Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Crédito al Consumo y Ventas a Plazos: Financiar al consumidor

Una de las más inequívocas características de la sociedad de consumo es que somos muchos los ciudadanos que vivimos por encima de nuestras posibilidades.

Disfrutamos de los bienes (piso, coche, frigorífico ...) antes de haber reunido el dinero suficiente para poder pagarlos. Pero ya no sólo se trata de comprar productos, el hábito ha afectado incluso a los servicios: no en vano cada año son más las personas que realizan viajes turísticos a cuenta de sus ingresos de los próximos meses.

  De este modo, con tantos préstamos, comprometemos nuestras finanzas domésticas, y cualquier decisión de futuro, al pago de una serie de cuotas, normalmente mensuales, que lastran nuestra capacidad de gasto cotidiano. Así, en algunos hogares ciertos imprevistos se convierten en problemas difícilmente resolubles, porque la economía doméstica, con tantas cuotas que satisfacer cada mes, no está para muchos trotes. Naturalmente, se trata de una decisión personal, pero parece evidente que conviene ser sensato a la hora de pedir créditos o de financiar a plazos la adquisición de bienes o servicios. Y ello porque no debemos comprometer nuestra economía familiar por encima de lo que razonablemente podemos pagar.

El mercado ofrece hoy diversas opciones (préstamos personales, líneas de crédito, tarjetas de crédito...) para financiar la compra de bienes y la contratación de servicios, en otras palabras, para demorar su pago. Es un abanico de posibilidades que, a veces, comienza en el propio vendedor. Porque, como sabemos, no sólo prestan los bancos y cajas de ahorro. También los establecimientos comerciales, las agencias de viajes, las concesionarias de coches, los cirujanos plásticos, ... nos permiten pagar en cómodos plazos. Pueden aplicar una financiación directa del pago, fraccionándolo con o sin intereses, o, por otro lado, hacerlo a través de una financiera.

Bien sea con la financiación directa del vendedor o a través de una financiera, estas compras se regulan según dos normativas: la Ley de Crédito al Consumo (cuando se cumplen ciertos requisitos sobre el importe del préstamo o los plazos) y la Ley de Ventas a Plazo de Bienes Muebles, cuando no se trata de un servicio. Además, quienes desempeñen una actividad profesional en estas operaciones sólo se pueden amparar en esta segunda normativa.

En cualquier caso, según los servicios jurídicos de CONSUMER, la regulación legal de estas financiaciones no es suficientemente clara, por lo que resulta muy conveniente leer minuciosamente cualquier contrato antes de su firma, y si fuera oportuno, buscar asesoramiento legal. Veamos algunos casos concretos.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto