concreto, en Club Party la cantidad de vitaminas B2, B3 y B9 es algo inferior a la del resto y en Cereal Sun no se detectó B2 y la cantidad de vitaminas B1 y B6 fue bastante inferior al resto. Por su parte, en Hahne la cantidad de hierro y de vitaminas B2, B3 y B6 fue inferior a la de la mayoría de las demás muestras.

En cuanto a los minerales, se han analizado hierro y sodio, siendo el contenido medio de sodio de 0,3 mg por 100 gramos de producto y el de hierro de 9,3 mg. Esta cantidad de hierro supone un 67% de la cantidad diaria recomendada (CDR). Los más férricos fueron los de Nestlé (en los dos tipos de cereales), seguidos por los dos de Pascual.

Dado que se añaden vitaminas y minerales, deben aparecer en la lista de ingredientes y los productos que declaren como ser ricos en vitaminas y en algún mineral deberán aportar en el etiquetado información detallada de las cantidades de dichos componentes que contiene su producto. Así lo hacen las muestras analizadas, excepto Hahne, Cereal Sun y Club Party. Ninguna de estas tres marcas indica las vitaminas y minerales añadidos. Pero su composición en algunas vitaminas y minerales es similar a la del resto de las marcas, lo que hace pensar en la adición de tales nutrientes, por lo que su etiquetado puede considerarse incorrecto. En las muestras que incluyen información nutricional, se ha comparado la cantidad de vitaminas declarada con la real, habiéndose observado que los valores declarados y los registrados en laboratorio son muy parecidos.

Sanitariamente, todos correctos

En cuanto al estado microbiológico, se puede afirmar que las 9 muestras de cereales para desayuno cumplen con la reglamentación. Se buscó la presencia de aerobios mesófilos, E. coli, Salmonella, levaduras, mohos y Bacillus cereus. El resultado de esta inspección analítica fue satisfactorio, excepto en el maiz inflado con miel de Hahne, donde se encontró aerobios mesófilos pero en cantidad inferior al máximo aceptado por la norma, por lo que su estado microbiológico también hay que considerarlo correcto.

De otra parte, todas las muestras lucían un etiquetado conforme a norma, en el que se puede reconocer fácilmente el número de lote y la fecha de caducidad del producto. Esta información aparece en la parte superior del paquete. Asimismo, figura el nombre y la dirección de los fabricantes y el contenido neto del envase, que en todos los casos se corresponde con el contenido neto real de los paquetes (pesado en laboratorio). También incluyen la lista de ingredientes preceptiva, donde no es necesario incluir las vitaminas añadidas ni su cantidad si en el etiquetado el fabricante no utiliza como reclamo publicitario el hecho de haber enriquecido su producto, aunque sería conveniente que esa información fuese facilitada simplemente por mantener informado al consumidor sobre lo que está comprando.

En sabor y textura, muy distintos

En la cata de los cereales con miel, se consideraron prioritarios el sabor y la textura en boca. Se prefirieron aquellos en los que el sabor a miel fuese intenso, y los que resultaran crujientes y mantuviesen esa estructura tras ser remojados en leche caliente. Los mejor valorados fueron Kellogg´s y Pascual, ambos con 7 puntos. En el primera de ellos lo que más gustó fue la apariencia y el intenso sabor a maíz, junto con su textura crujiente. En Pascual también destacó su sabor a miel y su textura, y lo que menos gustó fue el color oscuro. Los peor valorados fueron los de Hahne, que obtuvieron sólo 4 puntos: no gustó su sabor, por escaso, ni su textura, la menos crujiente.

En los cereales con chocolate, los catadores consideraron fundamentales el sabor a chocolate y la apariencia brillante, con una textura no demasiado dura. La que mejor parados salieron fueron los copos de trigo con chocolate de Nestlé, con 8 puntos, en los que destacaba su bella apariencia y la textura crujiente y firme, que consiguió mantener tras su remojo en leche. Otra muestra muy apreciada fue Kellogg´s, que consiguió 7 puntos. Los que peor valorado resultaron fueron los de Pascual (3 puntos) por su poco brillo y tamaño pequeño, y por la excesiva dureza de los copos. Tampoco gustaron el sabor (predomina el gusto a cereal sobre el de chocolate, debido quizá al uso de harina integral). La textura final de los cereales, que resulten más o menos crujientes o duros, está relacionada con la humedad de los cereales. Así, algunos de los valorados como de elevada dureza (Pascual) son los que presentan la más baja humedad, un 1,9% y un 1,2% en los de chocolate y en los de miel, respectivamente. Por el contrario, Hahne, y Club Party, valoradas como las menos crujientes, son dos de las muestras con mayor humedad, 4,8% y 3,2%, respectivamente. En cualquier caso, la humedad (lo indica la norma), no debe exceder de un 12% del total en peso del producto, y todas las muestras están muy por debajo de dicho máximo, con valores que oscilan entre el 1% y el 5% de humedad.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto