Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Λ

Qué hacer para conectarse a Internet: Nos conectamos a Internet

En España hay un millón y medio de personas conectadas a Internet.

  Las charlas y reuniones en las que se habla y discute sobre las nuevas tecnologías informáticas, y en concreto sobre Internet, y su influencia en la sociedad actual (el mundo de la empresa, la comunicación personal, el lenguaje artístico e incluso la educación reglada han de adecuarse a este fenómeno), son innumerables. Los medios de comunicación informan cada día sobre este mundo anárquico, pero no por ello sin reglas, que constituye Internet.

Disponer de un correo electrónico que deja al fax como una antigualla de otra época, el comercio electrónico (comprar, mediante tarjeta, desde el ordenador), participar en foros de debate de los temas más diversos con personas que viven en cualquier rincón del mundo, acceder a información de cualquier universidad USA o disponer en segundos de datos sobre la ley de pesticidas de Dinamarca, navegar por doquier caóticamente, en busca de emociones y nuevos sitios donde encontrar sorpresas, disfrutar con las páginas de nuestro grupo musical favorito, leer a diario los periódicos del mundo de más de 100 países, diseñar nuestras propias páginas y ponerlas en la Red, ... las opciones que nos abre Internet son muchas y diversas, hasta ahora impensables. Para disfrutar de Internet, sólo necesitamos estar conectados a la Red con nuestro ordenador y saber manejarlo (es muy sencillo, siempre que no pidamos mucho. Para exprimir todas las posibilidades de Internet es obligado ser un auténtico "lince" en materia de informática).

Ahora bien, para conectarse a Internet, y sacarle un buen rendimiento no hace falta ser ingeniero de telecomunicaciones, ni mucho menos. Simplemente, se trata de una forma de comunicarse con los demás y de obtener información, que exige unos mínimos conocimientos y destrezas.

  • El canal de comunicación -Infovía- es el que Telefónica pone a disposición de los internautas para conectarse con el resto del mundo por las páginas web.
  • El precio de la conexión a Internet es de 139 pesetas por hora de uso en tarifa normal. En días laborables, desde las 8 hasta las 22 horas, incluyendo sábados hasta las 14 horas, se aplica esta tarifa. La reducida, de 106 pesetas la hora, se aplica en el resto de horarios y en festivos a nivel nacional.
  • Internet no sale excesivamente caro. Si un usuario navega por la red media hora diaria de media, al mes le supone (incluyendo la cuota del proveedor) unas 3.000-4.000 pesetas. Es decir, dos funciones de teatro, una entrada para el fútbol, o cinco películas en el cine. A cambio, Internet ofrece -en este caso- 15 horas de entretenimiento, aprendizaje, tertulias, etc.
  • Se necesita un ordenador mínimamente potente que soporte el protocolo TCP/IP, lenguaje que permite a los ordenadores comunicarse entre sí. Cualquier ordenador, incluso de gama baja, puede conectarse a la red; pero los modernos y potentes ofrecen mejores prestaciones.
  • El módem es un accesorio que codifica la información del ordenador a la linea telefónica. Puede ser externo o interno (dentro del disco duro del ordenador). Cada vez envían información más rápido. Los módem modernos ofrecen una velocidad de transmisión óptima para Internet. Un buen módem con posibilidad de fax cuesta en torno a las 20.000 pesetas.
  • La forma de conexión varía, según el contrato de línea que se tenga con Telefónica. La más usual es la Red Telefónica Básica, analógica. La RDSI, digital, es más rápida; necesita una tarjeta RDSI y el cambio de línea a una digital. Ofrece la posibilidad de disponer de dos líneas de teléfono: una para voz y otra para Internet. Así, el usuario tiene su línea de teléfono libre cuando navega en Internet; además, disfruta de una velocidad de navegación muy superior.
  • Después de ordenador, línea telefónica y módem, viene el acceso a Internet. La empresa proveedora (hay casi 400 en España) lo facilita, conectando al usuario a un nodo de la Red y lanzándole al espacio informático. Los precios que cobra el proveedor oscilan entre las 6.000 y las 30.000 pesetas anuales. La calidad de acceso la determina el volumen de tráfico (número de abonados a ese proveedor), el grado de saturación que sufre Telefónica (demasiado a menudo falla) y el despliegue en infraestructura tecnológica que realiza el proveedor.
  • El explorador (programa para navegar por la red, sencillo de manejar y gratuito) -Netscape y Explorer son los más utilizados- es la herramienta para navegar por las millones de páginas que se encuentran en la Red. Vídeo, audio (podemos oir muchas emisoras de radio), multimedia y videoconferencias, son posibilidades que Internet acerca al ciudadano.
  • La lentitud de la navegación entre páginas -que en horas punta, desde las tres de la tarde hasta medianoche, es desesperante- junto al hecho de que el 90% de las páginas estén en inglés, retraen todavía a muchos usuarios. Lo mejor, aprender a leer en inglés y conectarse a Internet por la mañana.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto