Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Otras formaciones

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Estudios en el extranjero: Invertir en idiomas

Cerca de 210.000 españoles -en su mayoría, jóvenes- viajaron el año pasado a otro país para aprender o perfeccionar una lengua extranjera.

Sus familias parten de dos premisas muy ciertas: una, que el conocimiento de idiomas ya no es un elemento diferencial del curriculum de un trabajador o de un aspirante a serlo, sino una necesidad apremiante en un mercado que manifiesta dos tendencias imparables: la internacionalización y el incremento de la competitividad. Y, otra, el hecho constatado de que el aprendizaje de cualquier idioma mejora mucho tras una o varias "inmersiones" en un país en el que ese idioma sea de uso cotidiano.

Según los especialistas, para dominar un idioma no basta con estudiarlo, hay que familiarizarse con él, hablarlo, escucharlo y tenerlo en mente todo el día. Y muchos estudiantes y trabajadores coinciden en esta percepción, y adoptan la iniciativa más coherente con ella: deciden cursar estudios en el extranjero.

Las complicaciones surgen cuando quienes necesitan mejorar el manejo de su segundo idioma se plantean realmente el traslado a un país en el que puedan mejorar sus conocimientos. Y no se trata tan sólo de las prestaciones pedagógicas del formato elegido: las posibilidades son muy diversas, desde una estancia de todo un curso académico en una familia inglesa, francesa o estadounidense hasta un plan intensivo en una academia, o unos meses de "au pair" en un hogar en el que a cambio de trabajo doméstico nos alojan y nos dan un poco de dinero, que nos permite pagar los estudios. Hay toda una serie de cuestiones, como el precio a pagar por el viaje, el curso y la estancia, la convalidación de los estudios realizados, la calidad hostelera del alojamiento, los seguros que nos cubren respecto de ciertos problemas que puedan surgir, ... , sobre las que hay que reflexionar para que la elección tenga las máximas posibilidades de convertirse en un acierto pleno.

El inglés, todavía el idioma estrella

Según la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjeros (ASEPROCE), el Reino Unido e Irlanda siguen siendo los principales destinos para quienes viajan por primera vez, mientras que Estados Unidos y Canadá son los países preferidos de los que realizan su segunda salida. Indiscutiblemente, y no decimos nada nuevo, el inglés sigue siendo el idioma estrella. Sin embargo, a la lengua de Shakespeare le están saliendo competidores, y así, otros países como Francia y Alemania, están emergiendo, aunque lentamente, como destinos elegidos para aprender un segundo idioma.

Ante cualquier demanda, el mercado reacciona y este caso no es la excepción. Son, hoy, muchas las empresas que se encargan de coordinar y gestionar todos los trámites necesarios para poder estudiar en el extranjero. Buscan alojamiento, ofrecen centros de estudios y diseñan actividades culturales y deportivas y otros servicios complementarios. La oferta es amplia, y puede decirse que los cursos se adaptan bastante a las necesidades particulares de cada estudiante. Hay programas para niños, jóvenes y adultos, para iniciados o noveles, para los amantes del deporte, para ejecutivos, para universitarios,... Dependiendo del tipo de programa, se tiende al alojamiento en residencias, colegios mayores, apartamentos, campamentos o familias. Esta última es la opción más común. Al parecer, las situaciones reales que se dan en la vida cotidiana dentro de un hogar, además de enriquecer el conocimiento del lenguaje con voces, giros y expresiones populares, animan, y casi fuerzan, al estudiante a practicar el idioma continuamente.

Lo que hace subir la cuenta

La duración del curso, el centro donde se imparten las clases, la modalidad y régimen de alojamiento, las actividades complementarias y el viaje son algunos de los factores que determinan el coste de estos programas de aprendizaje de idiomas en un país extranjero. No es lo mismo, por ejemplo, cursar un año de secundaria en un elitista internado irlandés que hacerlo en un colegio público francés. Sin embargo, las diferencias de hasta 700.000 pesetas en un curso anual de características aparentemente similares no vienen dadas únicamente por la calidad de los servicios ofertados. En ocasiones, ofertas muy atractivas económicamente no lo son tanto en la práctica. Para evitar sorpresas desagradables, deviene fundamental concretar y aclarar con precisión los servicios incluidos en el paquete contratado. Lo más frecuente es que el precio no incluya los traslados desde el aeropuerto al lugar de alojamiento, lo que puede suponer un desembolso no previsto de entre 5.000 y 20.000 pesetas por trayecto. Especial atención hay que prestar también al tema de los seguros. Si no están incluidos en el precio del curso, deberá suscribirse uno.

Independientemente de que siempre sea mejor viajar asegurado, en países como Estados Unidos, Canadá o Australia, estas pólizas tienen carácter obligatorio para quienes acuden a ellos para estudiar. El importe de la prima oscila entre 1.000 y 2.000 pesetas por semana para las estancias cortas. Si se trata de un curso escolar o un año académico completo, el coste va desde 48.000 hasta 80.000 pesetas, dependiendo del país de destino. Son desembolsos, como puede comprobarse, bastante cantiosos. Tampoco cabe sorprenderse si alguna agencia suma a la lista de "extras" los gastos de tramitación de servicios, ya que son muchas las empresas que no los incluyen en el precio ofertado. Estos gastos de inscripción pueden costar hasta 25.000 pesetas, que habrán de sumarse al precio que se pensaba pagar.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto