Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Espumas moldeadoras extrafuerte: Son parecidas, pero cuestan bien distinto

  Frente a las lacas o "gominas" tradicionales, de unos años a esta parte han proliferado las espumas fijadoras de cabello, envasadas en spray. Dirigidas fundamentalmente a un mercado joven, se anuncian como espumas moldeadoras de fijación normal, fuerte o extra fuerte.

Para conocer la eficacia de las más vendidas, se han analizado ocho muestras de espumas moldeadoras de fijación extra fuerte (Grafic, New Wave, Nelly, Studio Line, Llongueras, Henry Colomer, Poly Swing y Estilo Libre). Los envases son de 200 mililitros, salvo en Henry Colomer y Nelly, cuyos areosoles contienen 300 mililitros, si bien varias muestras ofrecen 50 ó 100 mililitros en concepto de promoción. El precio (que no ha tenido en cuenta estas cantidades extra de producto) difiere enormemente en los extremos, desde las 883 pesetas por litro de Nelly hasta las 2.894 pesetas por litro de Studio Line, si bien cuatro muestras cuestan en torno a las 2.300 pesetas por litro.

Para conocer la eficacia de las más vendidas, se han analizado ocho muestras de espumas moldeadoras de fijación extra fuerte (Grafic, New Wave, Nelly, Studio Line, Llongueras, Henry Colomer, Poly Swing y Estilo Libre). Los envases son de 200 mililitros, salvo en Henry Colomer y Nelly, cuyos areosoles contienen 300 mililitros, si bien varias muestras ofrecen 50 ó 100 mililitros en concepto de promoción. El precio (que no ha tenido en cuenta estas cantidades extra de producto) difiere enormemente en los extremos, desde las 883 pesetas por litro de Nelly hasta las 2.894 pesetas por litro de Studio Line, si bien cuatro muestras cuestan en torno a las 2.300 pesetas por litro.

El análisis de laboratorio ha revelado que las ocho espumas desempeñan bien su cometido fundamental, fijar y dar forma al cabello. Dejan el cabello brillante, suave y no pegajoso, excepto Llongueras, la única espuma que deja el pelo pegajoso. Además, junto con Henry-Colomer, era la única que dejaba algo que desear en cuanto a suavidad del cabello tras la aplicación de la espuma. Estas fueron las dos únicas que no alcanzaron el aprobado (se quedaron en un "regular") en la valoración general del cabello tratado con estos productos. También se ha comprobado que ninguna espuma deja, tras su aplicación, residuos en el cabello.

El poder fijador, por otra parte, es satisfactorio en seis muestras, pero sólo "regular" en Grafic y Poly Swing Las espumas de más calidad global (entendiendo por tal la ponderación final de las prestaciones analizadas) son, en este orden, Estilo Libre y Studio Line, las más caras: cuestan por encima de las 2.700 pesetas por litro. Si bien en estos artículos tan relacionados con la subjetividad de todo lo que rodea a nuestra apariencia física, muchos consumidores se dejan guiar por gustos y percepciones muy concretas y personales, es destacable que Nelly (la más barata, no llega siquiera a las 1.000 pesetas el litro) es una buena espuma moldeadora y la mejor relación calidad-precio de las estudiadas.

Natural, pero firme

Según indican estos productos en sus envases, para obtener un peinado natural o para reavivar el rizo o la permanente, es necesario distribuir uniformemente la espuma sobre el cabello y peinarlo o secarlo como se desee. Si se desea recuperar el rizo o lograr una permanente más duradera, se debe aplicar, siempre según los fabricantes, la espuma en la punta de los rizos.

Para comprobar el poder de fijación de cada producto, se aplicaron en laboratorio las ocho espumas sobre 10 mechas de diferentes cabellos, todos ellos del tipo europeo. Las espumas se aplicaron en húmedo en los cabellos, a los que se les puso unos rulos, cara a determinar la eficacia de la fijación de cada espuma moldeadora. Este parámetro se ha definido como el porcentaje de mantenimiento del rizo. Para ello, se midió el alargamiento de las mechas rizadas una vez transcurridas 0, 2, 4, 6 y 8 horas desde que se quitaban los rulos, durante un día entero y con temperatura y humedad controladas. Destaca Llongueras, por su elevada capacidad fijadora incluso 8 horas después de quitarse los rulos.

Studio Line, Nelly, Henry Colomer, New Wave y Estilo Libre ofrecen un similar poder fijador, en todos los casos bueno. Poly Swing y Grafic, por su parte, aportan una fijación más débil que las marcas anteriores al cabo de 2 y 4 horas; por ello consiguieron un modesto "regular" en este apartado.

Cómo queda el cabello

Para evaluar el tacto y el aspecto visual de los cabellos tras el uso del producto, cada espuma se aplicó tres veces sobre mechas de pelo peinadas de forma idéntica. Se anotaron las características del cabello después de la tercera aplicación, así como durante y después del peinado y durante y después del lavado posterior.

Tras la aplicación de las espumas, los cabellos fijados con Grafic presentaron la consistencia más elevada, mientras que con Nelly, Henry Colomer, New Wave y Llongueras los cabellos ofrecieron una consistencia débil. Ninguna espuma dejó residuos en el cabello ni (excepto Llongueras) lo convirtió en pegajoso. Todos dejaron el pelo brillante, siendo los cabellos tratados con Estilo Libre los más brillantes. Se anotó también que la aplicación de Nelly y Poly Swing resultaba menos fácil que en las demás muestras.

Lo fudamental es que, con todas las muestras, los cabellos resultaron fáciles de peinar y quedaban brillantes y sin residuos. Ahora bien, los tratados con Henry Colomer y Llongueras dejaron el cabello menos suave y flexible, siendo Estilo Libre la espuma que los dejaba más suaves. La espuma Llongueras, como se ha dicho anteriormente, dejaba el cabello más pegajoso que el resto de las muestras.

Durante el lavado posterior, las ocho espumas ofrecieron resultados similares y valoradas con un "bien". Y con todas ellas, el cabello se desenredaba fácilmente y no dejaba residuo alguno.

Con el cabello mojado, las ocho espumas depararon, otra vez, resultados similares y también valorados como "bien". Y, al igual que ocurría tras el lavado, el cabello se desenredaba fácilmente y no dejaba residuos. Y, siguiendo con la misma tónica, tras su aplicación en cabellos secos las ocho espumas consiguieron resultados similares: eran, en todos los casos, fáciles de peinar, no dejaban residuos y permanecían brillantes, suaves, flexibles y nada pegajosos.

Teniendo en cuenta estos resultados, las características del cabello tratado con estas espumas fueron, globalmente, muy buenas en Grafic y Estilo Libre, y buenas para Studio Line, New Wave y Poly Swing. Las otras marcas obtuvieron valoraciones inferiores, si bien ninguna de ellas mereció un suspenso. Sólo dos, Llongueras y Henry Colomer, se tuvieron que conformar con un "regular".

Composición de las espumas

En general, los ingredientes de una espuma moldeadora de cabello son: agua, alcohol, resina, propulsor, neutralizador, emulsionante, agente acondicionador (para favorecer el desenredo del pelo y aumentar su brillo ), perfume, aditivos (vitaminas, proteínas o derivados de extractos marinos) y, en ocasiones, conservantes. El agua y el alcohol (generalmente, etanol) actúan como disolventes. El agua se encuentra entre un 70% y un 80 % y el alcohol entre un 5% y un 10%. El alcohol tiene un gran poder disolvente de la mayoría de las resinas, los agentes fijadores que permiten moldear los cabellos. La espuma ha de ser suficientemente hidrófila, para que sea fácilmente eliminada al lavar los cabellos con un champú. Y, al mismo tiempo, debe ser hidrófoba para resultar compatible con los propulsores hidrocarbonados utilizados como aerosol. Además, no debe quedar quebradiza o frágil y ser fácilmente eliminada por el peinado. Y, por último, mostrar una buena adhesividad sin que ello suponga dejar el cabello pegajoso. Algunos polímeros de las resinas contienen grupos ácidos libres en su molécula, que han de ser neutralizados con una base apropiada. Como propulsores, se utilizan generalmente butano, propano e isobutano, en una cantidad aproximada de un 10 % del contenido total. Aun no siendo perjudiciales para la capa de ozono, estos gases propulsores presentan el inconveniente de su elevada inflamablidad. Por ello, el etiquetado de estas espumas en aerosol acompaña mensajes de advertencia. Estos envases deben manipularse con precaución y almacenarse en lugares adecuados, ya que son recipientes a presión que por su composición (butano, propano ó isopropano), resultan muy inflamables.

Los fabricantes advierten, en la etiqueta, de esta circunstancia mediante el logotipo estandarizado correspondiente. Por tanto, debemos leer atentamente este listado de precauciones: protegerlo de los rayos solares y evitar exponerlo a temperaturas superiores a los 50ºC; no perforarlo, incluso después de usado; no vaporizar hacia una llama o cuerpo incandescente y mantenerlo alejado de cualquier fuente de ignición (no se debe fumar mientras se usa el producto); almacenarlo fuera del alcance de los niños; evitar vaporizarlo hacia los ojos o sobre una piel irritada, y nunca inhalarlo.

Por otro lado, todas las muestras presentan un etiquetado similar. Indican la denominación del producto, el nombre y la dirección del fabricante, los ingredientes, el contenido del envase y las precauciones de uso. Sólo en Nelly no se indica el modo de empleo.

La mejor elección, la más barata

Studio Line y Estilo Libre son las espumas más caras, salen a 2.894 y 2.738 pesetas el litro, respectivamente, mientras que el precio más habitual se mueve en torno a las 2.300 pesetas el litro. Nelly es, con mucha diferencia, la más económica: no llega a las 900 pesetas el litro, cuando la más barata de las siete restantes cuesta casi el doble.

La mejor espuma es Estilo Libre. Studio Line es también irreprochable, aunque no deje tan bien el cabello como Estilo Libre. La mejor relación calidad-precio corresponde a Nelly, por ser la más barata y por sus buenos resultados en términos generales, aunque puede mejorar la consistencia de la espuma y su facilidad de aplicación. Del resto, procede destacar que New Wawe es una opción interesante, y que Grafic y Poly Swing fijan menos que las demás. Por su parte, Llongueras y Henry Colomer dejan el cabello algo peor que las demás espumas tras la aplicación y el peinado oportunos.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto