Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Estadios de baloncesto y otros deportes: Sólo dos, de 12 estudiados, ofrecen instalaciones cómodas y seguras

Hoy, los ingresos millonarios generados por la publicidad y la televisión en el baloncesto, balonmano y fútbol-sala permiten a algunos equipos de estas disciplinas deportivas contar en sus plantillas con jugadores de la elite mundial.

Las divisiones superiores de estos deportes, todavía minoritarios si se comparan con el fútbol, se han convertido en fenómenos de masas y a la mayoría de las formaciones que juegan en la máxima categoría se le puede atribuir el status de profesional (oficialmente, sólo en la ACB) por su tipo de estructura y sus elevados presupuestos. Sin embargo, esta mejora en los capítulos económico y deportivo no se ha extrapolado en todos los casos a las instalaciones deportivas, que adolecen de carencias importantes tanto en comodidad como en seguridad.

  CONSUMER ha estudiado las características de 12 estadios, dando prioridad en la selección previa a los que acogen, por este orden, encuentros de baloncesto, balonmano y fútbol-sala. Fueron las siguientes: Vitoria (Araba Arena, del TAU Cerámica), Barcelona (Palau Blaugrana, del F.C.Barcelona), Murcia (Palacio de Deportes, del Recreativos Orenés Murcia), Valencia (La Fonteta, del Pamesa Valencia), Valladolid (Polideportivo Pisuerga, del Forum de Valladolid), Torrelavega (Vicente Trueba, del Lobos Caja Cantabria), Madrid (Ciudad Deportiva, del Real Madrid), Málaga (Ciudad Jardín, del Unicaja), San Sebastián (José Antonio Gasca, del Askatuak), Bilbao (La Casilla, del Patronato), Pamplona (Arrosadía, del Portland San Antonio) y Castellón (Ciudad de Castellón, del Playas de Castellón).

La dos principales conclusiones son que, en la valoración global, y siguiendo los criterios técnicos y el sistema de ponderación establecidos por CONSUMER, sólo aprueban uno de cada seis, en concreto, el Araba (Vitoria) y el Palacio de Deportes de Murcia, y que los precios de los partidos difieren mucho, incluso entre equipos que juegan la misma competición. Sirva un ejemplo: la media que cuesta un abono anual para adultos en el Araba, del TAU de Vitoria, alcanza las 47.500 pesetas, mientras que la del Murcia-Orenés se queda en 20.300 pesetas anuales.

En materia de seguridad, sólo cinco estadios, en concreto los del Real Madrid, Tau Vitoria, Pamesa Valencia, Patronato (Bilbao) y Murcia, aprobaron el examen, realizado por esta revista y basado en las normas que rigen para estos pabellones y en la opinión de expertos en seguridad.

Destaca que el Vicente Trueba (Torrelavega, del Caja Cantabria) y el Polideportivo Pisuerga (del Forum de Valladolid) carecen de sistema de detección de incendios, mientras que en Arrosadía (Portland San Antonio, de balonmano) este sistema se encuentra desconectado. Ni esta última cancha ni la del Forum de Valladolid cuentan con sistema de extinción de incendios. En una hipotética evacuación masiva, la situación más difícil se afrontaría en el Vicente Trueba (Torrelavega), que ofrece sólo 0,45 metros de salida directa al exterior por cada 200 localidades (la norma obliga que exista al menos un metro). Además, este pabellón (que tiene la menor dotación relativa de extintores del estudio) fue el único donde se encontraron sillas sueltas en la cancha que podrían ser arrojadas durante la disputa de un encuentro. Continuando con la seguridad, en el bar del estadio del Askatuak (baloncesto Liga LEB) se venden bebidas alcohólicas, mientras que en los feudos del Unicaja de Málaga y Playas de Castellón (fútbol-sala) se despacha cerveza, pese a que la norma vigente prohibe la venta de bebidas con graduación alcohólica. Por tanto, el 25% de los estadios incumplen esta norma. Ya en lo referente a la calidad de las instalaciones, sólo cuatro aprueban. Son el Araba (Vitoria), el Palacio de Deportes de Murcia, el Polideportivo Pisuerga y el Ciudad de Castellón.

Los accesos y la propia grada de los pabellones del Portland San Antonio (Pamplona), Patronato (Bilbao), Askatuak (San Sebastián), Caja Cantabria, Barcelona, Pamesa Valencia y Unicaja (Málaga) no están adaptados para los minusválidos (aunque se les reserva un espacio en la cancha para seguir la evolución de los partidos), deficiencia que se registró también en los aseos del Real Madrid y Unicaja.

Por otra parte, los aseos de La Casilla (Bilbao) y Vicente Trueba (Caja Cantabria) pecan de viejos, mientras que en el campo de Askatuak (San Sebastián) se encontraban encharcados en el momento de la inspección. Otras cuestiones son la megafonía (sonaba mal en el José Antonio Gasca, de San Sebastián, y regular en el Palau Blaugrana, TAU Cerámica y La Fonteta), la visibilidad desde la grada (regular en algunas zonas del estadio del Caja Cantabria y del Palau Blaugrana) o la comodidad de los asientos, insuficiente en el J.A. Gasca y "regular" en otros cinco pabellones.

El abono medio en ACB, de 20.300 a 47.500 pesetas. Hay grandes diferencias en las tarifas que cobran los clubes a los aficionados, aunque se debe tener en cuenta la disciplina deportiva y categoría en que compite cada club. El ámbito que permite establecer una media sobre los precios es el de los equipos de la Liga ACB, máxima competición del baloncesto español. Los seguidores del Murcia pueden felicitarse: la media ponderada del precio de los diversos abonos anuales de su estadio es de 20.300 pesetas, mientras que los aficionados vitorianos han de hacer frente, de media, a 47.500 pesetas anuales, si bien el TAU es el único club que incluye en su abono los partidos de competición europea y que no fija un día del club en el que los abonados y socios deben pagar por ocupar su localidad.

Los murcianos pagan, al cabo del año, 3.700 pesetas menos de lo que ha de desembolsar un aficionado del Pamesa Valencia, y 5.000 menos que los abonados al Unicaja (Málaga). En el Polideportivo Pisuerga, en el Palau Blaugrana y en el Araba, este abono medio representa 27.000, 32.000 y 47.500 pesetas, respectivamente. Si se comparan las cuotas máximas y mínimas que, por cada abono anual, se puede pagar al año, los seguidores del TAU (Vitoria) vuelven a sufrir las tarifas más altas, que cuestan 61.000 y 39.000 pesetas, respectivamente. El abonado del Pamesa Valencia tiene que afrontar, también, un elevado gasto en la posibilidad más onerosa (55.000 pesetas), pero esta carestía queda relativizada por su abono más barato, de 8.000 pesetas. Otro tanto cabría decir del Barcelona, que ofrece la alternativa de pagar desde 50.300 hasta 15.400 pesetas por una localidad para toda la Liga, y una opción muy ventajosa a los socios accionistas, desde las 40.000 hasta las 12.400 pesetas. Las cuotas mínimas anuales de los clubes valenciano y catalán son más económicas que los abonos más baratos del Lobos Caja Cantabria (18.000 pesetas) y Forum de Valladolid y Unicaja de Málaga, de 21.000 pesetas en ambos casos. Y las cuotas más altas para los seguidores de estos tres clubes ascienden a 35.000, 30.000 y 34.000 pesetas, respectivamente. En la misma línea, se sitúan los abonos más caros en el Palacio de Deportes de Murcia, de 38.000 pesetas, mientras que para la butaca más asequible cuesta 10.000 pesetas.

El Real Madrid, esta temporada, no ha dispuesto abonos a la venta, a la espera de conocer la respuesta de los aficionados tras el cambio de pabellón, del Palacio de Deportes a la Ciudad Deportiva. La entrada por partido supone 1.500 ó 2.500 pesetas. Los socios del equipo de fútbol tienen una rebaja de 500 pesetas.

Surgen también diferencias si se comparan los precios de las entradas para un partido, aunque, curiosamente, en el Araba y el Palau Blaugrana, dos de los pabellones con abonos más caros, se ofrece el billete más asequible, de 800 pesetas, a quienes no son socios ni abonados (en el Palau, sólo en partidos de menor interés). El billete más barato cuesta 1.000 pesetas en el feudo del Murcia, 1.500 pesetas en los del Unicaja (Málaga), Pamesa Valencia, Real Madrid y Forum de Valladolid, y 1.800 pesetas en el pabellón de Torrelavega.

Los billetes más caros para un partido suponen 4.000 pesetas en La Fonteta (Valencia) y 3.500 pesetas en el Palau Blaugrana (en los partidos de mayor interés) y en el Vicente Trueba, del Caja Cantabria. El resto de clubes de la ACB estudiados cobra hasta 2.500 pesetas, a excepción del Araba, del Tau, que exige 3.000 pesetas.

Los precios del Askatuak (Liga LEB), Patronato (Segunda División de baloncesto), Portland San Antonio (Liga Asobal, de balonmano) y Playas de Castellón (División de Honor de fútbol-sala) quedan al margen de esta comparación. En el pabellón navarro, el precio único por abono es de 17.000 pesetas anuales, frente a las 5.000 pesetas de media del abono anual en Ciudad de Castellón ( 4.500 pesetas el más barato y 9.000 el más caro, en Tribuna), o las 6.000 que cuesta el abono único del Askatuak y Patronato. Las entradas por partido, cuestan 700 pesetas para ver fútbol-sala en Castellón y 500 pesetas ("donativo") para presenciar baloncesto de Segunda División en Bilbao. Y se pagan 1.500 (sentado) ó 1.300 pesetas (de pie) por partido para disfrutar del balonmano del Portland San Antonio y 1.000 pesetas para ver las evoluciones del Askatuak en la liga LEB.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto