Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Transporte público, grandes diferencias entre las ciudades: En Vitoria, los buses más baratos

El transporte público de una ciudad habla mucho del nivel de calidad de vida que cada urbe ofrece a sus vecinos y visitantes. Y también dice bastante del compromiso que asumen las autoridades municipales con la mejora de la habitabilidad de su ciudad.

  Tampoco debe olvidarse que el transporte de titularidad pública refleja asimismo características demográficas, orográficas y sociales de cada ciudad. La frecuencia y el radio de acción de las líneas de buses urbanos y, en su caso, del metro, así como la diversidad de las rutas que se cubren, la comodidad y rapidez del servicio y, por supuesto, el grado de congestión del tráfico en las horas punta, influyen en la satisfacción que se ofrece a los usuarios Y en que algunos de estos renuncien al uso del coche privado y opten por el transporte público para desplazarse en el interior de su ciudad. Si esta preferencia fuera mayoritaria, se reduciría la contaminación atmosférica y acústica de las urbes e incluso se mitigarían los atascos de tráfico. Todo lo que rodea al transporte público reviste, por tanto, gran relevancia social. Pero hay otro extremo que puede alentar o desanimar al uso del transporte público, especialmente a quienes disponen de su propio coche, y cuyos principales gastos (el seguro y las cuotas de pago del crédito) son fijos, al no depender del uso del vehículo. Nos referimos, naturalmente, a los precios del autobús, del metro y del taxi.

La revista CONSUMER ha estudiado el coste de los billetes de buses urbanos y metro y las tarifas de taxi vigentes en Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Pamplona, Santander, Madrid, Málaga, Barcelona, Valencia y Alicante. La primera conclusión es que se registran notables diferencias entre unas y otras ciudades y que los vitorianos son quienes menos pagan por usar el autobús: con los precios que rigen actualmente, habrían de desembolsar, en el supuesto de uso establecido por esta revista (1.000 viajes en bus, la mayoría de ellos en días laborables, y siempre con la opción más económica posible) mucho menos que en el resto de las capitales. En el supuesto de CONSUMER, los vitorianos abonarían, al cabo del año, sólo 45.000 pesetas.

Algo más pagarán los madrileños (48.950 pesetas) y los valencianos (52.800 pesetas). En Pamplona, harían frente a 58.000 pesetas. En Santander, el pago alcanzaría las 60.000 pesetas. En San Sebastián y Barcelona, supondría 63.000 y 65.400 pesetas, respectivamente. Los bilbainos, por su parte, abonarán 2.500 pesetas menos que los usuarios de Málaga (72.500 pesetas). Y es en Alicante donde los ciudadanos deberán hacer el mayor desembolso, 75.000 pesetas al año.

Como se sabe, muchos clientes habituales estudian minuciosamente las tarifas y optan por la que más conviene a su tipo de uso, cara a que su economía doméstica se vea lo menos afectada posible por este necesario gasto logístico.

Además de los bono-bus o los billetes de metro que dan derecho a varios viajes con el consiguiente ahorro para cada desplazamiento, las compañías de transporte (no todas) ofertan tarifas específicas para ciertos colectivos. En este sentido, CONSUMER ha constatado que los mayores de 65 años de Vitoria son los únicos, de las diez ciudades, que, por el mero hecho de superar esa edad, viajan de manera gratuita. Además, lo hacen sin más condición que la de exhibir su DNI. Y si se comparan las tarifas para jóvenes o estudiantes (sólo seis de las diez ciudades las ofrecen), repite Vitoria como ciudad con precios más asequibles. En el resto, hay de todo: algunas ciudades destacan por su moderación en el precio de los billetes ocasionales de bus o metro, otras por el ahorro que suponen los billetes de 10 viajes o los que sirven para todo el año, o por las tarifas especiales para jubilados o estudiantes. Excepción hecha de Vitoria y de Alicante (con el bus más caro del informe), no puede decirse que unas sean, en general, mucho más baratas o caras que otras, si bien puede aseverarse que las grandes como Barcelona, Bilbao o Málaga tienen un transporte público más caro que urbes de menor tamaño, como Pamplona o Santander. Además, algunas ciudades ofrecen tarifas muy convenientes para los grandes usuarios del bus o metro, mientras que penalizan a los clientes ocasionales con precios elevados en sus billetes unitarios.

En cuanto al taxi, no son fáciles las comparaciones, aunque puede subrayarse que los taxis de Vitoria y Pamplona tienen la tarifa mínima más cara, pero con el matiz de que, por las dimensiones de la ciudad y las características de su tráfico, quizá salga más barato el mismo trayecto que en ciudades con precios aparentemente más asequibles, como Madrid o Barcelona.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto