Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Limpia - vitrocerámicas: Precios y calidades bien distintas

Se han analizado 8 limpia-vitrocerámicas: Scotch Brite, Clen, Luminia, Rinci, Stahl Fix, Sidol, Froggy y KH Vitro. Los tres primeros presentan un contenido de 200 mililitros; Rinci y Stahl Fix, de 250 mililitros, y Sidol, Froggy y KH Vitro ofrecen 500 mililitros de producto.

  Los precios forma un amplío abanico, desde las 521 pesetas por litro de Froggy hasta las 3.722 pesetas por litro de Clen. Cada muestra fue sometida a ensayos de eficacia ante la suciedad, de agresividad y abrasión para con la placa, y de la brillantez que proporcionan a la placa.

Salvo dos (KH Vitro y Scotch Brite), los limpia-vitrocerámicas eliminan la grasa y la leche-azúcar carbonizados, suciedad que una vez solidificada queda incrustada en la placa y resulta difícil de eliminar. Los más eficaces son Clen y Rinci. Ya entre los peores, KH Vitro ofrece un resultado mediocre ante la grasa y la leche-azúcar, mientras que Scotch Brite fue mediocre ante la grasa y sólo mediano ante la leche-azúcar. Ninguna muestra rayó la placa de vitrocerámica, ni resultó agresiva para sus dibujos ni para los elementos que configuran una de estas cocinas.

Otra prueba determinó si aportan brillo a la placa. Luminia, KH Vitro, Scotch Brite, Rinci y Clen mejoran la brillantez entre un 4% y un 6%.

Sidol la mejora en un 1%, Stahl Fix no aporta brillo y el uso de Froggy provoca una leve pérdida de brillantez de la placa. Las reivindicaciones que en el etiquetado hace cada fabricante son, más o menos, coherentes con las prestaciones de sus productos, salvo en Stahl Fix, que asegura que abrillanta y no lo consigue.

Sólo el etiquetado de Sidol es correcto incluyendo los datos obligatorios, y otros adicionales. El resto de las marcas incumple uno o varios aspectos. Esto es grave en un producto químico como este.

A la vista de los resultados y de los precios, el más recomendable es Luminia, uno de los más económicos (1.744 pesetas el litro) y eficaces. Rinci es un poco más caro y un poco mejor. Froggy merece atención porque, si bien resta un poco de brillantez a la placa, sólo cuesta 521 pesetas el litro y es eficaz ante la suciedad.

Prestaciones en limpieza.

En las cocinas vitrocerámicas los utensilios están en contacto directo con el cristal que protege las placas, y es habitual que el aceite se derrame directamente sobre él o que le queden pegados restos de alimentos. Lo principal de estos limpiadores es su poder desengrasante y su capacidad de eliminar la suciedad. Su eficacia se ha comprobado frente a grasa y leche-azúcar, ambos carbonizados. Se midió el número de veces que hay que pasar una esponja húmeda con 3 mililitros de producto para eliminar la suciedad de la superficie de la placa. Ante grasa carbonizada Clen, Froggy, Rinci y Luminia muestran una eficacia muy buena y similar, superior a la de Stahl Fix y Sidol, también buena. Los peores resultados correspondieron a Scotch Brite y KH Vitro. Para manchas de leche-azúcar, los mejores resultados fueron para Clen, Rinci y Sathl Fix, seguidas de Luminia y Froggy.

Ligeramente peores son los de Sidol y Scotch Brite. KH Vitro es, nuevamente, el producto menos eficaz. En resumen, Clen y Rinci eliminan los dos tipos de suciedad, seguidos en eficacia de Froggy, Stahl Fix y Luminia. KH Vitro (mediocre en las dos manchas) y Scotch Brite (mediocre ante grasa) no resultaron tan buenos como los demás.

No rallan ni estropean.

Los limpia-vitrocerámicas contienen un agente mineral de acción abrasiva sobre las placas. La abrasión se ha comprobado pasando más de 2.000 veces una esponja con el producto sobre una placa y anotando los posibles rayados de la superficie.

Con ninguno de los productos se detectaron, de forma visual y al tacto, ralladuras en la placa. El limpia-vitrocerámicas también puede deteriorar elementos o materiales que entren en contacto con el producto, como los dibujos de la placa, la manecilla de plástico del mando de la placa, el cromo del elemento de fijación de las manecillas, la junta siliconada situada entre la placa y la encimera, los azulejos, o la tabla de madera de las cocinas. Cada uno de estos elementos se ha puesto en contacto con los productos testados durante 24 horas.

Ninguna muestra ejerce una acción agresiva frente a los materiales estudiados.

Una placa brillante.

Recién comprada, una placa vitrocerámica es muy lisa y brillante. Sin embargo, puede disminuir su brillantez si se usan productos de mucha carga mineral, ya que la placa se rallaría y perdería brillo. Se ha medido la brillantez que los limpiadores aportan a las placas. Para hacerlo, se toma la medida inicial de brillantez y después se aplica el producto, se extiende uniformemente, se aclara y se frota. Al final de la operación, se mide la brillantez de la placa y se compara con la inicial. Luminia, KH Vitro, Rinci, Clen y Scotch Brite consiguen una mejora de la brillantez entre un 4% y un 6%. Sidol mejora el brillo en un 1%, mientras que al aplicar Stahl Fix el brillo no experimenta mejora. Sólo Froggy generó una ligera pérdida de brillantez (-1%). En las cremas detergentes, se puede generar un velo residual sin brillo si el aclarado no es fácil o se hace mal. Esta podría ser la razón de que Froggy, que se presenta como crema limpiadora, obtenga mal resultado. Indica en su etiqueta la necesidad de aclarado tras su aplicación.

Cómo funcionan.

Son un líquido cremoso opaco blanco. Pueden tener tensoactivos, agentes minerales, disolventes, agentes siliconados y secuestrantes, cada uno de acción específica. Los tensoactivos son sustancias químicas de acción detergente, que eliminan la suciedad, ya que la retienen en suspensión en el líquido para desecharla luego en el aclarado. La función del disolvente es disolver las materias grasas. La acción abrasiva sobre las placas se consigue con un agente mineral en partículas finas, el carbonato cálcico. Los siliconados aportan protección a las placas añadiendo brillantez. Sólo Rinci y Luminia contienen siliconados.

Los secuestrantes, como el ácido cítrico, "secuestran" los iones calcio y magnesio del agua de lavado y aclarado. Estos metales, responsables de la dureza del agua, inhiben la acción de los detergentes al formar con ellos compuestos insolubles que evitan la formación de espuma.

Lo que prometen y lo que consiguen.

Atendiendo a las prestaciones que se anuncian en sus envases, son cuatro las acciones que los fabricantes destacan: limpia, desengrasa, abrillanta y protege sin rayar.

Si comparamos la publicidad con los resultados del análisis comprobamos que:

  • "Limpia". Común a todas las marcas. Todos limpian la grasa y leche­azúcar carbonizada, si bien unos lo hacen mejor que otros.
  • "Desengrasa". Sólo Scotch Brite, KH Vitro y Sidol indican que su producto desengrasa. Lo hacen, pero los dos primeros son los menos eficaces en la eliminación de grasa.
  • "Abrillanta". Scotch Brite, Clen, Rinci, Stahl Fix, Luminia y Sidol dicen abrillantar la placa. Todos, excepto Stahl Fix (no abrillanta) presentan una mejora de la brillantez, si bien la de Sidol fue de sólo el 1% frente al 4%-6% por ciento del resto.
  • "Protege la placa". Rinci, Luminia, Stahl Fix y Sidol lo aseguran, pero el laboratorio sólo ha detectado agentes siliconados ­responsables de esta protección­ en los dos primeros.
  • "No raya". Clen, Scotch Brite y KH Vitro lo afirman. Es cierto: ninguno de los analizados raya la superficie de la placa.

¡Ojo!, productos peligrosos.

Entre los datos obligatorios, indican todas las muestras el nombre del fabricante o distribuidor, la cantidad neta de producto y la utilización, directamente sobre la superficie a limpiar o bien aplicándolo en un trapo o bayeta húmeda. Pero Rinci, KH Vitro, Liminia y Scotch Brite no señalan el número de lote, obligatorio.

En cuanto a seguridad, todos salvo Scotch Brite y Stahl Fix incluyen avisos como "en caso de ingestión accidental... ", "no ingerir", y "manténgase fuera del alcance de los niños", obligatorios en productos de limpieza. Los limpia-vitrocerámicas se comercializan en envases de plástico con tapa a presión que cierra la salida del limpiador (tapón de válvula con cierre), excepto Scotch Brite, con tapón a presión y con un medio giro (encliquetado), sin que ninguno tenga tapón de protección para los niños.

Froggy, Luminia, Stahl Fix, Sidol y Scotch Brite no aconsejan hacer limpieza de la placa una vez esté fría, para evitar quemaduras o accidente similar. Y ninguno precisa la dosis de producto a utilizar. Una indicación de la dosis optimizaría el uso y serviría de comparación a la hora de comprar. Scotch Brite y Luminia no incluyen lista de componentes. Los datos deben aparecer en el idioma del país donde se comercializa, lo que no ocurre en Clen y Stahl Fix. En resumen, sólo la etiqueta de Sidol es correcta.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto