Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Familia

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Responsabilidad civil de menores: Los padres pagan casi siempre

Un niño tiraba piedras al aire, pero lo hizo con tan mala fortuna que una de ellas fue a parar al ojo derecho de un compañero de colegio.

  El niño perdió la visión del ojo herido, y sus padres acudieron al juez. Cuando el Supremo, en 1983, condenó a los padres del niño a una millonaria indemnización, argumentó que los progenitores responden siempre de los daños que sus hijos causen a terceros, "pues ellos mismos crean el riesgo de la conducta perjudicial de sus hijos, a menos que los padres prueben haber utilizado toda la diligencia exigible". Ahora bien, y sin que ello suponga enmendar la plana al juez, convengamos en que lanzar piedras al agua o al aire ha sido, de siempre, uno de los entretenimientos más comunes, y aparentemente inofensivos, de los niños.

Difícilmente un padre puede evitar, sobre todo si no está presente, que su hijo lance piedras. Aun así, si esa conducta provoca daños, debe ser consciente de quién será responsable: los padres. Los niños son casi siempre insolventes, pero han de primar los intereses de la víctima, que habitualmente es otro niño. Es decir, ha de haber algún responsable.

Lo que dice la ley.

El Código Civil establece que "los padres son responsables de los daños causados por los hijos que estén bajo su guarda" y que "los tutores lo son de los perjuicios causados por los menores o incapacitados que estén bajo su autoridad y habitan en su compañía". Y son los maestros, por otro lado, los responsables respecto a los perjuicios causados por sus alumnos o aprendices mientras permanezcan bajo su custodia. En teoría, padres, guardadores y tutores podrán eludir su responsabilidad si prueban que actuaron con la diligencia de un buen padre de familia en el cumplimiento de sus obligaciones de vigilancia y educación.

Sin embargo, la jurisprudencia consultada por CONSUMER revela que esta prueba es difícilmente demostrable. Lo más normal es que, ante los tribunales, las justificaciones alegadas por los padres no sean aceptadas. La única manera práctica y segura de evitar las indemnizaciones a las que un padre puede ser condenado por un accidente causado por sus hijos es suscribir un seguro de responsabilidad civil familiar. Además, claro está, de vigilar y proporcionar al niño una buena educación. Pero puede ocurrir que el niño haya causado los daños en horario escolar o cuando se hallaba bajo el cuidado de otra persona, familiar, amigo o profesional contratado a tal fin por los padres.

O que estos se encuentren separados o divorciados, y se haya concedido -por sentencia- la guarda y custodia del menor a uno solo de los progenitores.

Los padres siempre responden, haya culpa o no.

Cuando la familia comparte hogar, padre y madre son titulares de la patria potestad y de la facultad de guarda sobre los hijos. Responden por igual ante cualquier problema causado por sus hijos. La jurisprudencia muestra casos en los que la responsabilidad es de los padres porque había culpa en el hijo, pero también ha recaído en ellos cuando no había culpa en el niño. Aunque pueda parecer sorprendente, se dice (en las sentencias consultadas) que los padres crean el riesgo de la conducta nociva de su hijo menor de edad por su falta de cuidado.

Además, la alegación de que fueron cuidadosos con su hijo no tiene éxito en los tribunales. En definitiva, tanto el padre cuidadoso como el descuidado terminarán respondiendo cada vez que su hijo cause un daño. En realidad y según la jurisprudencia, los padres crean un riesgo por el mero hecho de tener un hijo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto