Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Visitados 98 albergues del Camino de Santiago: Casi todos tienen lo básico: los mejores, en La Rioja y Galicia

El Año Jacobeo 99 se convertirá, estos próximos meses, en un gran fenómeno turístico: se espera que unos 250.000 peregrinos cubran el Camino de Santiago, cuando el anterior "año santo", en 1993, la cifra no llegó siquiera a la mitad.

Peregrinos: sólo va entrenado uno de cada tres

Alegrías y sinsabores, reposo y cansancio, heridas y curas, desasosiego y tranquilidad,.. El Camino de Santiago se ve jalonado por un sinfín de dificultades que acostumbran al caminante a superar el esfuerzo diario, o hacen mella en él hasta obligarle a dejar sus esperanzas en la cuneta. Resulta, pues, razonable buscar consejo en quienes han cumplido el propósito de visitar Santiago después de cientos de kilómetros de peregrinación, y de ahí que CONSUMER haya querido conocer la opinión de 204 peregrinos curtidos en este empeño.

En primer lugar, nos enteramos de que sólo uno de cada tres caminantes se había entrenado (de media, 44 días de ejercicio previo) antes de emprender el viaje.

En un intento ya de dibujar el perfil del peregrino, las consultas revelan que éste parte hacia Santiago de Compostela fundamentalmente desde León, Navarra y Lugo, que realiza el Camino por motivos culturales (23% de los peregrinos), religiosos (20%) y como reto personal (18%), así como que prefiere afrontarlo en grupo (nueve de cada diez), que recorre una media de 232 kilómetros en diez días de media y que gasta 36.600 pesetas en todo el viaje.

Por otro lado, aseguraron llevar en su mochila una toalla y un impermeable (el 99% de los peregrinos), un saco de dormir (el 95%), un gorro (el 85%), cantimplora y papel higiénico (el 79%) y botiquín (el 72%). Asimismo, casi la mitad incluyó alguna guía escrita en su equipaje. Por otra parte, nueve de cada diez consideró que las instituciones competentes en cada territorio deberían mejorar ciertos aspectos del Camino, como la calidad y número de los albergues, la señalización, asistencia sanitaria y seguridad en el trayecto. Tres de cada diez afirmaron que algunos tramos de montaña y carretera resultan peligrosos, especialmente en A Coruña, Lugo y León. Por último, aunque manifestaron sentirse satisfechos con esta experiencia, un 15% no tiene claro si lo intentará de nuevo y un 3% afirma que no volverá a repetirla.

¿Qué es La Compostelana?

Es la certificación oficial que concede la Catedral de Santiago de Compostela a quienes realizan la peregrinación por motivos religiosos, y demuestran haber recorrido al menos 100 kilómetros a pie o a caballo, o bien 200 kilómetros en bicicleta, presentando la Credencial del Peregrino, una tarjeta firmada por las parroquias, albergues o personas representativas de los pueblos por los que discurre el Camino. Este certificado, cuyo origen se remonta al siglo XIV, se puede recoger en la Oficina del Peregrino (Rúa do Vilar, 1, junto a la Catedral).

El albergue del Monte Do Gozo, incomparable

CONSUMER visitó y evaluó también el albergue del Monte Do Gozo, situado en puertas de Santiago de Compostela. Se trata de un centro incomparable a cualquiera de los demás, por su gran capacidad (800 plazas) y por hallarse integrado en un complejo residencial con albergue juvenil, plazas hoteleras y cámping. Está dotado, además, con todo lo necesario para garantizar el descanso al peregrino. Esta enorme diferencia en despliegue de servicios y comodidades ha motivado su exclusión del informe a efectos de la ponderación (desvirtuaría la comparación) que incluye a los otros 98 centros estudiados a lo largo de todo el Camino Francés.

Nuestros consejos

  • Mucho ánimo, pero poco peso. No carguemos la mochila (no más de 10 kilos) con objetos innecesarios o que se puedan adquirir en el Camino; evitaremos las rozaduras de las correas.
  • Preparación física previa, tanto para el peregrino de a pie como para el que va en bici o a caballo. Un entrenamiento en recorridos cortos y zonas montañosas es muy aconsejable.
  • Calzado adecuado. Indispensables unas botas bien adaptadas al pie, cómodas, que sujeten el tobillo y con una suela que no resbale. Los calcetines, de algodón, y siempre limpios, secos y bien colocados, para evitar rozaduras. Mejor llevar también unas zapatillas ligeras, y de calidad, para las etapas llanas y los momentos de descanso o paseo.
  • Es preferible realizar el Camino en primavera o a principios de otoño. Este verano será difícil conseguir dormir en los albergues, previsiblemente llenos hasta la bandera. Y hay tramos en los que el calor será asfixiante, Y en invierno, los tramos de montaña resultan gélidos.
  • La indumentaria, adecuada al tiempo. En verano, ropa ligera de algodón, y en invierto, anorak de montaña, guantes y ropa de lana. Un gorro para el frío, en invierno; y para el sol, en verano. No olvidemos las gafas de sol.
  • El saco de dormir resulta muy útil, ya que los albergues ofrecen muchas plazas en el suelo. Si no se lleva saco, incluir en la mochila una funda de almohada, dado que la higiene en algunos albergues es muy primitiva.
  • Cargar con cazuelas y sartenes es un error. Hay albergues que sirven comidas, y restaurantes con menús a precio módico. Los refugios en los que se permite cocinar cuentan con los utensilios necesarios. Lo mejor es llevar sólo cubiertos y una navaja.
  • Siempre a mano algo dulce y frutos secos para reponer energías en un momento de desfallecimiento. No olvidemos la cantimplora con agua. Ni el bastón o bordón para acompañar el paso en caminos resbaladizos o abruptos.
  • Papel higiénico, toalla y cortauñas no deben faltar en la mochila. Los imperdibles sirven para colgar la ropa húmeda de la mochila mientras andamos.
  • Botiquín: aguja e hilo para pinchar las ampollas, desinfectante, tijeras, esparadrapo, vendas de algodón, alcohol, crema antinflamatoria y aspirinas o paracetamol. Y crema de protección para evitar quemaduras solares.
  • En los tramos de carretera, siempre por el arcén izquierdo. Si se hace el Camino en grupo, no se deben crear apelotonamientos en la calzada. La Cruz Roja realiza una gran labor en el Camino. Solicitemos su ayuda sólo en caso de necesidad.
  • No es conveniente caminar por la noche, pero si se hace, se debe usar reflectantes que avisen de nuestra posición a los vehículos.
  • En caso de agotamiento por calor, busquemos un lugar fresco para descansar, beber líquido e intentar recuperar los minerales perdidos (un litro de agua con una cucharadita de sal y media de bicarbonato). Si los calambres son fuertes, auméntese la cantidad de sal.
  • Documentación (tarjeta de la Seguridad Social y DNI), imprescindible. No lo es tanto una guía escrita del Camino, pero son muy útiles. Si queremos la Compostelana, hagámonos con el libro de sellos o credencial del peregrino en nuestro punto de inicio del Camino.
  • En lugar de dinero en efectivo, utilicemos tarjetas de crédito. Son más seguras.
  • Los tapones de oidos sirven para evitar los ronquidos de los compañeros de habitación.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto