Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

La mala fe de los contratos: Cláusulas abusivas

Un usuario no encontró su vehículo al ir a recogerlo al aparcamiento de pago en el que lo había estacionado. El coche había desaparecido.

Casos de contratos en los que el juez dio la razón al consumidor

Los que siguen son, todos, casos en los que la Justicia dictaminó, en materia de cláusulas de los contratos, en favor del consumidor. No olvidemos que hay casos en los que el dictamen de los jueces no da la razón al usuarios; los veremos en un próximo número de CONSUMER. Pero acerquémonos ahora a cláusulas de contratos entendidas como abusivas por los jueces.

Contratación de un seguro de accidentes

Un usuario contrató un seguro de accidentes con cobertura por invalidez permanente de un millón y medio de pesetas. Sufrió un accidente de trafico, quedándole una invalidez permanente. Su compañía de seguros pretendía abonar una cantidad inferior a ese millón y medio previsto, basándose en otras cláusulas del contrato. El asegurado alegaba no conocer tales cláusulas ni haberlas asumido. Por aplicación del principio de buena fe y de la interpretación a favor del asegurado, la Audiencia Provincial de Orense (de 1 de septiembre de 1997) entiende que para la validez de las cláusulas limitativas de derechos del asegurado, es necesaria su entrega y suscripción por el asegurado, con aceptación especifica de tales cláusulas, que han de estar destacadas especialmente para tener carácter vinculante.

En aplicación de la Ley del Contrato del Seguro y de la Ley de Defensa del Consumidor y Usuario, se condenó a la compañía a abonar al asegurado la cantidad pactada sin ningún tipo de reducción, más el interés de demora del 20% desde el día de la evaluación médica de las secuelas con carácter definitivo.

Reparación de coche siniestrado

El propietario de un vehículo reclamó a su compañía de seguros el pago del coste total de la reparación de su coche siniestrado. Amparándose en las condiciones generales del seguro, la aseguradora limitaba su indemnización al valor venal (precio en el mercado de vehículos usados).

La compañía alegaba una cláusula por la que se podía considerar que en un siniestro existe pérdida total cuando el importe presupuestado de la reparación exceda el 75% de su valor venal, en cuyo caso, se liquidaría de acuerdo con el valor venal. Para la Audiencia Provincial de Soria (20 marzo de 1997) esta cláusula no es vinculante, ya que la simple remisión de la póliza a un conjunto de artículos del condicionado general no es lo idóneo para que implique una aceptación expresa por parte del asegurado. Y, por ello, de acuerdo con la Ley del Contrato de Seguro y la Ley de Consumidores y Usuarios, condena a la compañía de seguros a hacer frente al coste total de la reparación.

La sumisión expresa

Un consumidor realizó en Almería un contrato de tarjeta de crédito con una entidad bancaria. En el reverso del documento firmado, constaban en letra de tamaño minúsculo y difícil lectura las condiciones contractuales. Entre ellas, figuraba la renuncia al fuero propio y la sumisión a los juzgados de Córdoba para resolver los problemas entre las partes. Esta cláusula, redactada en dimensiones casi microscópicas, implicaba gastos importantes para el usuario al tener que desplazarse a pleitear desde Almería hasta Córdoba.

La Audiencia de Córdoba (en sentencia de 12 de junio de 1996) declaró nula tal cláusula por no cumplir los requisitos de concreción, claridad y sencillez que exige el artículo 10 de la Ley General de Defensa del Consumidor y Usuario, claridad que requiere no sólo fácil comprensión sino también legibilidad; es decir, que el usuario se pueda percatar de su existencia con un simple golpe de vista. Estas circunstancias no concurrían en la discutida cláusula, por su minúsculo tamaño.

Operación de cirugía estética

Un paciente se sometió a una operación de cirugía estética de la nariz. Tras la operación, la nariz quedó con una deformidad que la afeaba más aún y con secuelas de tipo respiratorio. En el contrato figuraba una cláusula por la que no se garantizaban los resultados. El usuario, a pesar de esta circunstancia, demandó al cirujano solicitando una indemnización por daños y perjuicios. También reclamó el pago de una cantidad suficiente para llevar a cabo las operaciones necesarias para recuperar la capacidad respiratoria y eliminar la deformidad de la nariz.

La Audiencia Provincial de Alicante (en sentencia de 20 de julio de 1997) estimó la demanda. Además, señalaba que en una operación de cirugía estética se ha de informar al paciente acerca de los riesgos y posibles resultados, porque en caso contrario, el consentimiento del paciente no será válido. Las cláusulas de exoneración de responsabilidad, como la de este caso, es declarada no valida basándose en el artículo 1.255 del Código Civil, que se aplica a los pactos contrarios a la ley, el orden público o la moral, por lo que se estiman por no puestas.

La calidad del Master era escasa

Un estudiante se matriculó en un Master tras haber recibido un folleto en el que se mencionaba un listado con sus profesores y coordinadores.

Una vez iniciado el curso, resultó que más de la mitad de los profesores señalados no participaban en el curso por lo que, ante la baja calidad de la enseñanza, dejó de asistir a las clases y reclamó la devolución del importe de la matrícula. A ello se negaba el centro de enseñanza porque en el contrato de inscripción del curso había una cláusula con el derecho a sustituir o cambiar el profesorado previsto.

Para la Audiencia Provincial de Málaga (en sentencia de 17 de junio de 1994) este contrato es de adhesión, y por lo tanto las cláusulas abusivas son nulas. Además el centro de enseñanza no cumplió lo ofrecido en su publicidad, por lo que procede resolver el contrato teniendo derecho el estudiante a la devolución de las cantidades pagadas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto