Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Detergentes en polvo para lavadora: No todos lavan igual

El laboratorio ha analizado ocho detergentes en polvo para lavadora: Colon, Dixan, Elena, Micolor, Wipp, Ariel, Luzil, Skip.

  Colon Efecto lejía, Dixan Energía azul, Elena Automática con escamas de jabón natural, Micolor Doble protección del color, Wipp Progress con oxígeno activo, Ariel Oro, Luzil Acción con actifresh y Skip Nuevo sistema de tratamiento anti-manchas. Excepto Micolor -en paquete de 2,5 kilos-, todas las muestras se adquirieron en formato de 3 kilos.

Los resultados han sido satisfactorios en casi todos los casos. El mejor es Colón, ya que consigue muy buena calificación en todos los aspectos estudiados. Ariel y Skip son muy satisfactorios en el lavado, pero protegen menos los colores de los tejidos de lo que lo hace Colón.

Estos tres detergentes en polvo, los mejores de la muestra, eliminan los tres tipos de mancha del análisis y no producen efectos secundarios como el desgaste en la ropa, las incrustaciones de los minerales del agua en los tejidos que hace que el tacto de la ropa sea más áspero, o la pérdida del color de los tejidos.

Centrándonos en estas tres marcas, Colón -que sale a 244 pesetas por kilo- parece costar menos que Ariel y Skip, por los que hay que pagar 265 y 251 pesetas el kilo, respectivamente. Sin embargo, considerando el coste de cada lavado según la dosis recomendada por el fabricante, Colón (81 pesetas cada lavado) es, junto a Dixan (91 pesetas), el más caro, mientras que Ariel y Skip cuestan 20 pesetas menos por lavado.

Ya desde una perspectiva ecológica, Colón, Skip, Elena y Luzil recurren a los fosfatos como agente anti-cal. Los fosfatos vertidos a las aguas provocan la eutrofización, o fertilización excesiva de las plantas acuáticas, que genera un déficit de oxígeno en las aguas que perjudica al ecosistema fluvial y marino y, en especial, a la fauna que vive bajo las aguas. De ahí que no sea conveniente que los detergentes contengan fosfatos.

Ariel, utilizando zeolitas -no contaminantes- para este cometido, ofrece muy buenas prestaciones en el lavado. No parece razonable que los fabricantes sigan usando fosfatos cuando es posible limpiar eficazmente sin perjudicar a la naturaleza. Este matiz, añadido a sus muy buenas prestaciones y precio medio, convierte a Ariel en la opción más interesante para el consumidor.

Otros tres detergentes no usan fosfatos: Dixan, Wipp Progress y Micolor. Este último es el único que no pudo con alguna mancha, en concreto con las oxidables: café, té, vino y fruta.

El más barato es Luzil (53 pesetas el lavado), que contiene fosfatos y ofrece correctas prestaciones pero inferiores a las de los mejores detergentes, especialmente ante manchas oxidables. Por otro lado, los más adecuados para la ropa de color son Micolor, Colon y Elena. Y el peor es Wip, porque destiñe un poco. Los demás, son buenos.

Unos lavan más que otros.

Se realizaron pruebas de laboratorio para establecer la eficacia de estos detergentes frente a las manchas más comunes. En un primer grupo estarían las manchas grasas, como las de algunas comidas, maquillaje y materias aceitosas (sebo, grasa animal, aceite vegetal, mineral y de cacahuete, salsa, aliño, pintalabios). Ante ellas se comprueba el poder detergente del producto.

En el segundo grupo se encuentran las manchas proteínicas y amiláceos, como sangre, cacao, leche, la hierba o almidón, con las que se determina el poder enzimático del detergente. Y por último, las de café, té, vino o fruta, manchas todas ellas oxidables, ante las que se define el poder oxidante de cada detergente. El lavado se realizó a 30ºC con agua de dureza media (la dureza es la cantidad de iones metálicos presentes en el agua; los principales son el calcio y el magnesio), y utilizando la dosis que cada fabricante recomienda en su etiqueta para ropa de suciedad normal y para agua de dureza media. Todas las muestras ofrecieron un comportamiento muy bueno ante las manchas grasas, excepto Micolor y Dixan, que se quedaron en el bien. Los mejores contra la grasa son Ariel, Colon y Elena.

La eficacia de los detergentes no es tan similar en el lavado de las otras manchas.

Para las proteínicas y amiláceas los mejores son Ariel, Colon y Skip, seguidos de Luzil y Micolor, y ante las manchas oxidables destacan Ariel, Colon, Dixan, Skip y Wipp. Frente a estas últimas manchas (café, té, vino y fruta) el peor fue Micolor, único detergente que ofreció un resultado nítidamente insatisfactorio. Si se comparan comportamientos globales, sólo Colon y Ariel se encuentran entre los mejores contra los tres tipos de manchas, si bien Colon es el que elimina mayor porcentaje de suciedad. Con estos resultados, se establecen tres grupos de detergentes según la eficacia en el lavado.

Los mejores son Colon, Ariel, Wipp y Skip, seguidos de Dixan, Elena y Luzil. El peor es Micolor, debido a sus pobres prestaciones ante manchas oxidables ya que en su fórmula no incluye ningún sistema oxidante. Por tanto, parecen ajustarse a la realidad la mención que hace Colon al "efecto lejía" y la "acción anti-manchas" prometida por Skip. No ocurre lo mismo en Dixan que, aunque utiliza un argumento similar en su etiqueta, obtiene resultados mejorables, especialmente ante manchas de sangre, cacao, leche, hierba o almidón.

No desgastan la ropa y sólo uno destiñe.

El lavado sucesivo de la ropa puede provocar alteraciones indeseadas en los tejidos, como el desgaste, la aparición de incrustaciones o la alteración del color. Se lavó, para comprobar este extremo, un tejido de algodón 25 veces con cada detergente. Tras los lavados, el tejido se comparó con otro similar lavado también 25 veces pero sin detergente. Se comprobó que el desgaste de la ropa se debe a la acción mecánica de la lavadora y no al detergente, ya que todos los testados respetaron los tejidos. Continuando con los efectos secundarios de los detergentes, los minerales del agua pueden incrustarse en la ropa, de forma que el tacto de la ropa deviene más áspero. La prueba fue positiva, porque seis de los ocho detergentes obtuvieron resultados muy buenos, y Luzil y Micolor los consiguieron buenos. Para estudiar las pérdidas de color de las prendas, se hizo otro test: tras lavar un tejido rojo 25 veces a 60ºC con cada uno de los ocho detergentes, era previsible una pérdida de color perceptible en la comparación con el tejido que fue lavado otras tantas veces sin detergente.

Sin embargo, los resultados fueron muy buenos en la mayoría de las muestras. Las más compasivas con el color de los tejidos son Elena, Luzil y Micolor, ya que no provocaron ningún desteñido.

Al poner en contacto un tejido rojo violáceo (capaz de desteñir) con otro blanco y tras un lavado a 60ºC con detergente, se detecta un transferencia de color en el tejido de color blanco, mayor si el tejido blanco es de algodón.

Los mejores resultados ante cualquier tejido los consigue nuevamente Micolor, que se dice específico para ropa de color. Esta transferencia de color puede evitarse separando la ropa de color de la blanca. En general, para ropa de color los mejores detergentes son Micolor, Colon y Elena. Y el peor es Wipp, por su discreto -aunque aceptable- resultado en el desteñido de color. El resto ofrecen buenas prestaciones en este apartado.

¿Cuánto cuestan?.

El más caro en la tienda es Micolor, que sale a 305 pesetas por kilo. A Micolor le sigue Ariel, a 265 pesetas el kilo; y Wipp y Skip, a 252 y 251 pesetas el kilo, respectivamente. Los más baratos son Luzil y Elena que cuestan en torno a las 210 pesetas el kilo. Para comparar lo que cuesta cada lavado (que es lo que importa), hay que conocer el número de lavados que permite cada kilo de detergente. El estándar es el siguiente: se lavó la ropa a 30ºC, sin prelavado, con un agua de dureza media y la dosis de detergente en polvo que cada fabricante recomienda en su etiqueta para ropa de suciedad normal y una dureza media del agua. Las dosis recomendadas son muy diversas: van desde los 200 gramos de Micolor, hasta los 350 gramos sugeridos por Dixan. En Colon y Dixan, cada lavado cuesta más de 80 pesetas, mientras que con el resto ronda las 60 pesetas. Esta diferencia se debe a que, aun no siendo los citados más caros que los demás en su coste por maleta, su número de lavados es menor, dada la alta dosis de producto que sugiere el fabricante para cada lavado. El más barato es Luzil, cuyo lavado supone 53 pesetas.

Todos los productos se presentan en maletas de cartón de 3 kilogramos, salvo Micolor, con una de 2,5 kilos. Sólo Colon, Elena, Luzil, Micolor y Skip mencionan en el envase el uso de cartón reciclado. Micolor indica un 80% de material reciclado, mientras que el embalaje de Colon y Elena dice estar compuesto exclusivamente por cartón reciclado. La presencia excesiva de fosfatos en el agua, como se ha adelantado, contribuye a la eutrofización de ríos y lagos, que consiste en un crecimiento desorbitado de la flora marina, que a su vez disminuye el oxígeno de las aguas perjudicando al ecosistema acuático.

A pesar de ello, Colon, Elena, Luzil y Skip hacen uso del tripolifosfato de sodio como anticalcáreo, con una concentración similar: entre un 22% y un 24% del total de producto. El resto utilizan zeolitas (un derivado de la arcilla que ablanda el agua sin generar contaminación y que obtiene similares resultados en cuanto a limpieza) con concentraciones entre un 18% y un 29%.

Etiquetas: bien, pero con diferencias.

Lo ocho detergentes incluyen datos sobre su composición siguiendo las recomendaciones de la UE, así como avisos sobre los peligros que entrañan: "no ingerir", "manténgase fuera del alcance de los niños" y "en caso de ingestión accidental consultar al Servicio Nacional de Información Toxicológica", proporcionando el teléfono al que llamar. Skip y Luzil añaden menciones para usuarios de piel sensible.

Las ocho marcas especifican las dosis del producto según tres niveles de dureza del agua: blanda, dura y muy dura. Además, Colon, Elena, Luzil y Skip indican la dureza del agua mediante una notación de grados (ºTH), acompañada de un mapa de España que refleja el nivel de dureza del agua en cada región. Ariel y Wipp señalan la dosis de detergente para ropa "poco sucia", "normal" y "muy sucia". Luzil y Skip recomiendan aumentar la dosis en ropa muy sucia, y Elena sugiere realizar, en este caso, un prelavado. Por tanto, para acertar con la dosis hay que valorar el grado de suciedad y la dureza del agua.

Qué tiene un detergente.

Los detergentes son productos químicos complejos. En su composición destacan los agentes tensoactivos, que aumentan el poder de moja del agua y penetran en las fibras del tejido para limpiarlo; son eficaces contra las manchas de grasa. Algunos tensoactivos usados hace años causaban espumas permanentes sobre las aguas de ríos y mares, que impedían la transferencia de oxígeno de la atmósfera al agua, lo que alteraba la calidad del agua y la vida acuática.

Actualmente, los detergentes son biodegradables: sus compuestos químicos son degradados por los microorganismos del agua. Y no generan espumas. Los detergentes también contienen agentes alcalinos (los carbonatos alcalinizan el agua de lavado y los silicatos aportan acción anti-corrosión para la lavadora) y oxidantes (perboratos y percarbonatos, que por desprendimiento del oxígeno blanquean las manchas oxidables, como el café, la fruta o el vino; no se usan en los detergentes específicos para ropa de color porque los colores perderían brillo). Es frecuente que los oxidantes se acompañan de un activador, para conseguir el desprendimiento del oxígeno a bajas temperaturas. Los agentes secuestrantes o anti-cal reducen la dureza del agua y permiten que los tensoactivos sean eficaces en el lavado. Los más comunes son los fosfatos, a los que renuncian algunos fabricantes por su efecto contaminante de las aguas de ríos y lagos. Son, en su caso, sustituidos por las zeolitas, mineral derivado de la arcilla, insoluble en el agua, que la ablanda sin causar la reducción de oxígeno motivada por el aumento desorbitado de flora acuática, que tan perjudicial resulta para los peces y otros animales que viven bajo las aguas.

Las enzimas (también agentes limpiadores) más usadas son cuatro: las proteasas actuán sobre las manchas proteínicas (sangre, leche, huevo) y se incluyen en casi todos los detergentes. Las amilasas actúan sobre las manchas de almidón, las lipasas sobre las manchas grasas, y las celulasas intervienen en las fibras de algodón, cortando sus microfibrillas. Los productos con acción anti-bolitas incorporan esta última enzima.

Por último, los azulantes ópticos absorben parte de los rayos ultravioleta y restituyen una luz azul dando la impresión de que el tejido tiene un blanco más resplandenciente; por ello, no se usan en los detergentes específicos para ropa de color. Para comprobar la presencia de estos elementos en los detergentes analizados (no se comprobó la de todos ellos), véase el cuadro.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto